Los ingresos de 'El Punt-Avui' caen un 30% en el primer trimestre

stop

La dirección de la empresa prepara un plan de reestructuración para recortar los gastos en la misma proporción. Los trabajadores ya dan por descontada un nueva ola de despidos

Portadas de El Punt y Avui

03 de mayo de 2012 (21:22 CET)

El diario El Punt-Avui, que acaba de superar un expediente de regulación de empleo (ERE) de 51 trabajadores en enero pasado, vuelve a afrontar nuevos recortes. El flamante consejero delegado, Joan Vall i Clara, se ha reunido con los representantes de los trabajadores para exponer la nueva situación de crisis de la empresa.

En el primer trimestre, los ingresos del diario cayeron un 30%, según declaró el alto directivo de el diario. “En algunos ámbitos la caída ha sido de hasta 40%. Hemos planteado la necesidad de hacer recortes en la misma proporción para garantizar la supervivencia de la empresa”, explica Vall i Clara.

La nueva dirección del diario, nombrada a finales de marzo tras la compra por el empresario Joaquim Vidal, propietario de los supermercados Valvi y de Girona TV, presentará un plan de reestructuración que implicará una reducción general de gastos del 30%, lo que ha sido interpretado por los trabajadores como una nueva pérdida salarial o de nuevos despidos.

Recortes tras la inyección

La dirección asegura que se deben aplicar los ajustes de inmediato puesto que la de ingresos ya está afectando de manera profunda las finanzas de la compañía. El nuevo propietario había anunciado medidas urgentes para corregir el rumbo financiero de la empresa y recuperar el dinero que acaba de inyectar al diario: unos siete millones de euros.

Con los recortes, Vidal cree que el próximo año la empresa podría dejar de ser deficitaria. “Ningún empresario invierte dinero para perderlo”, explicó el editor al referirse al futuro del rotativo.

Los trabajadores de El Punt-Avui, una red de diarios locales en catalán, ya acumulan una pérdida salarial que alcanza el 50%. Buena parte de los jefes de sección han tenido que renunciar a su categoría para conservar su puesto de trabajo en el último ERE y los empleados procedentes del diario Avui también sufrieron recortes de hasta un 40% de su masa salarial para equipararse a las retribuciones de la cabecera compradora, El Punt.

En medio de un clima de desánimo generalizado, algunos trabajadores abogan por los despidos forzosos antes que por una nueva pérdida de poder adquisitivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad