Telefónica enciende la cuenta atrás para cerrar sus prejubilaciones

Telefónica necesita vender para subirse al 5G

stop

Telefónica debe invertir 3.000 millones en esta tecnología, lo que incrementa la necesidad de desinversiones para mantener la deuda bajo control

Madrid, 03 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Hace tiempo que Telefónica hace cábalas sobre qué activos son estratégicos para el grupo. Hasta el momento, a través de diferentes ventas, ha dejado claro cuáles no lo son. Se ha desprendido de algunos de sus centros de datos, de su cartera de seguros y de cinco de sus filiales en países extranjeros. Pero la necesidad imperiosa de inversiones en 5G llevan a la compañía a seguir explorando nuevas ventas. 

Telefónica, que siempre ha manifestado tener como objetivo “aumentar el retorno sobre capital empleado”, tiene en el escaparate 50.000 torres móviles, que le generan 830 millones de ingresos y 360 de oibda. El precio de venta, de acuerdo a estimaciones de analistas de Banc Sabadell, estaría entre los 5.000 y 6.000 millones de euros, aplicando un ratio valor de empresa de entre 13,5 y 17 veces el resultado de explotación. 

La duda de los analistas es a quién venderá Telefónica estas torres. Consideran que un comprador alternativo a Telxius, su filial de telecomunicaciones que controla junto a otros socios, como Pontegadea (Amancio Ortega) y el estadounidense KKR, "generaría más valor".

La cifra obtenida ayudaría a la compañía a armarse de cara el 5G. Este medio publicó que la teleco española tiene por delante una gran inversión en espectro. "Con este calendario y con Alemania, Telefónica tiene por delante entre 3.000 y 4.000 millones en inversiones en 5G", explicaba Javier Borrachero, jefe de análisis del sector de telecomunicaciones en Kepler.

Pero hay dificultades en cifrar cuál será el volumen de inversión necesario. Durante la junta de accionistas, el propio presidente, José María Álvarez-Pallete, reconoció que existe incertidumbre sobre los costes de estas subastas, lo que supone otro factor negativo en la cotización de la empresa.

Otro de los factores que son decisivos para saber las necesidades de inversión de Telefónica es Brasil. Telefónica está en disposición de desbloquear activos en el país por un importe de 4.135 millones de reales (unos 922 millones de euros), según las estimaciones del banco brasileño ItaúBBA. Este hecho, relativamente reciente, ha llegado tras la aprobación esta misma semana en el Senado brasileño de la nueva ley nacional de telecomunicaciones.

Telefónica y la venta de países 

Los países también están en el punto de mira. Telefónica se ha desprendido ya de las filiales de tres de sus países de Centroamérica: Nicaragua, Panamá y Costa Rica. El grupo español comunicó que 503 millones de euros correspondían a Telefónica Costa Rica, 573 millones a Telefónica Panamá y 379 millones, que finalmente serían un poco más, a Telefónica Nicaragua. La transacción supuso unas plusvalías antes de impuestos que se estimaron en 800 millones de euros.

Antes llegaron las ventas de las filiales de Guatemala y El Salvador a la mexicana América Móvil, propiedad de Carlos Slim. Según se comunicó al regulador bursátil, la compañía vendió Telefónica Móviles Guatemala y Telefónica Móviles El Salvador por 570 millones de euros en total, obteniendo unas plusvalías netas de 120 millones.

La teleco, que sí descarta desprenderse de otros enclaves como Reino Unido y Alemania, también ha manifestado que no está contenta con el rendimiento de otras, como es el caso de México, donde todavía no se ha materializado ninguna operación. "No estamos contentos con México", se limitó a comentar el presidente de la compañía en la presentación de sus resultados anuales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad