Una exposición de ataúdes en Funermostra, la feria de novedades funerarias de Valencia. El sector funerario presta 400.000 servicios anuales. / EFE/Kai Försterling

Morirse en España es un lujo (por culpa de Rajoy)

stop

Mariano Rajoy deja fuera de los presupuestos la esperada rebaja del IVA funerario, que supondría un ahorro de entre 400 y 500 euros por entierro

Josep Maria Casas

Economía Digital

Una exposición de ataúdes en Funermostra, la feria de novedades funerarias de Valencia. El sector funerario presta 400.000 servicios anuales. / EFE/Kai Försterling

Barcelona, 30 de marzo de 2018 (04:55 CET)

El Gobierno ha aprobado esta semana los presupuestos de 2018, que tendrá que aprobar ahora el Congreso. Tras el pacto con Cs, el ministro Cristóbal Montoro rebajará el IVA del cine. En cambio, no recortará el funerario, que se aplica a los gastos de los entierros. En julio de 2012, el ejecutivo de Mariano Rajoy lo incrementó del 8% al 21% y se esperaba su rebaja tras la crisis, pero no se ha producido.

Juan José López Vivas, vicepresidente de la patronal Panasef, advierte de que los servicios funerarios se gravan como si fueran artículos de lujo. A causa de aquella subida del IVA, las familias españolas pagan de media 450 euros más cuando contratan un servicio funerario, según estima la patronal.

Los representantes de Panasef se han reunido con todos los grupos parlamentarios. El último ha sido el PNV. Sin embargo, no han conseguido que el Gobierno de Mariano Rajoy contemple en los presupuestos generales del Estado para este año una rebaja del IVA funerario, uno de los más altos de Europa.

Panasef es la gran patronal española de las funerarias. El sector está formado por cerca de 1.400 empresas, con más de 1.100 empleados y una facturación que, en 2016, se elevó a 1.430 millones de euros. Realizan unos 400.000 servicios al año.

Un botín de 300 millones

La patronal funeraria batalla desde 2012 por rebajar el tipo general del 21% al 10%. Hace precisamente un año se debatió en el Congreso de los Diputados la reducción del IVA de diversos servicios, pero los funerarios quedaron fuera. El Estado ingresa en concepto de IVA funerario unos 300 millones de euros anuales.

López Vivas subraya que el tipo del 21% es “injusto” porque equipara los servicios funerarios a artículos de lujo. Recuerda que se trata de actos sanitarios, y que los servicios prestados por otros profesionales sanitarios están exentos de IVA.

Sólo tres países de la UE aplican un tipo superior al de España en los servicios funerarios: Hungría (27%), Croacia (25%) y Grecia (23%). Las repúblicas bálticas de Lituania y Letonia son las únicas que aplican el 21%, el mismo que España, mientras que en el resto de países es inferior. Incluso en un gran número de estos europeos estos servicios están exentos de IVA: el Reino Unido, Holanda, Portugal, Italia, Holanda, Dinamarca, Finlandia y Suecia, según precisa un informe de la Universidad Pompeu Fabra.

España es uno de los países europeos donde se paga más por morirse

Las funerarias españolas se quejan de agravios comparativos. Cuando transportan un difunto, también se aplica un tipo del 21% mientras que los transportistas en general se benefician del tipo reducido del 10%.

López Vivas lamenta que se acuse a las funerarias de ofrecer servicios muy caros, cuando la empresa recibe tan sólo entre un 45% y un 49% del coste. La factura incluye el 21% de IVA y, aproximadamente, un 18% de costes por el destino final de los cadáveres que cobran las administraciones locales, además de otros gastos. Morirse es caro.

La funeraria pública de Ada Colau

Sobre el proyecto de funeraria municipal de Barcelona anunciado en su día por la alcaldesa Ada Colau, López Vivas insiste en que las funerarias ya están ofreciendo servicios por los 1.800 euros que promete Colau. Insiste en que el gobierno barcelonés ofrece información “sesgada” y que, si quieren reducir la factura que pagan las familias, pueden reducir los precios de los cementerios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad