Los trabajadores de cinco grandes supermercados en BCN se blindan contra la reforma laboral

stop

UGT logra un acuerdo con Condis, Caprabo, La Sirena, Sorli Discau, Bon Preu y Miquel Alimentació para evitar despidos y rebajas de salario en los próximos dos años

10 de julio de 2012 (21:13 CET)

Los grandes supermercados catalanes han llegado a un acuerdo sin precedentes con sus trabajadores desde la reforma laboral. Condis, Caprabo, La Sirena, Sorli Discau, Bon Preu y Miquel Alimentació han acordado con el sindicato UGT firmar un acuerdo en el cual se comprometen a no ejecutar ningún despido en los próximos dos años en los establecimientos del área metropolitana de Barcelona.

El acuerdo, que han firmado representantes de las cinco empresas y dirigentes de UGT este lunes, pone un precio bastante accesible a los trabajadores para lograr este blindaje contra la reforma laboral. Los 20.000 trabajadores del sector aceptan un aumento de salario menor si no se alcanzan los ratios de productividad del sector en función marcados por unas mediciones de Nielsen.

En el convenio colectivo firmado hace tres años, empresas y trabajadores acordaron un aumento salarial del 2,4% anual. Pero esta cifra ha quedado reducida a entre 1% y 1,5% si no se cumplen los objetivos de facturación previstos. En el caso de que las ventas cumplan las expectativas, podrán alcanzar el 2,4% de aumento.

Vía judicial

El acuerdo también establece que las empresas que, por condiciones económicas adversas, se vean obligadas a despedir trabajadores, deberán acudir al Tribunal Laboral para ejecutar un Expedidente de Regulación de Empleo, ERE. “Creemos que es un muy buen acuerdo para todo el sector y una manera de protegernos contra la reforma laboral que está destruyendo empleo en todos los sectores”, explica Óscar López, secretario general de la Federación de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego de UGT.

Al acuerdo no se ha sumado CCOO ni otros sindicatos que eran partidarios de una negociación con cada empresa. Las compañías esperan que no tendrán problemas en mantener la actual plantilla con sus salarios actuales durante los próximos años, una convicción que facilitó el final del proceso de negociaciones que se inició en enero de este año.

Fuera del acuerdo sectorial también han quedado Mercadona, con convenio colectivo en el ámbito español, y las cooperativas como la vasca Eroski y la valenciana Consum.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad