Los sindicatos piden al Govern que pare definitivamente el cierre de Valeo

stop

Desmantelamiento industrial

Xavier Alegret

El presidente de la Generalitat, Artur Mas (izquierda), y el consejero de Empresa, Felip Puig (derecha)
El presidente de la Generalitat, Artur Mas (izquierda), y el consejero de Empresa, Felip Puig (derecha)

en Barcelona, 01 de agosto de 2015 (17:35 CET)

La decisión de Valeo de aplazar hasta septiembre el traslado de la producción de la fábrica de Martorelles a Zaragoza, que implica el cierre de la planta catalana, cogió el viernes por sorpresa a los sindicatos. Los representantes de CCOO y de la UGT se enteraron por este diario del acuerdo al que habían llegado la empresa y el Govern, ya que no habían sido informados por ninguna de las dos partes, y respondieron entonces con incredulidad.

Veinticuatro horas después, han continuado mostrando incredulidad, pero no respecto al retraso de las negociaciones, sino a que esta medida sirva para lo que ellos realmente quieren: que no se cierre la fábrica de Martorelles. Para conseguirlo, piensan continuar explotando la arma que, hasta ahora, mejor les ha servido: las presiones políticas. Este sábado, CCOO ha pedido al Govern que no se limite a retrasar el cierre sino que lo evite definitivamente. Si es necesario, con la intervención de Artur Mas.

CCOO pide soluciones

"El aplazamiento de las negociaciones a septiembre debe servir para que las más altas instituciones catalanas intervengan de manera directa en defensa de la industria en Cataluña y no únicamente para dilatarlo en el tiempo sin buscar soluciones que aseguren la actividad industrial", ha explicado CCOO en un comunicado.

A pesar de que la intención de Valeo, según sus portavoces, es trasladar toda la producción de Martorelles a Zaragoza, y con ella sus 257 trabajadores, la plantilla de la planta catalana cree que se trata de una deslocalización encubierta, ya que mantienen que en la fábrica aragonesa no hay espacio para toda la producción. Por eso, los sindicatos han pedido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que interceda y que se reúna con el presidente del grupo Valeo en Francia. De momento, el Govern no ha respondido a esta petición.

Las causas reales

La empresa ha aducido motivos de productividad para concentrar toda su producción de componentes para los fabricantes de coches en España en Zaragoza, pero los sindicatos de Martorelles no aceptan este argumento. Según estos, la fábrica catalana es tan productiva como la aragonesa, y ven motivos políticos detrás del traslado. La empresa ha negado tajantemente que su decisión tenga nada que ver con la política.

Para conocer mejor los motivos, los sindicatos han pedido una reunión con el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, para que les traslade el contenido de la reunión del viernes con la empresa, en la cual Valeo decidió a petición del Govern a posponer las negociaciones del traslado. Concretamente, los sindicatos quieren escuchar los argumentos que dio la empresa al Govern para el cierre de la fábrica.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad