Empleados de la fábrica de Opel en Figueruelas celebran la salida de un Opel Corsa rojo de quinta generación. | EFE

PSA exige rebajas salariales en Figueruelas para mantener el Opel Corsa

stop

El fabricante advierte de que si no llega a un acuerdo a la baja con los trabajadores los nuevos modelos podrían volar a otras plantas del grupo

Carles Huguet

Economía Digital

Empleados de la fábrica de Opel en Figueruelas celebran la salida de un Opel Corsa rojo de quinta generación. | EFE

Barcelona, 17 de enero de 2018 (04:55 CET)

El futuro a medio plazo de Opel en España se juega estos días en Figueruelas (Zaragoza). La planta del Grupo PSA --también engloba a Citroën y Peugeot--, que suma el 45% de la producción europea de la compañía, negocia un nuevo convenio colectivo con aspiraciones muy distintas sobre la mesa. Si los trabajadores creen que es el momento de una subida salarial, la empresa considera necesarios recortes para ser más competitiva. En el fondo, una amenaza velada: de no haber rebaja, el centro podría dejar de recibir nuevos modelos, con el Corsa en el aire.

Para lograrlos, exige una rebaja salarial del 6% en 2018 y la congelación entre 2019 y 2022. Las posturas con los sindicatos son muy lejanas, explican tanto la dirección como los trabajadores a Economía Digital. Las negociaciones debieron cerrarse el pasado 15 de diciembre. No fue así y, tras la falta de acuerdo, se reanudaron este martes.

El comité de empresa presentó su propuesta ante el mismo Antonio Cobo, director general de Opel España, consistente en una subida del sueldo al mismo ritmo que el IPC y la congelación de la paga variable. A cambio también piden que se rejuvenezca la edad media de la planta y se asegure el futuro de Figueruelas con el nuevo plan industrial prometido. La cúpula se resiste a revelar los detalles del proyecto.

PSA contempla hasta la posibilidad de realizar despidos si no se llega a un acuerdo con los trabajadores de Figueruelas

Sin embargo, la continuidad que se daba por supuesta ahora está en el aire. Si a finales de 2016 se aseguraba que la nueva generación del Opel Corsa se fabricaría en 2019 en exclusiva en Zaragoza, ahora la realidad es distinta. “Está en fase de estudio, pero no existe nada oficial y está supeditado a los acuerdos alcanzados en el nuevo convenio colectivo”, lamentan desde el sindicato.

La advertencia coincide con el fin de la vida útil de la actual edición del Opel Corsa, el modelo estrella del centro, que podría dejar de fabricarse entre el año 2018 y comienzos de 2019. En 2017 las ventas ya cayeron ligeramente en España, con un descenso del 0,6% hasta las 26.739 unidades, según las cifras de la patronal ANFAC. En diciembre, el descalabro alcanzó una rebaja del 43,8%.

Por ello, los próximos años de una fábrica que hoy funciona a más del 80% de su capacidad podría no ser tan halagüeño como se preveía. Con 5.700 trabajadores en la planta y alrededor de 460.000 unidades producidas, la empresa necesita nuevos modelos para mantener el volumen actual.

"Se habló del Corsa, pero cualquier modelo nos sirve para llenar la planta, que todavía podría crecer más", opinan en UGT. De no hacerlo, la compañía ya plantea diversos escenarios entre los que se abre la puerta a despidos ante una posible caída de la producción.

La venta a PSA lo cambió todo

En marzo de 2017, PSA adquirió Opel al fabricante estadounidense General Motors por 2.200 millones de euros. A pesar de que se comprometió a respetar las adjudicaciones realizadas con anterioridad, puso en marcha un plan para ahorrar hasta 1.700 millones de euros, con lo que estableció el objetivo de que Peugeot, Opel, Citroën y DS desarrollarán de forma conjunta la nueva generación de sus vehículos.

De este modo, el Corsa, el Peugeot 208 y el Citroën C3 compartirán estructura con tal de recortar gastos. La operación dejó en el aire la promesa realizada a finales de 2016 de que Figueruelas fabricaría en exclusiva el turismo que tenía hasta el momento.

Además, la planta aragonesa pasó a competir con toda la red de PSA con unos costes más elevados. Si hasta el momento pugnaba con las fábricas alemanas de Opel, ahora su espejo --según la empresa-- es la instalación de PSA en Vigo, con unos costes un 17% inferiores. De no equipararlos, el Corsa podría volar a otro lugar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad