Los relojes de lujo salvan las cuentas de Montblanc

stop

El sello alemán compensa la caída del negocio de las plumas estilográficas con los artículos de joyería. Centra su estrategia en los turistas extranjeros

Dos relojes de la firma Montblanc

19 de junio de 2012 (20:11 CET)

El prestigio que se relaciona con las plumas Montblanc no ha sido suficiente para que sus ventas se mantengan en niveles de otros años. En 2011, “ha habido un leve descenso, más notable en el negocio de la escritura, que se ha compensado con el crecimiento de la relojería”, según ha comentado a Economía Digital, el consejero delegado, Huber Wiese, en la presentación mundial de la estilográfica Montblanc Picasso que ha tenido lugar este martes en Barcelona.

Los motivos a los que alude Wiese es que la firma se ha asociado desde hace 106 años con las estilográficas y los otros artículos de joyería llevan menos tiempo en el mercado. En concreto, Montblanc se introdujo en el mundo de las joyas en 1997 “con una mayor proyección y un crecimiento continuo”.

Asimismo, el precio es otro elemento diferenciador entre ambos negocios. En las vitrinas de las plumas el precio medio ronda los 250 euros, sin contar las ediciones especiales como la que se acaba de lanzar en homenaje al pintor español que puede costar más de 40.000 euros. Mientras, algunas piezas de piel o un par de gemelos “pueden comprarse por 90 euros” aunque los más exigentes pueden encontrar relojes que superan los 3.000 euros.

Los extranjeros equilibran las ventas

A parte de la longevidad de las estilográficas Montblanc, la contracción del consumo español también ha afectado a la compañía. “Las ventas en España son inferiores a nivel local” pero los extranjeros equilibran este descenso, apunta Wiese.

Como consecuencia, la estrategia de posicionamiento del sello alemán se reduce a tiendas propias en las millas de oro de las principales ciudades y en centros comerciales o grandes almacenes de lujo, principales focos de los turistas. “La ubicación es muy importante. Tenemos 18 tiendas propias en España, todas ellas en calles céntricas y estudiamos expandirnos hacia Galicia y Andalucía”. Además, el grupo se ha sumado a la fórmula de las franquicias con las boutiques de San Sebastián, Granada y Santander, éstas últimas abiertas “hace apenas seis meses”.

Los planes de expansión de Montblanc también tienen la vista puesta en el extranjero con mayor posicionamiento, sobre todo en China. La reciente apertura de “una tienda conceptual” de 1.500 metros cuadrados en Beijing, amplía “a 50 establecimientos nuestra presencia en el país”, lo que contribuye a un mayor reclamo de la marca cuando los asiáticos viajan fuera.

Cambio de 'look'


Con el lanzamiento de la línea de joyas y relojes, Montblanc quiso dar más protagonismo a la mujer. “Queremos que también esté presente porque gran parte de las compras las realizan ellas”, confiesa Wiese. Por ello, la compañía está inmersa en un proceso de “cambio de imagen” con importantes reformas en algunas tiendas. El último ejemplo de ello es la boutique de la calle del Poeta Querol en Valencia.

Montblanc apuesta por renovarse para no morir. La firma, según asegura consejero delegado, lucha por conservar su nicho dentro del sector del lujo , que también se resiente de la crisis económica del momento, y avanzar “aunque sea poco a poco”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad