Mapfre reduce en 500 millones las primas del ramo de vida en España

stop

NO RENOVACIÓN DE PÓLIZAS

El presidente del grupo asegurador Mapfre, Antonio Huertas

desde Madrid, 08 de mayo de 2015 (21:18 CET)

Los analistas han tardado poco en reaccionar ante los resultados del primer trimestre de 2015 presentados por Mapfre. Y uno de ellos, Beka Finance, lo ha hecho para cambiar el sentido de las expectativas que hasta ahora mantenía, aconsejando a quienes tengan intención de comprar títulos de la aseguradora que lo hagan a un precio máximo objetivo de 3,38 euros.

En principio, los datos presentan ciertas desigualdades, aunque no excesivas. Y los negativos de un ramo, en una u otra zona, se compensan con otros. Así se incrementaron los ingresos a 7.515 millones de euros, las primas llegaron a 6.114 millones y los beneficios antes de impuestos rozaron los 460 millones. Cifras positivas que no pudieron evitar que las ganancias cayeran un 8%, hasta superar ligeramente los 201 millones.

Justificaciones a la caída de beneficios

Lo justificaba la multinacional aseguradora presidida por Antonio Huertas por un crecimiento relativamente menor de los beneficios en negocios que comparte con otros socios. También pesó lo suyo la decisión de aplicar un ajustar la situación del tipo cambiario en Venezuela, de manera que, al aplicar el cambio Simadi, sus fondos propios se han reducido en 266 millones de euros.

Pero hay otro extremo en el que Mapfre parece estar perdiendo el paso. Se trata del ramo de vida en Iberia. En un año, la aseguradora ha visto cómo se han esfumado 500 millones de primas en este segmento en Iberia, pero como la aportación de Portugal resulta residual, el retroceso hay que atribuirlo casi por entero a la evolución de este negocio en España.

El negocio de vida se desploma en España

La multinacional alude "al menor volumen de emisión del seguro de Vida-Ahorro, debido a un desfavorable entorno de tipos de interés y a la disminución de la emisión en Portugal", como una de las razones por las que los seguros vida, a nivel global, retroceden un 25,6% respecto al primer trimestre de 2014 y casi un 30% si se comparan los resultados con el cierre del pasado ejercicio.

Pero en España, esos porcentajes de caída son muy superiores. Superan el 52% entre los 925 millones que sumaban las primas que Mapfre tenía emitidas en marzo de 2014 y los poco más de 440 millones que reconocían al finalizar el primer trimestre del presente ejercicio.

Si sumamos los 75 millones de euros de una operación corporativa en el canal bancaseguros de hace un año, que ahora no se ha repetido, y los 103 millones que en 2014 aportaron las primas de CatalunyaCaixa Vida –un negocio ahora reclasificado como actividad interrumpida–, quedarían más de 300 millones de primas que los clientes tenían suscritas en 2014 y que ahora ya no están.

Nuevos aportes alivian el balance

Y el agujero en el ramo de vida en España podría haber sido mayor, de no haberse incorporado, en noviembre de 2014, Aseval y Laietana Vida, que han aportado primas por 23,4 millones de euros. Y también por el notable crecimiento en la captación en fondos de inversión y pensiones a través del canal agencial.

El bajón de este segmento en España contrasta con la buena marcha del negocio en el resto del mundo, con crecimientos sostenidos en casi todos los países en los que está presente Mapfre, excepción hecha de Colombia, donde se ha producido una importante caída de la emisión por la no renovación de contratos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad