Jordi Sumarroca deja Teyco para no perjudicar más la imagen de la constructora

stop

La empresa se reestructura después de los escándalos de corrupción, cambia su nombre a Top Proyectos y Contratas y abandona su sede de la zona alta de Barcelona

Xavier Alegret

Dos guardias civiles custodian la entrada de la empresa Teyco en julio, cuando fue registrada / EFE
Dos guardias civiles custodian la entrada de la empresa Teyco en julio, cuando fue registrada / EFE

Barcelona, 08 de marzo de 2016 (22:00 CET)

Jordi Sumarroca, consejero delegado de Teyco, abandona la constructora. Después de unos meses movidos, sobre todo desde verano pasado, cuando Sumarroca fue detenido por el caso Petrum en Torredembarra (Tarragona), la constructora se ha reestructurado y su hasta ahora máximo responsable ha decidido irse para que la investigación de dicho caso no perjudique todavía más a la compañía.

La constructora de la familia Sumarroca ha explicado a Economía Digital que su consejero delegado dejará su cargo en los próximos días "con la voluntad de que la investigación de la que es objeto por la supuesta adjudicación irregular de una obra en Torredembarra no continúe afectando a la actividad de la empresa".

Reconoce que "en el último año, Teyco ha sufrido un grave deterioro de su imagen, y por tanto de su actividad", lo que imputa "al injusto juicio mediático al que ha sido sometido su consejero delegado cuando todavía no ha sido juzgado ni mucho menos condenado por los hechos que se investigan". La compañía no ha avanzado quien será su máximo ejecutivo a partir de ahora.

Nueve meses movidos

Jordi Sumarroca fue detenido en julio junto con el ex alcalde de Torredembarra, de Convergència (CDC), en la operación Petrum, por un caso de presunta corrupción urbanística en este municipio tarraconense, y la Guardia Civil registró la sede de Teyco en Barcelona.

Ahí empezó el gran declive de la imagen de la constructora, aunque fue a peor cuando, en agosto y en octubre, con los casos 3% y Pujol, continuaron apareciendo los nombres de Teyco y Sumarroca. En octubre, la policía registró los domicilios de varios empresarios, entre ellos el de Carles Sumarroca, hermano de Jordi.

Nuevo nombre y sede

La reestructuración de Teyco no se limita a la marcha de su consejero delegado. El deterioro de su negocio como consecuencia de los casos de corrupción le obligaron a vender una de sus filiales, Constraula, a finales del año pasado. Como consecuencia de esta desinversión, la compañía ha quedado muy reducida y ha tenido que reorganizarse. Teyco se ha mudado a una sede más pequeña y ha cambiado su nombre por Top Proyectos y Contratas.
 
La compañía ha explicado que el cambio de denominación, oficial desde el 1 de marzo, es consecuencia del reenfoque "estratégico de sus áreas de actuación al reducirse el tamaño de la compañía", que ha quedado reducida a 108 trabajadores después de la venta de Constraula. Pero a nadie se le escapa que busca también distanciarse de la sombra de los casos de presunta corrupción que han salpicado a Teyco.
 
La constructora también ha cambiado su domicilio social a la calle Gomis 78 de Barcelona. Hasta ahora tenía su sede en la calle Císter 1, una señorial torre junto a la avenida Bonanova, en la exclusiva zona alta de Barcelona. Con una estructura más reducida, la compañía ha tenido que abandonar esta sede, donde estaba de alquiler, para trasladar toda su actividad a la de la calle Gomis, donde ya tenía oficinas, aunque mucho más modestas.

Previsiones a la baja

Después de la detención de Sumarroca y la aparición de Teyco en relación con las presuntas adjudicaciones de obra pública a cambio de comisiones, la constructora sufrió tal deterioro de su actividad que tuvo que rebajar sus expectativas de negocio. Para 2016, rebajó su previsión de facturación de 65 a 30 millones.

El bajón de ingresos hacía imposible que la constructora de los Sumarroca pudiera cumplir con sus obligaciones de deuda, a pesar de que hasta el momento la había podido refinanciar con cierta comodidad. Por ello, en diciembre Teyco reestructuró parte de su pasivo y vendió Constraula al grupo leridano Sorigué por 15 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad