En la imagen, el centro comercial de El Corte Inglés en Marineda City (A Coruña).
stop

La futura presidenta de El Corte Inglés mantendrá el objetivo de su antecesor de mejorar la nota del grupo a través de las desinversiones no estratégicas

Madrid, 28 de junio de 2019 (09:14 CET)

El plan de Marta Álvarez para El Corte Inglés pasa por tener grado de inversión al cierre del ejercicio y no ser bono basura. Así, el grupo confía en mejorar su ráting en los próximos meses y lograr el grado de inversión antes del cierre del presente año fiscal de la compañía.

El Corte Inglés confía en mejorar su ráting durante los próximos meses, según publica Expansión. Su idea es hacerlo a través del proceso de desinversiones no estratégicas que tiene en marcha, por el que ha puesto en venta varios locales de su propiedad pero en los que continúa como inquilino.

La obtención del grado de inversión podría ayudar al grupo a seguir diversificando sus fuentes de financiación, lograr un mejor precio por su deuda y acceder a inversores que sólo compran por encima de ese rango.

El proceso de desinversión empezó hace seis años y le ha permitido ingresar más de 1.100 millones de euros. En lo que va de año ha realizado dos operaciones: la venta a Corpfin Capital de un edificio en Valencia por 91 millones y el traspaso de dos centros en Sevilla y Cádiz a Castellana Properties por otros 36,8 millones.

En el primer semestre del ejercicio 2018, El Corte Inglés redujo su deuda en 347 millones, hasta los 3.652 millones

Además, el gigante de distribución vendió Óptica2000 por 90 millones de euros a GrandVision en febrero. También traspasó sus talleres Motortown en 2017 a GPF por una cifra no comunicada, aunque no superior a 20 millones, y llevó a cabo la venta del 51% de Financiera a Santander en 2013 por 140 millones de euros.

Las dos emisiones de bonos por un total de 690 millones que realizó El Corte Inglés en 2018 tuvieron un ráting de BB+, un escalón por debajo del grado de inversión, y se cerraron con un interés cercano al 3%.

En el primer semestre del ejercicio 2018, El Corte Inglés redujo su deuda en 347 millones, hasta los 3.652 millones, por la política de desinversiones. Se espera que la cifra sea inferior en las cuentas anuales de 2018. 

Omnipotente en El Corte Inglés

El paso al frente de El Corte Inglés de Marta Álvarez transcendió a principio de semana y la intención del grupo es designarla presidenta en un consejo de administración que se celebraría a lo largo del mes de julio. 

Por su parte, Jesús Nuño de la Rosa, que actualmente ocupa este cargo, mantendrá la responsabilidad de consejero delegado; un cargo que seguiría compartiendo con Víctor del Pozo.

El relevo se produce apenas un año después de que Dimas Gimeno fuera relevado del mismo puesto y también antes de que el grupo dé a conocer sus resultados anuales, que habitualmente presenta en verano, justo antes de la junta de accionistas.

Otras voces van más allá y sostienen que Álvarez tomará con más fuerza su papel en el día a día de la empresa, tanto en las ventas como en los frentes corporativos que El Corte Inglés tiene abiertos. Esta sería la principal diferencia con el esquema que tenía la cúpula con Gimeno.

Hemeroteca

El Corte Inglés
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad