Mercadona consolida su crecimiento en 2018. Imagen: Pixabay
stop

Las dos últimas redujeron sus ingresos un 3,64% y un 1,96%, respectivamente, el año pasado

Madrid, 08 de julio de 2019 (09:48 CET)

La crisis de la cadena de supermercados Eroski y los problemas financieros de DIA impulsaron durante 2018 la competencia del resto de distribuidores nacionales, con Mercadona como líder indiscutible en ventas del sector y con Bon Preu y Lidl a la cabeza de los supermercados que más crecieron durante ejercicio pasado. No obstante, el balance general  de las 16 principales cadenas de supermercados del país fue positivo, con un avance del 3,3%.

Según la información que publica este lunes el diario Expansión, los grandes "perdedores" del sector de la distribución el año pasado fueron DIA y Eroski, que registraron las mayores caídas del sector, con pérdidas de ventas del 3,64% y 1,96%, respectivamente el año pasado.

La crisis financiera de DIA y la consiguiente pérdida de confianza de los mercados vivida por el grupo, unida a la batalla de Letterone para hacerse con su control - que finalmente ha logrado el 69,76% del capital- afectaron al negocio de la empresa.

En el caso de Eroski, al igual que DIA, se ha enfrentado a un proceso de refinanciación que ya ha superado. Sin embargo, en 2018 la cooperativa cayó en picado con una facturación que cerró con un 1,96% menos, lastrado principalemnte por Caprabo -su filial catalana- y con un beneficio neto que se desplomó un 94%.

Mercadona, ganador absoluto

La empresa presidida por Juan Roig, que se posiciona como líder nacional del sector, volvió a situarse en 2018 como el ganador en términos absolutos, con unas ventas brutas (con IVA) de 24.305 millones de euros, un 6% más que en 2017. La inversión en digitalización y el crecimiento del beneficio neto hasta los 595 millones de euros (un 84% más) y del ebitda, hasta los 1.195 millones, dispararon las ganacias de Mercadona.

No obstante, los grandes ganadores en cuanto a crecimiento interanual del sector durante el ejercicio pasado fueron Bon Preu y Lidl, que vieron crecer sus ingresos un 12,3% y un 11,5%, respectivamente. Bon Preu, que centra su presencia en Cataluña, se situó como el grupo que más creció en 2018, con unas ventas de 1.347 millones, lo que lleva al grupo a posicionarse entre las tres principales cadenas regionales del país.

Lidl, por su parte, fue la cadena que más avanzó en términos relativos (11,5%) tras obtener ganancias de 4.009 millones en 2018. De esta forma, Lild también se consolida como amenaza de DIA y Eroski, con su apuesta por ampliar su red de tiendas de 30 hasta 580 y su plantilla en 1.000 personas más.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad