Tomás Pascual (derecha), presidente de Calidad Pascual, en un centro del grupo empresarial.

Pascual vuelve a ganar dinero cinco años después

stop

La compañía ganó 10,4 millones de euros en 2017 y se asienta en los números negros por primera vez desde 2012 al incrementar el precio de sus productos

Carles Huguet

Economía Digital

Tomás Pascual (derecha), presidente de Calidad Pascual, en un centro del grupo empresarial.

Barcelona, 14 de diciembre de 2018 (04:55 CET)

Tras años con el rojo de protagonista, la lechera Pascual retoma la senda de las ganancias. Desde el año 2012 que la empresa presidida por Tomás Pascual no se asentaba en los números negros. En 2017 lo volvió a conseguir y registró unos beneficios de 10,4 millones de euros a pesar de la indefinición de su imagen de marca frente a las pérdidas de 23,7 millones de la temporada precedente.

La compañía cerró el ejercicio con unas ventas de 669 millones de euros frente a los 656 millones del año anterior, un crecimiento del 2% que no llegó gracias a vender más; vino por vender más caro. "Hubo una mejora en el negocio lácteo, de café y de yogures", explica la empresa.

Como ya explicó Economía Digital, Pascual sufrió en años anteriores la asfixia por los precios ajustados de la marca blanca. Para compensarlo, trató de establecerse en LatinoaméricaChina e India, pero el fabricante español regresó con unos números ostensiblemente inferiores a los previstos.

Las ventas todavía tienen camino por recorrer y siguen lejos de los 738,9 millones de 2014. Con el sector de la leche en entredicho, el grupo abre el abanico de productos para elevar su presencia en el sector de los zumos, el agua y hasta la distribución de cerveza. Es la vía que vislumbran para crecer.

Pascual cambió su imagen de marca para reivindicar su origen lechero

 

Junto al encarecimiento, la caída de los costes financieros disparó unas ganancias que contrastan con las pérdidas de 23,7 millones de euros de 2016. Sólo en 2015 había ganado algo de dinero (343.000 euros) frente al agujero de 30,9 millones en 2014 y de 25,4 millones en 2013. Hay que remontarse a 2012 para encontrar unas ganancias de 4,9 millones de euros.

Pero a pesar de las ganancias, Pascual asume que "el consumo de leche sigue cayendo en España". Por ello, trató de ocultar la palabra leche de su marca y apostar por el nombre Calidad Pascual. Y a pesar del resultado positivo cosechado en 2017, la empresa se dio cuenta de que necesitaba potenciar su producto estrella.

Por ello, a mediados de 2018 renovó su imagen de marca, recuperó la esencia lechera y trató de reivindicar el producto con tal de marcar distancias con la marca blanca.

La leche: un sector en crisis

Según los datos oficiales del Ministerio de Agricultura, el consumo de leche líquida en España cayó desde las 3.527 toneladas de 2010 a menos de 3.187 toneladas en 2017. La única categoría que creció fue la sin lactosa.

El declive es mundial y se explica por un cambio en los hábitos de consumo. "Hay una confluencia de factores. Hay más preferencia por los zumos vegetales y de frutas. La población joven, que tradicionalmente es la que bebe más leche, también se ha reducido”, explicaba Juan Trincado, responsable internacional de leche Kaiku, una de las principales marcas del País Vasco.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad