España, el país europeo donde se pagan más impuestos por morir

stop

El sector funerario tributa el 21% de IVA en todos los servicios, desde el transporte de cadáveres hasta las flores

Cementerio de Montjuic en Barcelona. | EFE

31 de octubre de 2014 (22:24 CET)

Los muertos están claramente discriminados en el pago de impuestos en España. Un vivo paga 10% de IVA en el transporte, pero el traslado de un cadáver en coche funerario o en avión está tasado al 21%. Cuando un vivo descansa una noche en un hotel debe abonar el 10% de IVA, pero cuando un muerto permanece una noche en un tanatorio tributa al 21%. Las cirugías para los vivos están exentas de IVA pero para los muertos están cargadas también al 21%.

El sector funerario se siente claramente discriminado por la política impositiva del Gobierno de Mariano Rajoy que elevó hace dos años todos los servicios relacionados con la muerte del 8% al 21%. “Estamos en desacuerdo con que la muerte tenga el mismo tratamiento fiscal que el consumo, como si morirse fuese una opción”, explica Eduard Vidal, vicepresidente de Mémora que gestiona 46.000 funerales al año.

El sector no deja de insistir al Gobierno en la necesidad de revisar la política impositiva en relación a los fallecimientos. “Los clientes que habían tenido que hacer frente a un servicio recientemente y que ahora tienen que pagar de nuevo pero con un IVA al 21% se quejan de las subidas”, explica el ejecutivo de la empresa funeraria.

A la cabeza de Europa

España es de los países europeos donde más se paga IVA por los servicios funerarios, desde el transporte hasta las flores. Sólo en algunos países nórdicos, ciertos servicios de este sector tienen un impuesto del 23%, pero la mayoría están por debajo del 21% español.

Alemania, Austria, Malta y España son los cuatro países con IVA general para estos servicios. España paga el 21%, frente al 20% de Austria, el 19% de Alemania y el 18% de Malta. Bélgica, República Checa, Chipre y Grecia aplican el IVA el reducido y Luxemburgo el superreducido. En Reino Unido, Suecia, Finlandia, Portugal, Holanda, Italia, Irlanda y Dinamarca la mayoría de servicios fúnebres están exentos de impuestos.

Tensión empresarial


Algunas empresas funerarias aseguran que han tenido que recurrir a los descuentos para no trasladar la totalidad de la subida a los clientes, que puede suponer entre 500 y 700 euros por un entierro completo, según las empresas del sector. La Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy la rebaja del IVA a los niveles anteriores.

El sector asegura que la facturación ha bajado el 15% desde la subida del IVA, una merma que ha tenido consecuencias también en los salarios y que ha generado tensiones en los trabajadores de los tanatorios sevillanos que amenazaron con una huelga a mediados de año y que finalmente no llegó a término.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad