Los minoritarios de Aguas de Sabadell vuelven a plantar cara a Agbar

stop

OPA VOLUNTARIA

11 de marzo de 2013 (01:00 CET)

El martes será otro día clave para la Companyia d'Aigües de Sabadell (Cassa). Tendrá lugar un consejo de administración en el que los accionistas minoritarios pretenden escribir un nuevo capítulo en su particular batalla contra Aigües de Barcelona (Agbar).

Solicitarán que los miembros del máximo órgano directivo que hayan mostrado su apoyo a la oferta pública de adquisición (OPA) de Agbar se inhiban en las decisiones que se voten relacionadas con la operación. Quieren repetir la estrategia que sigue Vueling para evitar ser absorbida por IAG, afirman fuentes de los representantes de los minoritarios a Economía Digital.

Sin representantes públicos

Los accionistas que han aceptado desde el primer días las condiciones económicas de la gestora de agua presidida por Ángel Simón son los institucionales. Es decir, BBVA (quien heredó la participación de Unnim), Banc Sabadell, Cambra de Comerç de Sabadell y la patronal Gremi de Fabricants (adscrita a Foment del Treball). Además del propio presidente de aguas de Sabadell, Xavier Bigatá. Si declinan votar, los minoritarios tendrán las manos libres para conseguir su objetivo: “Solicitar como mínimo una valoración independiente del precio real de las acciones de Cassa”, afirman los mismos interlocutores.

La oferta de Agbar casi ha coincidido en el tiempo con la salida de todos los representantes públicos del Ayuntamiento de Sabadell del consejo de administración de Cassa a raíz del caso Mercurio. Además del ex alcalde de la localidad, Manuel Bustos (que era miembro nato del consejo por ser una empresa público-privada), también tenían silla en el órgano directivo los regidores Ricard Estrada, Paco Bustos y Joan Manau. Todos ellos, imputados en el caso de presunta corrupción y tráfico de influencias.

Nombrará a los nuevos representantes públicos el pleno del consistorio local. El próximo tiene lugar el mismo martes, pero no cambia la posición del Ajuntament en el consejo de administración de Cassa. Al no estar presente en la votación, se cuenta como abstención.

Bufete de Madrid

Los minoritarios presentaron hace 12 días un requisito a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la que mostraban sus discrepancias en el precio por título de la OPA de Agbar, que es de 60 euros por acción. Su representación corre a cargo de despacho Araoz & Rueda, un bufete situado en el Paseo de la Castellana de Madrid que ha asesorado legalmente a Acciona, según informan fuentes cercanas al despacho a este medio.

La gestora de infraestructuras liderada por la familia Entrecanales mantiene un pulso con Agbar a raíz de la concesión por 50 años de la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL).

Tres caras visibles de los minoritarios

Las tres caras visibles de la posición de los minoritarios son Lluís Pascual Bacardit, máximo accionista de Cassa (controla el 9,1% del capital a través del holding familiar Fiduciaria del Vallès); Carles Enrich Muls, secretario del consejo de administración; y Maria Ángels Bosser Torrents. La posición de esta última choca con la de otros miembros de su familia que, según ha podido saber esta publicación, se suman a la OPA.

Además, Pascual Bacardit también está imputado en el Caso Mercurio. Una de las 31 piezas en las que se ha dividido el caso indaga sobre las dietas supuestamente irregulares que habría cobrado el también vicepresidente de Cassa. Su abogada, Olga Tubau, ha pedido el sobreseimiento de la investigación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad