stop

La antigua Teyco, vinculada a la trama del 3%, consuma su prolongada crisis y presenta preconcurso de acreedores ante el juzgado mercantil

Barcelona, 05 de septiembre de 2017 (10:00 CET)

El principal negocio familiar de los Sumarroca vive desde hace años en el alambre. Situación que ha llevado a la antigua Teyco, rebautizada como Top, Proyectos y Contratas, a presentar el preconcurso de acreedores ante un juzgado mercantil de Barcelona.

Los problemas de caja de la constructora han llevado a la firma catalana a una situación límite en las últimas semanas, que se ha visto incapaz de afrontar sus pagos más inmediatos. A partir de ahora se abre un plazo de cuatro meses en los que la antigua Teyco habrá de negociar a contrarreloj con sus acreedores, bajo la amenaza de un pasivo total que supera los 50 millones de euros.

Tal y como ha informado Economía Digital, los Sumarroca tratan desde hace meses de reconducir la delicada situación contable de la compañía. En enero pasado redujeron su capital social para salir de la causa de disolución, en la que había entrado tras las cuentas de 2015; y en abril disolvieron su consejo de administración, dejando a Jordi Sumarroca como administrador único del grupo.   

A tenor de los últimos acontecimientos, nada de esto ha servido. La sangría del sector del ladrillo, acompañada del duro golpe a la imagen de la constructora que supuso su vinculación a la trama del 3%, ha vaciado paulatinamente la cartera de clientes y contratos de la antigua Teyco.

Números rojos continuos

En 2015 Top, Proyectos y Contratas menguó su facturación casi un 12%, hasta los 44,6 millones, mientras que las pérdidas, de acuerdo a la auditoría realizada por Deloitte, ascendieron a 9,4 millones. Lejos de mejorar, el año pasado la contabilidad de la compañía sufrió un nuevo varapalo, reduciendo su facturación en más de la mitad respecto al ejercicio previo.

Top, Proyectos y Contratas: Deloitte la situó en causa de disolución hace un par de años

Para readaptarse a la nueva realidad de la compañía y para distanciarse de dichos escándalos, a principios de 2016 Teyco cambió de nombre, dejó su sede en la zona alta de Barcelona y apartó a Jordi Sumarroca de la dirección del grupo, a pesar de que éste sigue figurando como administrador de la sociedad.

Desde la compañía siempre han tratado de desligar a la nueva marca de las investigaciones judiciales en las que está inmerso el grupo. “Se trata de un caso que está siendo investigado y que no ha sido juzgado aún", sostienen, al mismo tiempo que lamentan la "condena previa”, según sus palabras, que están sufriendo antes de una resolución en firme del juez.

Deuda con los bancos

Top, Proyectos y Contratas acumula 21 millones de deuda bancaria a día de hoy, algo menos de la mitad del total del pasivo que acarrea la firma. Entre los bancos acreedores destaca BBVA, con cinco millones, seguido de la Sareb (3,8) y Banco Popular (2,5), informa Expansión. Por detrás figuran Sabadell, Caixabank, Novobanco y Santander.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad