Repsol rescata a Sacyr al comprarle el 10% de su propio capital

stop

REFINANCIACIÓN

Antonio Brufau

20 de diciembre de 2011 (17:27 CET)

Repsol ha acudido al rescate de Sacyr y le ha comprado a la constructora el 10% del capital de la propia petrolera por 2.500 millones. De este modo, la banca acreedora de Sacyr ha aceptado cerrar un acuerdo de refinanciación sobre el resto de su deuda. En total, Sacyr amortiza esos 2.500 millones de préstamo y refinancia 2.400 millones. Sin este acuerdo y ante la imposibilidad de buscar un tercer comprador de ese 10% de Repsol, la banca habría ejecutado el préstamo y se habría quedado con el paquete de Repsol y parte de los activos de Sacyr dispuestos como garantía.

La compra de Repsol implica, según ha comunicado Sacyr, la rescisión del pacto de accionistas que firmó ésta con Pemex, titular de otro 10% de Repsol, por el que ambas sociedades sindicaban sus acciones para intentar controlar la petrolera.

En concreto, Repsol ha adquirido unos 122 millones de títulos propios a un precio de 21,066 euros por acción, Este precio supone un descuento del 5% sobre la cotización de cierre del lunes (22,175 euros) y de un 22% respecto del precio objetivo medio de la comunidad de analistas. Para Sacyr la venta genera una minusvalía de 690 millones de euros.

El 64% de la caja de Repsol

La inversión total realizada por Repsol asciende a 2.572 millones de euros. Esta cifra supone el 64% de la caja de Repsol a fecha de septiembre, y aproximadamente una cuarta parte de toda su liquidez. “Con esta operación, el consejo de administración ratifica su confianza en el valor de la acción y en las favorables perspectivas de crecimiento de la compañía”, ha dicho hoy en un comunicado la petrolera presidida por Antonio Brufau.

Repsol explica que se ha visto motivada a realizar la macro operación de autocartera una vez que los bancos acreedores de Sacyr le comunicaron su intención de no renovar el crédito concedido en su día a esa compañía para la adquisición de un 20% del capital de la petrolera. El plazo para devolver el crédito, del que aún quedaban 4.900 millones de euros de principal, vencía el miércoles.

Al quedarse Repsol una participación del 10% de sí misma, se “dota de una mayor estabilidad a la estructura accionarial de la compañía, lo que permite concentrar todos sus esfuerzos en el desarrollo y ejecución de su estrategia, en interés de todos sus accionistas”, dice el grupo. Repsol, entre otras cosas, quería evitar la desestabilización accionarial y también la llegada de un socio no deseado por la venta apresurada que pudiera haber hecho Sacyr a un tercero.

Además, Sacyr ha adaptado su presencia en el máximo órgano de gobienro de la petrolera a su menor participación y ha reducido desde de tres hasta dos el número de puestos en el consejo de administración, sillones que ocuparán el presidente de la constructora, Manuel Manrique, y Juan Abelló, uno de sus vicepresidentes. El ex presidente Luis del Rivero abandona su puesto como vocal y vicepresidente de la petrolera.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad