Un bufete americano triunfa con la legalización de latinos adinerados en España

stop

Un despacho especializado en regularizar inmigrantes empresarios en Estados Unidos destapa un atajo para traer a España a latinoamericanos con recursos. Con apenas 26.000 euros en el banco, se puede pedir la residencia con un trámite casi desconocido para la mayoría de despachos

El abogado estadounidense Alexandre Rangel.

Madrid , 10 de enero de 2016 (04:00 CET)

Alexandre Rangel ha hecho carrera en Estados Unidos con una clara especialización: buscando la forma de regularizar empresarios, inversores y latinoamericanos con poder adquisitivo que desean abandonar sus países para asentarse en Florida, Nueva York o California.  

A pesar de los vaivenes de los países latinoamericanos, hay una aspiración común que permanece inalterable entre buena parte de los empresarios desde México a Argentina: emigrar al Norte para disfrutar de la seguridad y de la calidad de vida que, pese a sus ahorros y sus fortunas, no pueden disfrutar en sus países de origen.  

Rangel se ha especializado en buscar el tipo de visado en Estados Unidos para mexicanos, peruanos, argentinos, colombianos y venezolanos, entre muchas otras nacionalidades. Nacido en Estados Unidos, de familia venezolana, recomienda para cada caso una salida diferente. Visado EB-5 para los inversores con más de 500.000 dólares que pueden inyectar recursos en terceras compañías o la visa E-2 para inversionistas que desean abrir una franquicia.  

Pero las crecientes restricciones en Estados Unidos hacen cada vez más complicada la residencia permanente de los adinerados latinoamericanos que buscan orden y paz en latitudes superiores.  La inversión en un negocio, la contratación de empleados e incluso la inyección de medio millón de dólares no son garantía de residencia permanente. Después del esfuerzo económico, muchas de las familias latinoamericanas con recursos comienzan la frustración.  

El propio Rangel, que dirige un despacho de abogados en Miami y que cuenta con delegados en México, Lima, Caracas y Medellín, descubrió un resquicio legal para que los latinoamericanos que querían dejar atrás los problemas de sus países.  

Opción desconocida

"Me enteré algo que casi ningún despacho trabaja en España: el visado de residencia no lucrativa. El gobierno español sólo exige una cantidad de 26.000 euros en una cuenta en el banco más 6.000 euros por integrante familiar. Es una cantidad irrisoria para un empresario o un inversor latinoamericano o que lleve años en Estados Unidos", explica Rangel.  

La opción es desconocida por la mayoría de despachos especializados en migración en España por una sencilla razón: el visado en cuestión debe ser tramitado desde el país de origen y ningún inmigrante residente en España puede solicitarlo. También tiene una restricción: durante el primer año, el beneficiario no puede cotizar a la Seguridad Social y sólo podrá administrar negocios o hacer inversiones.  

Las facilidades que ofrece España a los inversores latinoamericanos ha hecho que Rangel abra una delegación en Madrid: SíEspaña, una empresa asociada con un reconocido despacho de inmigración y laboral y con asesoría locales para inversión inmobiliaria, de franquicias y de educación.  

El bufete, con menos de un año de operaciones en España, ya ha tramitado el permiso de residencia a 55 empresarios e inversores, algunos de ellos fueron incapaces de lograr la residencia permanente en Estados Unidos.  

Vendedor de España

"A cada cliente latinoamericano que me llama para residenciarse en Estados Unidos, le explico que España ofrece muchas más ventajas que Estados Unidos. Cuando un inmigrante elige el país, tiene que valorar las posibilidades que tiene para adaptarse y lograr la permanencia y en Estados Unidos, esto es muy incierto. Ningún visado te da garantías de nada", explica el experto en migración.   

En cada recomendación, en cada llamada, el despacho en Miami se ha convertido en un promotor de España como destino inversor. Están convencidos de que el país ofrece muchas más ventajas que Estados Unidos. No sólo por las mayores facilidades para establecer una residencia legal (también están las opciones de visado de inversor inmobiliario o la de emprendedor) sino por la mayor calidad de vida.  

"Muchos españoles no aprecian lo bien que se vive en este país, tal vez porque no conocen las realidades o los problemas de otros países. Hay algunos inversores que tienen dudas por la realidad económica. A todos les digo lo mismo: ¿ustedes creen que los tres hombres más ricos del mundo, Carlos Slim, Bill Gates y Warren Buffet invertirían en España si no vieran claras posibilidades de crecimiento?", se pregunta Rangel.  

El abogado americano se cree tanto las bondades del país, se cree tanto a España, que planifica también cambiar de residencia: de Miami a Madrid. Ya está avanzado en sus planes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad