Una imagen del Nissan Navara, fabricado por Nissan en la planta de la Zona Franca (Barcelona). EFE

Nissan depende de Mercedes para salvar a su plantilla en España

stop

La compañía nipona confía en un aumento de la producción de la pick-up de Mercedes para contrarrestar la pérdida del Nissan Pulsar

Barcelona, 31 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

El ejercicio 2017-2018 se avecina complicado entre las filas de Nissan en España. El Pulsar, modelo fracasado de la compañía japonesa, agoniza y la furgoneta NV200 de combustión para pasajeros da los últimos coletazos; un golpe que sacudirá la producción en la planta de la Zona Franca (Barcelona). Si el año fiscal ya se cerrará con un descenso de la actividad, sólo un posible aumento de unidades de la pick-up que el fabricante realiza para Mercedes aseguraría la permanencia de toda la plantilla.

Fuentes internas de la empresa señalan a Economía Digital que la creación de un tercer turno en la línea de fabricación de la pick-up Navara compensaría la pérdida de los otros vehículos. En la cinta conviven el modelo propio y los confeccionados para Renault Mercedes. Las mismas voces señalan que, si bien los responsables de la empresa alemana están satisfechos con la calidad del producto, el aumento de la producción dependerá de las ventas hasta el mes de marzo.

Los números salen: de 47.000 unidades producidas en 2016 a las más de 60.000 entre las tres marcas que verán la luz en 2017. Y eso que la producción para terceros comenzó a mitades de año. No obstante, la duda radica en si las cifras serán suficiente para la creación de un tercer turno.

De crearse el tercer turno, Nissan podría hasta incrementar el número de trabajadores

De crearse sería necesario hasta contratar más personal. Sin embargo, de no ver la luz peligraría parte de una plantilla, establecida en 4.800 trabajadores –entre personal propio y subcontratado–. Además de los 150 eventuales, que podrían abandonar la instalación en el primer trimestre de 2018, se teme por el futuro de algunos de los contratos indefinidos existentes.

Las mismas voces ven improbable que se plantee un expediente de regulación de empleo (ERE) agresivo sobre la mesa. La razón: una plantilla envejecida, con casi 300 trabajadores que superan los 56 años y que permitirían asumir el recorte de plantilla a través de prejubilaciones.

Las reuniones para abordar el futuro de la planta catalana comenzarán este mismo enero, cuando se espera que José Vicente de los Mozos, responsable de la alianza Renault-Nissan en España, tome el mando de las negociaciones de una fábrica que en el año fiscal actual, que termina en marzo, va camino de dar a luz alrededor de 90.000 vehículos. El año pasado se superaron las 100.000 unidades y la instalación tiene capacidad para confeccionar hasta 200.000 coches.

El adiós del Pulsar, para verano

Sin embargo, todo el mundo ya da por descontado el adiós del Nissan Pulsar para el próximo verano. El compacto comenzó a fabricarse en 2014, pero la penetración en el marcado fue bastante pobre. De los 80.000 automóviles prometidos, en el ejercicio 15-16 sólo salieron 35.000 y para esta temporada las previsiones rondan los 20.000.

La causa del poco éxito, como explicó Economía Digitales que su coste de producción es demasiado alto. El modelo sufre una ironía perversa. El hecho de que salga caro influye en que no tenga éxito comercial, lo que hace caer la producción. A su vez, la caída de la producción encarece costes y repercute negativamente en las ventas. Es la pescadilla que se muerde la cola.

La atonía de las ventas ya provocó que este mismo verano se eliminara un turno en la línea 1 –donde comparte espacio con la furgoneta NV200–. Desde entonces sólo opera de ocho de la mañana a cinco de la tarde. No obstante, la reducción no comportó el despido de empleados con contrato indefinido. 

Lejos quedan las promesas de la dirección de crear 1.000 puestos de trabajo cuando el modelo aterrizó en la planta tras más de medio año de unas negociaciones en las que se recortaron las condiciones laborales. En octubre de 2015 se volvió a especular con el millar de empleos al iniciar la producción del Navara. Todavía los esperan.

Este medio intentó comunicarse con un portavoz de Nissan España pero no obtuvo respuesta antes de esta publicación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad