CCOO y UGT consiguen un rotundo apoyo a su plan alternativo para Nissan BCN

stop

AUTOMÓVIL

Josep Maria Àlvarez y Joan Carles Gallego

26 de enero de 2013 (13:52 CET)

La acción sindical de Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT) de Catalunya ha dado sus frutos este sábado en la asamblea de afiliados de la planta de Nissan en Barcelona. Se ha aprobado el plan alternativo elaborado por ambos sindicatos tras la mediación de la Conselleria de Empresa y Empleo para retener la producción de un turismo que, según la dirección, se ha perdido por falta de consenso entre ambas partes.

Pese al ultimátum de la compañía japonesa, los sindicatos han elaborado esta última semana una propuesta que garantice la viabilidad de la planta catalana y la adjudicación del vehículo compacto. Tras más de tres horas reunidos en las cocheras de Sants (Barcelona), los más de 900 trabajadores han mostrado su rotundo apoyo al plan elaborado por los sindicatos. Solo nueve de los asistentes han votado en contra y 23 se han abstenido.

Referente sindical


El secretario general de la sección sindical de UGT en Nissan, Xavier Hernández, asegura que el apoyo de la mitad de la plantilla es un referente para la negociación y considera que tendrá que “hacer recapacitar” a la compañía japonesa, con la que esperan volver a sentarse los próximos días.

La alternativa que han presentado los representantes de los trabajadores da luz verde a la diferencia salarial del 20% entre nuevos y antiguos empleados que quiere imponer la compañía. Pero, a cambio, exigen a la dirección nipona que invierta en formación dentro del horario laboral. Para asegurar que mantendrán la inversión a lo largo de los años, proponen que se cree una comisión de seguimiento. El resto de propuestas, ya fueron consensuadas entre ambas partes antes de que se rompieran las negociaciones.

Unidad sindical

Minutos antes de la votación, el secretario general de CCOO de Catalunya, Joan Carles Gallego, ha destacado la responsabilidad y la unidad de los trabajadores frente a lo que el sindicalista tacha de "chantaje" por parte de la dirección de Nissan. “La negociación colectiva no es aceptar imposiciones unilaterales”, ha asegurado.

Por su parte, su homólogo de UGT, Josep Maria Álvarez, ha aseverado que los trabajadores ni están locos ni quieren que se vaya el coche de la fábrica de Nissan, pero “tampoco vamos a firmar lo que ellos quieran”. Por ello, ha defendido una propuesta que crea trabajo pero también protege a la plantilla actual. Según la dirección, están en juego 1.000 puestos de trabajo así como una inversión de 130 millones de euros, aunque los sindicatos aseguran que los trabajadores afectados serían menos.

Ambos han destacado la unidad de todos los empledos. En línea con la unidad de acción que persiguen las direcciones de ambos sindicatos en los centros de trabajo.

USOC ya ha firmado

La representación sindical en la planta de la Zona Franca y Montcada está liderada por USOC, quien la semana pasada firmó el plan de la Nissan tras someterlo a votación con sus afiliados. Por su parte, CCOO y UGT son la segunda y tercera fuerza, respectivamente. Ahora, buscan reconducir el proceso de negociación para asegurar la viabilidad de la planta.

Pro el momento, la cúpula de la automobilística ha sido tajante: dan por cerrada la negociación. Los representantes de los trabajadores esperan que su presión y la de la conselleria de Empresa i Ocupació, encabezada por Felip Puig, les obligue a cambiar de opinión y accedan a sentarse de nuevo para alcanzar el ansiado acuerdo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad