Rebelión olímpica contra la restrictiva Regla 40

stop

La norma sobre patrocinios establecida por el COI ha puesto a los deportistas en su contra

El tenista español Feliciano López en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

05 de agosto de 2012 (23:01 CET)

Ya son muchos los deportistas olímpicos que se han sumado a la protesta contra la denominada Regla 40. La consideran restrictiva y claramente perjudicial para sus patrocinadores personales y, de rebote, para sus propios intereses.

La polémica norma recogida en la Carta Olímpica advierte a los participantes en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 que "no podrán permitir que su persona, nombre, imagen o actuaciones deportivas sean utilizadas con fines publicitarios durante los Juegos", explica la propia Regla 40. Se trata de una manera de restringir a los atletas, entrenadores, agentes y funcionarios el uso de sus patrcoinadores durante el periodo olímpico aprovechando el tirón que tienen las Olimpiadas. Todo ello con la finalidad de situar en una posición de privilegio a las marcas patrocinadoras de los juegos.

La postura de la organización

El principal argumento que se alega desde el COI es que se pretende evitar una emboscada publicitaria de las marcas 'no olímpicas' que traten de sacar rendimientos a costa de los JJOO. Es por ello que un uso inadecuado de la Regla 40 podría comportar, incluso, la expulsión de un atleta de las olimpiadas. "Los participantes que no cumplan con la regla 40 podrán ser sancionados por el COI, lo que incluye, en última instancia, la descalificación de los Juegos", reza la norma.

Así lo explicaron el jueves el presidente del COI, Jaques Rogge, y su portavoz oficial, Mark Adams. "Los patrocinadores de los deportistas no hacen retornar el dinero al movimiento olímpico" aseguró Adams, que para dar apoyo a la normativa del COI razonó que "los atletas sólo sufren la restricción durante un mes en cuatro años".

Las excepciones que confirman la regla son tres: primero, la denominada publicidad por caridad, es decir que no comporta ingresos al deportista. En segundo lugar, los anuncios para eventos deportivos que se realicen muy seguidamente a los JJOO. Y, del mismo modo, se permite la publicidad no deportiva centrada en el rostro del atleta siempre que lleve en emisión desde febrero de 2012.

Sin embargo, el uso de internet, redes sociales y blogs no está previsto como situación de excepcionalidad y, por tanto, su utilización también es muy restrictiva.

Los atletas se revelan


Ante esta situación, se han levantado muchos de los deportistas que participan en los juegos para reivindicar sus propios intereses.

Dawn Harper subió una foto a la red como mensaje de protesta contra la Regla 40 a través de su cuenta oficial de Twitter. La atleta especializada en los 100 metros vallas reivindicó su libertad de expresión, ya que considera que el COI se la restringe. En la foto, Harper aparece con un secador de pelo cuya marca está tapada por un papel que dice "Rule 40".

Sanya Richards-Ross es una corredora especializada en los 400 metros lisos, y también se ha manifestado en contra de la normativa: "No queremos abrir una guerra, no preveo una revuelta en Twitter o una rebelión de los atletas. Sólo queremos que nos escuchen. Es una campaña por un asunto global, el ideal olímpico y la realidad olímpica son diferentes".

"Durante estos juegos, 6.000 millones de dólares van a cambiar de manos, mientras que muchos de nuestros amigos deportistas luchan por seguir en su actividad. Es importante para nosotros y Twitter es nuestra única plataforma" explicó la jamaicana nacionalizada estadounidense. Seguramente, ella no se vea muy afectada por el aspecto económico, puesto que está esponsorizada por BMW (patrocinador oficial de los JJOO) y Nike. Pero Richards-Ross se siente privilegiada: "He tenido la fortuna de que me vaya muy bien en las Olimpíadas, pero muchos de mis colegas tienen dificultades en este deporte. Y me parece que esto es injusto".

Más polémica en la red


Los que ya han sido bautizados como "Los juegos de las redes sociales", según ha reconocido el propio portavoz del COI, Mark Adams, han pasado factura a más de un deportista por el momento.

De hecho, dos atletas han sido descalificados de la competición por los comentarios que han emitido a través de su cuenta de Twitter. Paraskevi Papachristou hizo comentarios racistas en su cuenta oficial, y ha sido expulsada de la delegación griega, mientras que el futbolista Michel Morganella está "en casa" desde el lunes por haber criticado de forma ofensiva a la selección de Corea del Sur a través de su perfil de Twitter.

"Usadas de la forma correcta, nosotros abrazamos a las redes sociales" reonoció Adams, pero añadió que "si un atleta hace un comentario que contraviene las normas, como ya ha pasado", se ocuparán de que no vuelva a suceder.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad