El presidente de la CEIE, Juan Rosell. Esta patronal ha emitido este jueves un duro comunicado por el pacto entre el Gobierno y Podemos para subir el salario mínimo a 900 euros en 2020. / EFE/ Fernando Villar
stop

Juan Rosell termina su mandato en la CEOE tras ocho años en los que asegura que ha representado la opinión del organismo y no la suya propia

Nahiara S. Alonso

Economía Digital

El presidente de la CEIE, Juan Rosell. Esta patronal ha emitido este jueves un duro comunicado por el pacto entre el Gobierno y Podemos para subir el salario mínimo a 900 euros en 2020. / EFE/ Fernando Villar

Madrid, 14 de noviembre de 2018 (16:48 CET)

Juan Rosell, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), termina su mandato. Tras ocho años al frente, este miércoles se ha despedido del puesto con un discurso en el que afirma que su opinión es "más dura" que la del organismo que ha presidido, aunque no concreta en qué. "He representado la opinión de la CEOE, no la mía. En algunos temas yo habría sido más atrevido", defiende.

Además, ha presumido de dejar una "tesorería muy confortable" para su sucesor: 21 millones de euros en caja. "El equipo que entre nuevo va a tener margen para poder hacer cosas importantes", comenta. El presidente saliente destaca que siempre ha intentado ser prudente y ofrecer números y argumentarios.

"Representar a la CEOE es hacer el máximo común denominador de todo lo que la organización puede aceptar", ha apuntado, tras poner de ejemplo que había partes de la CEOE que no acababan de ver clara la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) que se pactó con el anterior Gobierno. Según Rosell, aceptar la subida del SMI fue "un postulado importante" de la patronal.

Juan Rosell evita hacer un diagnóstico sobre las consecuencias en la contratación del SMI de Pedro Sánchez

Rosell ha evitado hacer un diagnóstico sobre las consecuencias en la contratación del salario mínimo de 900 euros en 2019 que introduce Pedro Sánchez en sus presupuestos. Del que sí ha hablado es del que la CEOE pactó con el anterior Ejecutivo. "Con nuestras cifras, está demostrado que la subida del SMI no hace perder puestos de trabajo", ha defendido.

Rosell llegó a la cúpula de la CEOE en "unos años muy duros" y con una situación "compleja", ha confesado, ya que se encontró en la primera parte de una crisis económica que coincidió con el final del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

"Tuve una relación muy buena y correcta [con Zapatero], también en los años de Mariano Rajoy y muchas veces sin demostrar que teníamos la relación que teníamos", explica Rosell.

Nuevo presidente 

Este miércoles finaliza a última hora el plazo para presentar la candidatura para presidir la CEOE. El único candidato hasta el discurso de despedida de Rosell es Antonio Garamendi, actual presidente de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme).

Garamendi se postuló el pasado 12 de septiembre, cuando la patronal convocó oficialmente las elecciones. Si nadie más se presenta, el próximo miércoles 21 de noviembre será elegido presidente de la patronal en una asamblea electora.

Hemeroteca

CEOE
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad