Pans & Company apuesta por locales 'tipo chalet' para impulsar las ventas

stop

La empresa de comida rápida presenta establecimientos más espaciosos para repuntar la facturación

12 de julio de 2012 (14:30 CET)

Pans & Company, perteneciente a The Eat Out Group, está impulsando su expansión con un nuevo formato de mayor volumen, el 'Free Standing Unit', una construcción tipo 'chalet' de unos 400 metros cuadrados de superficie edificados sobre parcelas de entre 1.500 y 2.000 metros cuadrados que se materializará en la próxima apertura que la cadena de restauración realizará en Sabadell (Barcelona) en octubre.

Así lo han explicado en rueda de prensa el director General de The Eat Out Group, Ignasi Ferrer, y la directora Coporativa de Marketing, Sonia Gasa, que han indicado que este nuevo formato en el Vallès contará, además, con un servicio de pedidos para coches, el 'Pans & Auto'.

Este nuevo formato conlleva una inversión de entre uno y dos millones por 'chalet', que generarán cada uno de ellos 30 puestos de trabajo, y el objetivo del grupo es extenderlo por toda España con alrededor de diez aperturas anuales.

Tras la inauguración del 'chalet' de Sabadell en octubre, otras ubicaciones en estudio para este nuevo formato son Madrid y la Comunidad Valenciana.

Espacios amplios

Pans & Company ha presentado este jueves su nueva imagen, basada en locales más amplios y dinámicos que incorporan zonas infantiles, distintos espacios de consumo para cada tipo de cliente --personas solas, parejas y familias--, Wifi y Kioskos de autopedido, a través de los cuales el usuario puede hacer y pagar su pedido para recogerlo posteriormente en la ventanilla 'PansExpress' sin necesidad de hacer cola.

El primer establecimiento que ha llevado a cabo esta renovación es uno de A Coruña, al que han seguido cuatro establecimientos más en Cataluña: Barcelona (el local situado en el Camp Nou), el del centro comercial de La Roca Village y los de Sant Cugat del Vallès y Sant Boi de Llobregat.

Según ha explicado Ferrer, el cambio de imagen supone una inversión de entre 100.000 y 150.000 euros y se llevará a cabo en los 260 establecimientos de la cadena, también en los franquiciados (66%), que asumirán el coste de esta remodelación para la que no hay un calendario final.

Ferrer y Gasa han destacado que la respuesta del público a este nuevo formato ha sido muy positiva, pues las ventas en estos cinco establecimientos remodelados han aumentado un 13%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad