Restaura gana a su antiguo socio francés en los juzgados

stop

LITIGIO

Una de las fincas de Restaura en París

13 de julio de 2012 (20:14 CET)

La familia Solano ha cerrado uno de los capítulos legales que tiene abiertos la inmobiliaria Restaura. El pasado 27 de junio, venció a su antiguo socio francés ante los tribunales. El magistrado Miguel Ángel Chamorro Gonzalez, en comisión de servicios de la sala 7 de lo Mercantil de Barcelona, les ha dado la razón en la querella presentada por la sociedad Cognito por la forma en la que los fundadores recuperaron el timón de la compañía.

Un año antes de solicitar el concurso voluntario de acreedores, en noviembre de 2010, los Solano intentaron conseguir un último balón de oxígeno para su negocio con la venta por un euro del 70% de Restaura a Foncière Colbert. El grupo francés tenía que invertir 25 millones de euros en la inmobiliaria si refinanciaba su deuda, un objetivo que finalmente no se consiguió y llevaron los libros al juzgado.

Foncière Colbert entró en la inmobiliaria con dos sociedades distintas: Istrada Investments y Bricy. Al ser el socio mayoritario, nombró a François Moulias como administrador único en sustitución de Xavier Solano. Moulias, a su vez, operaba a través de Cognito, la empresa que se querelló contra los fundadores en septiembre de 2011. Un mes antes del inicio del proceso concursal.

Demanda individual

El elemento que ha hecho decantar la balanza a favor de Restaura, según fuentes judiciales, es que el inversor francés se posicionó a favor de los Solano. “Las sociedades adquirientes (Bricy e Istrada Investments) han llegado a un acuerdo transaccional en el que renuncian a cualquier reclamación derivada de los contratos firmados con la demandada”, afirma el magistrado en el auto, al que ha tenido acceso Economía Digital. “Molier actuó a título individual”, explican los mismos interlocutores.

El administrador quería declarar nula la junta de accionistas celebrada el 1 de junio de 2011, en la que se le apartó del cargo y se nombró gestor principal de Restaura a Thierry Miró Fernández, próximo a la familia Solano. Habían fracasado en el intento de refinanciar la deuda y tres meses después solicitaron el concurso voluntario con un pasivo de 300 millones.

Molier argumentó que la maniobra no era válida porque en la junta no estaba presente la totalidad del capital social. Un extremo que el juzgado mercantil ha desestimado. Por el momento, los representantes de Cognito no han recurrido.

Concurso acreedores

Pocas semanas antes de conseguir el fallo judicial a su favor, los gestores de Restaura pactaron el convenio para superar el concurso de acreedores. Incluye una quita del 80% de la deuda ordinaria, una espera de 5 años para el resto de créditos y negociar fuera del concurso los 250 millones que tienen en préstamos hipotecarios. Asimismo, el plan de viabilidad pasa por concentrar los esfuerzos en los activos estratégicos de la compañía, según otras fuentes judiciales.

Los Solano esperan ahora las adhesiones que tendrá su propuesta de convenio de acreedores. En la lista de acreedores hay entidades como el Banco Popular --el que más créditos tiene--, Bankia, La Caixa, Hacienda y varias sociedades vinculadas al grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad