José María Fernández de Sousa, presidente de Pharma Mar, y Sandra Ortega / las imágenes son de Pharma Mar y de EFE

Sandra Ortega se deja 20 millones en dos meses de crisis de Pharma Mar

stop

El 5% de la farmacéutica en manos de la mujer más rica de España, Sandra Ortega, vale hoy la mitad que en noviembre

Economía Digital Galicia

José María Fernández de Sousa, presidente de Pharma Mar, y Sandra Ortega / las imágenes son de Pharma Mar y de EFE

A Coruña, 20 de enero de 2018 (04:55 CET)

En el primer semestre del año pasado, Sandra Ortega, la hija del fundador de Inditex, reforzó su posición en Pharma Mar. Compró 22.300 acciones a un precio de 3,90 euros, cerca del tope que alcanzaría ese año la farmacéutica que preside José María Fernández de Sousa, situado en los 4,19 euros por título. Hoy, esas acciones valen 1,7 euros, tras sufrir tan severo desplome que la antigua Zeltia tuvo durante casi cinco horas su cotización bloqueada.

Los movimientos de la mujer más rica de España, que heredó de Rosalía Mera un 5% de la compañía (y otro tanto de Inditex), radiografían bien la evolución de Pharma Mar. Comenzó el año como una de las cotizadas más atractivas para los inversores, pero los reveses a sus patentes acabaron hundiéndola en el parqué. Desde el 9 de noviembre hasta hoy, poco más de dos meses, el valor de la participación de Sandra Ortega se redujo a la mitad.

Sandra Ortega compró el año pasado acciones de Pharma Mar a un precio que duplica el actual

La segunda máxima accionista, solo por detrás del presidente de la farmacéutica, se dejó casi 20 millones en el envite, al ritmo que marcó el abrupto descenso en la capitalización, de los 722 millones a los 378 millones actuales.

Sandra Ortega controla su 5,01% a través de su brazo inversor, Rosp Corunna, y tiene en el consejo de Pharma Mar a José Leyte, el que fuera sempiterno guardián de las finanzas de su madre, con cargos de apoderado o consejero en las principales sociedades del grupo familiar.

Dos batacazos

La caída de Pharma Mar en bolsa se produjo en dos oleadas. La primera el 9 de noviembre, el día posterior a que la Agencia Europea del Medicamento anticipase su negativa a autorizar la comercialización de Aplildin, el fármaco de la compañía para el tratamiento del mieloma múltiple. Los títulos se desplomaron un 33%.

La cotizada consideró sorprendente el dictamen de la EMA y juzgó excesivo el castigo de los inversores, atribuyendo a la inestabilidad política en Cataluña parte del declive en bolsa por infundir temor a los fondos. En aquella jornada la cotización estuvo bloqueada más de dos horas por la avalancha de órdenes de venta.

De bloqueo en bloqueo

Ese mismo mecanismo, el de inhibición de la cotización, se activó este viernes durante casi cinco horas, el día después de que Pharma Mar anunciara los insatisfactorios resultados del ensayo clínico para su fármaco contra el cáncer de ovarios, Zepsyre. Los títulos cayeron otro 34%.

La revalorización de la compañía en el parqué durante el primer semestre de 2017 y también durante el segundo del año anterior se debía en buena medida a las perspectivas optimistas sobre estos dos hitos, así como a la buena evolución de Yondelis, el anticancerígeno que se ha convertido en el fármaco estrella de la compañía y en uno de los referentes en la investigación médica en España.

También en el desarrollo de Yondelis, un proceso de casi una década, la entonces Zeltia sufrió importantes vaivenes en bolsa.

Sandra Ortega, segunda accionista

El control de la biotecnológica, que tiene a tres exministros (Carlos Solchaga, Eduardo Serra y Ana Palacio) en el consejo, está en manos de José María Fernández de Sousa, accionista mayoritario con el 11,1% del capital. Si bien, su área de influencia es más amplia, pues su mujer, Montserrat Andrade, controla otro 4,6%.

Sandra Ortega, segunda accionista, heredó el 5% tras la muerte de Rosalía Mera y añadió el año pasado otros 22.300 títulos a su paquete accionarial, situándose en el 5,01%. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad