Reed Hastings, consejero delegado de Netflix. CC by 4.0/Wikicommons
stop

La "temporada de fusiones" de EEUU tiene un gran ausente: ninguna compañía grande quiere adquirir Netflix

Barcelona, 18 de junio de 2018 (04:55 CET)

Los rumores de que una gran firma tecnológica como Apple podría comprar Netflix no han cesado durante el último año. Las revistas Fortune y Forbes han catapultado el chisme al resto de la prensa mundial, pero las probabilidades de una fusión de Netflix son bajas.

Si bien estamos en la "temporada de fusiones" (esta semana finalmente se cerró la compra de Time Warner por parte de AT&T), y Netflix es sin duda una de las tecnológicas más apetecidas de la actualidad, los números no terminan de salir.

El problema de Netflix es su valoración. El valor de mercado de la compañía de vídeo en streaming es exageradamente alto en comparación con sus semejantes, por lo que las pocas empresas lo suficientemente grandes como para lanzar una oferta entrarían perdiendo.

Valor colosal

La capitalización del mercado de Netflix es de 158.000 millones de dólares, pero sus ingresos en 2017 fueron de apenas 11.700 millones. Es decir, la compañía cotiza a 13.5 veces sus ingresos finales.

En 2017, Netflix consiguió cotizarse a 291 veces sus ganancias, pues ganó 1.25 dólares por acción, pero cobró cada una a 364 dólares.

Si se compara con una empresa relativamente similar, como The Walt Disney Company (que está en conversaciones para fusionarse con Fox o Comcast), se entiende que la situación de Netflix en bolsa es una anomalía.

Netflix creció un 25% en 2017 hasta llegar a 117.6 millones de suscriptores

La capitalización de mercado de Disney es de 155.000 millones de dólares, mientras que sus ingresos en 2017 fueron de 54.900 millones. Su comercialización es tan sólo 2,8 veces más alta que sus ingresos, en comparación con las 13,5 de Netflix.

Netflix creció un 25% en 2017, cuando pasó de 93.8 millones de suscriptores a 117.6 millones en cuestión de un año. Su éxito en términos superfluos es evidente, pero las posibilidades de que el departamento financiero de una gran compañía acepte estas cifras son escasas.

De hecho, es más probable, y tendría más sentido, que Netflix haga su propia ronda de compras. Su realidad en bolsa provocará que casi todo lo que compre sea beneficioso para los accionistas.

Mejor comprar

Los analistas ya especulan con una posible venta de la cadena de televisión CBS, una empresa de la que se podría beneficiar Netflix por su capitalización del mercado de 20.000 millones de dólares y una cotización de 1,5 veces sus ingresos.

El trasiego de series y películas entre una empresa y otra, y la amplificación de opciones para promocionar las producciones de ambas, serían otros aspectos positivos de una potencial fusión entre Netflix y CBS.

Una fusión que –pese a que no se ha anunciado y de la que no hay información real disponible– sería más coherente que la venta de Netflix a una gran tecnológica como Apple.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad