¿Quién puede financiar el corredor mediterráneo?

stop

Madrid y Bruselas retrasan obras por falta de financiación mientras inversores privados tienen interés, pero no concretan

Ana Pastor, ministra de Fomento

Valencia, 12 de noviembre de 2015 (21:09 CET)

Menos la ministra Ana Pastor todo el mundo reconoce un importante retraso en las obras del Corredor Mediterráneo, principalmente en el tramo Valencia-Tarragona. Y aún más, todos los sectores interesados dan como seguro que el llamado Tercer Hilo que transcurre entre las vías actuales apenas cubrirá las necesidades exportadoras de la industria y la agricultura mediterránea.

Y es que aunque Bruselas a través del proyecto Conecta Europa y el propio ministerio de Fomento consideran el Corredor como prioridad, empresarios y expertos dan por seguro que no hay bastante dinero para acabar el proyecto total del Corredor, con los perjuicios que ello supondrá para la economía europea.

De no construir el Corredor, el PIB de la Unión Europea será un 1,8% más bajo que con el Corredor. Y sin embargo la obra se retrasa sin mayores explicaciones que la falta de presupuesto. Aunque tampoco se tiene un dato concreto sobre la necesidad financiera para realizar el proyecto global.

Al margen de los intereses de los agricultores

Da lo mismo que los agricultores de Almeria, Murcia y Alicante aseguren 5.000 trenes al año con productos agrícolas hacia los mercados europeos. No hay dinero suficiente. O no se considera de verdad una prioridad para los presupuestos europeos, españoles e incluso autonómicos en la parte que les corresponde.

Hasta el presidente para Europa de Ford, Jim Farley, empresa que exporta el 95% de su producción, insiste una y otra vez que el Corredor es necesario para ser competitivo. Y la empresa Basf, en Tarragona, reclama una infraestructura ferroviaria en condiciones para exportar a Europa.


Las fuentes de financiación

El Corredor tiene ahora cinco posibles fuentes de financiación:

1.- Ministerio de Fomento y Fondos Juncker, que han anunciado repetidamente su interés presupuestario por las obras, pero que no inyectan las cantidades suficientes para cumplir los plazos previstos, especialmente en el cuello de botella entre Tarragona y Valencia.

La ministra Ana Pastor tiene encargados estudios sobre "títulos habilitantes" que permitirían entrar en el negocio a futuros operadores. Pero no acaba de lanzarse la idea, aunque grupos alemanes y españoles han mostrado interés.

2.- Los puertos (Algeciras, Barcelona y Valencia principalmente) se hacen cargo de sus propias obras de conexión e incluso de una parte de las infraestructuras ferroviarias en las redes generales.
A cambio, los concesionarios verán ampliadas sus concesiones hasta 50 años y una reducción de tarifas.

Tampoco se ha concretado esta operación financiera.

3.-Inversores privados. La empresa Rover Alcisa, especialista en construcción de infraestructuras, explicaba en 2012 en su web que lideraba un grupo inversor del Golfo Pérsico interesado en construir y posteriormente explotar el Corredor Mediterráneo. Alcisa mencionaba también el interés de otras empresas valencianas. Pero ya no se ha vuelto a saber del asunto.

4.-Bancos.- En unas recientes jornadas celebradas en Valencia, el director de Proyectos Financieros del Banco Sabadell, José Montañés, mostró interés por financiar el CM siempre que fuera un proyecto global y no fuera comunicado y diseñado por partes, como ha ocurrido con otras infraestructuras que nunca llegan buen fin.

5.- Chinos.- Y en varios foros especializados se ha hablado del grupo chino Cosco, que explota puertos en Grecia y construye y explota redes ferroviarias en Serbia, Hungría y Rumania.


El interés de los chinos sería doble, por cuanto la cantidad de mercancías que traen de china debe ahora pasar por el Mediterráneo camino de los puertos de Rotterdam y Hamburgo.

Pero entre tanto interés poco o nada se concreta y el Corredor Mediterráneo sigue retrasándose.

@jmontesinos 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad