Radiografía del despilfarro de la Agencia Catalana de l'Aigua

stop

La empresa pública nació en el 2000 con una deuda de unos 200 millones de euros y cerró el ejercicio 2012 con un pasivo de 1.164 millones

24 de octubre de 2013 (20:23 CET)

La Agencia Catalana del Agua (ACA) tiene un agujero en su patrimonio de 1.164,9 millones de euros. Desde que CiU tomó las riendas de la compañía ha reducido en 238,3 millones sus pérdidas, pero aplicando un recorte drástico a todos los gastos que desde el sector se ha criticado. Alegan falta mantenimiento en la red de abastecimiento de agua. El último presupuesto del ACA dejaba clara que no realizaría ninguna actuación que no hubiera sido planeada anteriormente.

Entre 2003 y 2010, con el tripartito en el gobierno de la Generalitat, el pasivo de la empresa pública creció 505,7 millones.

Déficit histórico de infraestructuras

¿Despilfarro o necesidad? El consejero de medio ambiente entre 2003 y 2006, Salvador Milà (ICV-EUiA), asegura que el agujero es debido al déficit histórico en infraestructuras del agua que existía en Catalunya cuando tomaron las riendas del Ejecutivo. “El primer informe de los técnicos de la casa que nos llegó lo cifraba en 1.500 millones de euros”, señala. Un documento que el político presentó en enero de 2004 en el Parlament de Catalunya.

Además, durante su mandato tuvieron que lidiar con una de las sequías más importantes del país.

Más activos que pasivo

La empresa pública nació en el 2000 sin ningún programa marco que garantizara una aportación presupuestaria de la Generalitat y con una deuda de unos 200 millones “que se duplicó en dos años”. El actual diputado ecosocialista afirma que una compañía que gestiona un “servicio básico y esencial” como el agua potable no se puede dirigir “como una sociedad anónima”.

Aunque hay otras visiones que defienden que debía sobrevivir con los activos que gestionaba. Según Milà, una cartera que supera los 1.164,9 millones de deuda y le permite refinanciarla a largo para conseguir su viabilidad. “No se debía liquidar en un año”.

Otros proyectos


Con todo, el ecosocialista reconoce que se cargaron en los presupuestos del ACA proyectos que no corresponden exactamente a la mejora de las infraestructuras y la red de agua potable en Catalunya. Básicamente, trabajos de jardinería y condicionamiento de las orillas de los ríos.

Muchos se completaron con fondos europeos, que llegaron en abundancia en esa época.

Deuda financiera

Los proyectos en este sentido han quedado relegados a la mínima expresión. La empresa pública debe retornar a corto plazo 147,6 millones de euros de crédito y hacer frente a otros 1.017,7 millones de préstamos a largo. Un año antes, sus obligaciones inmediatas con la banca acreedora llegaban a los 937,3 millones.

La refinanciación ha dado sus frutos. Ahora, necesita mejorar su tesorería para recortar los números rojos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad