Nissan BCN: más sacrificio laboral por un nuevo coche

stop

NEGOCIACIONES

Representantes sindicales y de Nissan Iberia con el conseller Felip Puig

29 de enero de 2013 (20:30 CET)

De nuevo, la planta de Nissan Barcelona ha sido ejemplo de sacrificio laboral y negociación colectiva para adjudicarse un nuevo vehículo. Primero fue con la furgoneta pick-up. Para lograr su adjudicación los trabajadores aprobaron en referéndum una contención salarial hasta 2014 y medidas de flexibilidad. Las negociaciones, entonces, duraron semanas. Pero Nissan ganó la partida.

Un año después, los trabajadores han conseguido adjudicarse un nuevo turismo compacto que llegará el mismo año, a cambio de más medidas de flexibilidad. Esta vez, tras medio año de negociaciones. En estos seis meses, los sindicatos han hablado de “chantaje” por parte de la empresa por exigir una doble escala salarial --los nuevos compañeros cobrarán un 20% menos-- entre otras medidas a cambio del turismo.

El colectivo reclamaba una seguridad laboral que, teóricamente, se había negociado en 2012. Pero la empresa se defendía alegando que cada vehículo requiere una negociación nueva, y que era necesario adaptar los salarios de los trabajadores a la media del sector de la automoción en España.

24 horas de negociación

Las caras de cansancio de los representantes sindicales de Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT) de Nissan Barcelona eran la viva imagen de las casi 24 horas de negociaciones.

Dirección y sindicatos han dejado atrás meses de tensión y han rubricado un acuerdo que vuelve a abrir la puerta al turismo que la multinacional daba por perdido hace dos semanas. Pero no es un acuerdo definitivo, ya que la dirección japonesa decidirá en las próximas horas si vuelve a adjudicar el coche a la planta catalana.

El acuerdo asegura el mantenimiento de la plantilla actual, y que en caso de aprobarse un expediente de regulación de empleo (ERE), afectará a los trabajadores que llevan menos tiempo trabajando. Además, la diferencia salarial del 20% se invertirá en formación dentro de la jornada laboral y se acordará con el comité de empresa los incrementos de saturación de líneas, entre otras cuestiones.

Un éxito, según Puig

El conseller de Empresa y Empleo, Felip Puig, ha dado la cara por el departamento pese a no llevar ni un mes al frente de Empresa y Empleo y apenas haber participado en las negociaciones. Ha destacado que el acuerdo no sólo beneficia a trabajadores y empresa, sino también a Barcelona y a Catalunya por consolidar una de sus dos compañías estrellas de automoción. Por ello, su próximo objetivo es el de “crear formalmente el clúster de la automoción”.

Puig ha escenificado la firma del plan de competitividad con representantes de CCOO, UGT, Sigen-Usoc y con el director general de Nissan Motor Iberia, Frank Torres. Y ha destacado el “éxito” del acuerdo tras un “sacrificio compartido”. Además, ha agradecido que los sindicatos hayan “dado muestra de una gran responsabilidad” adaptándose a un entorno más exigente y globalizado.

Continuos desencuentros

En los últimos tres días se han intensificado los encuentros y se han acercado posturas a pasos agigantados. Los sindicatos dieron luz verde en la asamblea del pasado sábado a la doble escala salarial entre compañeros. De esta forma, se superaba el principal obstáculo para aprobar el plan de competitividad. Sin él, la empresa reiteraba que se perdían 1.000 puestos directos y otros 3.000 indirectos a partir de 2014, y 130 millones de inversión. Y añadía que el escenario a medio plazo para la planta era el de “una muerte lenta”

“Te queda un gusto amargo después de ceder en demasiadas cosas”, lamentaba el secretario general de la sección sindical de UGT en Nissan, Xavier Hernández. Por ello, ha pedido a los que han criticado a los sindicatos de intransigentes que se valore los esfuerzos de los trabajadores.

Adjudicación pendiente

Pero que hayan rubricado el acuerdo no significa que la adjudicación del coche llegue de facto. Torres se ha comprometido a entregar este mismo martes el documento acordado al vicepresidente de Operaciones Industriales de Nissan Europa, John Martin, para que éste se la entregue a la dirección japonesa. Ahora los esfuerzos se centran en intentar recuperar el coche, aunque fuentes sindicales apuntan a que se trata de un mero proceso protocolario.

De hecho, no solo los sindicatos creen que el turismo está asegurado, sino que el propio Puig ha augurado que la decisión final será positiva. Sabe que el acuerdo es necesario pero no definitivo, y por ello, se ha comprometido a seguir trabajando para conseguirlo. Esta misma semana se podría conocer la decisión final.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad