Sareb frena el concurso de Marina d'Or por 260 pisos

stop

La decisión del juez sobre si aceptar o no la solicitud de compra del banco malo, clave para saber si Comervi, la promotora de Jesús Ger, supera la quiebra o va a liquidación

Juan Carlos Martínez

El complejo vacacional Marina d'Or, situada en la provincia de Castellón / Marina d'Or
El complejo vacacional Marina d'Or, situada en la provincia de Castellón / Marina d'Or

Madrid, 09 de marzo de 2016 (01:00 CET)

Se mantiene el compás de espera sobre la resolución final hacia la que se abocará Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi), la empresa promotora de Marina d'Or, propiedad de Jesús Ger, que en mayo de 2014 se acogió a concurso voluntario de acreedores en el juzgado Mercantil 1 de Castellón.

Todo pasa por saber la decisión que tomará el juez sobre la opción de compra presentada por Sareb, el principal acreedor de Comervi, por 260 viviendas del complejo vacacional repartidas en varias promociones.

Solo a partir de aquí, habrá que ver cómo se retoman las negociaciones entre la empresa y los dos principales acreedores, el propio banco malo, presidido por Jaime Echegoyen, y el Banco Sabadell. En función de lo que determine el magistrado, se verán cómo quedan las dos alternativas posibles, de tratar de sacar un convenio de acreedores o ir directamente a la liquidación de la compañía. 

Sareb y Banco Sabadell, acreedores

Comervi acumula una deuda financiera de 125 millones de euros. La mayor parte de este pasivo, unos 80 millones de euros, se corresponde con los créditos que Sareb recibió hace tres años de Bankia, Banco de Valencia y la antigua Caixa Galicia.

La deuda de la constructora de Jesús Ger con el Sabadell, de unos 16 millones de euros, procede, casi en su totalidad, de los créditos heredados de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), cubiertos por el Esquema de Protección de Activos (EPA) que el Sabadell recibió cuando, en diciembre de 2011, adquirió la entidad alicantina. Cobertura que absorberá la mayor parte de las pérdidas hasta 2021, cuando se cumplan diez años desde la fecha de adjudicación.

La empresa más morosa de la Comunidad Valenciana

Además de la deuda financiera, Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi), la constructora encargada de edificar las instalaciones del complejo vacacional Marina d' Or, tuvo el honor de figurar como la firma valenciana que más dinero debe a la Hacienda Pública –más de 46 millones de euros–, según el listado que, a finales del pasado mes de diciembre, hizo público la Agencia Tributaria.

Comervi, llamada inicialmente Construcciones Castellón 2000 y, después, Marina d'Or Loger, fue constituida en 1983 por Jesús Ger, que por entonces, vendía electrodomésticos, de cara a sacar provecho de las enormes posibilidades que ofrecía la construcción de apartamentos en costa castellonense.

Daciones e impagos previos al concurso

En los años previos a la definitiva entrada en concurso, Ger y los bancos pactaron diversos acuerdos de refinanciación, con dación en pago de muchos apartamentos que redujeron notablemente la deuda.

Refinanciaciones que, además de las daciones, incluían un calendario de pagos que el promotor de origen catalán llevaba al límite, dejando siempre dos mensualidades sin abonar para no ser considerado moroso. Pero, a finales de 2013, dejó de pagar.

El intento de los bancos por evitar la solicitud de concurso fue respondido por Ger con una alternativa inviable para sus acreedores, con quitas superiores al 50%, vencimiento a largo plazo del resto de la deuda y hasta la solicitud de liquidez para abordar nuevos proyectos.

La Sareb y los bancos dijeron que nones y fue el propio empresario el que se adelantó pidiendo el concurso voluntario de acreedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad