El presidente de Pimec, Josep González, reta a su homólogo de Foment, Josep Sánchez Llibre, a contar sus respectivas empresas asociadas. /EFE/Julián Martín

Pimec reta a Foment a contar sus asociados

stop

Josep González (Pimec) muestra su “malestar” con Sánchez Llibre (Foment del Treball) por desentenderse del preacuerdo patronal sobre su representatividad

Josep Maria Casas

Economía Digital

El presidente de Pimec, Josep González, reta a su homólogo de Foment, Josep Sánchez Llibre, a contar sus respectivas empresas asociadas. /EFE/Julián Martín

Barcelona, 11 de diciembre de 2018 (13:13 CET)

Vuelve la guerra de las patronales catalanas. El presidente de Pimec, Josep González, reta a su homólogo de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, a contar las empresas asociadas a sus respectivas patronales para decidir su representatividad institucional.

En un desayuno con la prensa, González insistió este martes que “Foment no quiere contar porque tiene miedo a hacerlo”. Añadió que Pimec, la patronal de las pymes catalanas, tendría en estos momentos una representación del 70% pero se “conforman” con el 50%.

Si Pimec y Foment no llegan a una cuerdo sobre su representación antes de este 14 de diciembre, la Generalitat se verá obligada a contar la representación de estas patronales, incluida Fepime, para otorgarles una cuota en las mesas sectoriales. Pimec por repartirse la representación con Foment al considerar que Fepime, vinculada a la anterior, cuenta con un escaso apoyo y no se la puede considerar representativa.

El conflicto por la representatividad patronal arrancó hace once años. Pimec reclama que se eche a Fepime, otra patronal de pymes presidida por Helena de Felipe que está asociada a Foment. Según las cuotas de representatividad vigente, Foment ostenta el 60%; Fepime, el 15%; y Pimec, el 25%.

El 21 de junio pasado, el Tribunal Supremo ratificó una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catraluña (TSJC) que permite a la Generalitat medir a las patronales más representativas y determinar si Fepime tenía la representación del 15% que se le asignó en su momento.

González recordó que a Fepime se le asignó una representatividad del 15% por silencio administrativo. Insistió en que la patronal de Helena de Felipe “no reúne la más mínimas condiciones” para considerarla representativa.

Sánchez Llibre rechaza la herencia de Gay de Montellà

El pasado julio, Pimec y Foment firmaron un preacuerdo sobre la representatividad cuando esta última patronal estaba presidida por Joaquim Gay de Montellà. El entonces secretario general de Foment, Joan Pujol, rubricó el pacto. Sin embargo, ni Gay de Montellà ni Pujol siguen en Foment. Sánchez Llibre se desentendió del preacuerdo.

Desde que Sánchez Llibre se proclamó presidente de Foment hace poco más de un mes. Ha mantenido dos reuniones con González. Las negociaciones proseguirán esta semana para llegar a una acuerdo antes del viernes que evite el recuento de asociados. Sin embargo, González no lo descarta. Todo lo contrario, reta a Sánchez Llibre “a contar” cuantos asociados tiene cada patronal.

González se mostró “molesto” por unas recientes declaraciones de Sánchez Llibre en las que se mostró dispuesto a ser “generoso”. Afirmó que “Fomento nos toma el pelo”. Instó a la patronal de Sánchez Llibre a cumplir con los acuerdos y a eliminar la representatividad de Fepime, tal como se recoge en el documento del pasado julio.

Pime saca pecho. González indicó que Pimec triplica los ingresos de Foment por lo que respecta a las cuotas empresariales. Cuenta con más empleados y con mayor volumen de actividad. Concluye con que “Foment ya no es la patronal más grande sino la patronal de los empresarios grandes”.

El regreso de las empresas

Pimec y Foment mantienen diferencias de calado. Por ejemplo, González defiende la derogación inmediata del decreto aprobado por el anterior gobierno del PP que facilitó el traslado de sedes sociales de empresas fuera de Cataluña con motivo del conflicto independentista. En cambio, Foment considera que mantener el decreto puede facilitar ahora que las empresas vuelvan a Cataluña. González recalcó que los mismos que antes pedían el decreto son los que ahora se oponen a su derogación.

Sobre las elecciones a las cámaras de comercio catalanas, González defendió que se diriman mediante el sistema de voto electrónico. Considera que “es más democrático y participativo”. Critico que desde alguna candidatura a la presidencia de la Cambra de Barcelona se impugne el decreto de la Generalitat que prevé únicamente el voto electrónico.

Realizó una velada crítica a Miquel Valls, el actual presidente de la Cambra, por el sistema elegido para designar el candidato a la presidencia de Fira Barcelona. González se mostró encantado con Pau Relat, el candidato elegido –“lo vemos bien” recalcó–, pero cargó con la forma de negociar de Valls.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad