Un operario comprueba un logotipo en una planta del fabricante alemán Porsche en Stuttgart (Alemania) registrada este miércoles por la Fiscalía. EFE

Redada de la Fiscalía alemana en la sede de Porsche por el 'diéselgate'

stop

Los investigadores sospechan que tres personas de Porsche estuvieron vinculadas con el escándalo de las emisiones. Se han registrado diez locales de la firma

Economía Digital

Un operario comprueba un logotipo en una planta del fabricante alemán Porsche en Stuttgart (Alemania) registrada este miércoles por la Fiscalía. EFE

Barcelona, 18 de abril de 2018 (13:30 CET)

El escándalo de las emisiones, el apodado diéselgate, se extiende como una mancha de aceite por las diferentes filiales del grupo Volkswagen. Este miércoles, la Policía y la Fiscalía alemana registraron diez edificios de Porsche en el marco de una investigación contra varios directivos de la marca de coches de alta gama.

La Fiscalía de Stuttgart, donde la compañía tiene la sede, informó que treinta miembros de la institución y 160 policías realizaron la redada en los estados de Baviera y Baden-Württemberg. La empresa confirmó los registros pero rechazó ofrecer más información.

Las sombras en la actuación de Porsche no son nuevas, se remontan a julio de 2017, cuando comenzó la investigación. En concreto, la lupa se cierne sobre tres altos ejecutivos por "fraude y publicidad ilegal en relación con la manipulación del sistema de control de emisiones de vehículos diésel".  Uno de los tres investigados ocupa un puesto de dirección, otro es todavía un alto ejecutivo y el último ya no trabaja en la empresa.

Descubierto en otoño de 2015, el diéselgate salió a la luz pública cuando Estados Unidos advirtió de la existencia de cientos de miles de automóviles trucados. Tras Volkswagen, la Fiscalía germana amplió las investigaciones a Porsche el pasado verano y a Audi a comienzos de este 2018.

 

Hemeroteca

Volkswagen
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad