Veritas evita la banca para continuar su plan de expansión

stop

La cadena de comida ecológica mantiene el ritmo de tres aperturas anuales de tiendas con recursos propios. Parte de su éxito radica en depender al mínimo de los bancos

Supermercado Veritas en Andorra.

09 de julio de 2012 (20:45 CET)

Veritas, la cadena de tiendas de comida ecológica, continúa el ritmo de ventas de expansión de entre dos y tres nuevos locales cada año sin prácticamente depender de los créditos bancarios. La compañía, fundada hace 10 años por cuatro inversores, ya cuenta con 24 establecimientos (la gran mayoría en la provincia de Barcelona) y está a punto de abrir la tienda en internet.

La creciente demanda de productos más naturales y sin aditivos químicos ha permitido un crecimiento constante de la compañía a pesar de las dificultades del mercado crediticio y del auge de productos más baratos. “Hay muchos consumidores que buscan precios más bajos, pero hay una buena parte del mercado que prefiere pagar productos de calidad”, opina Silvio Elías, director general de Veritas.

Elías asegura que su empresa ha venido cumpliendo con los planes de expansión formulados en la fundación de la empresa, hace 10 años, y está convencido de que el principal obstáculo es encontrar locales céntricos en grandes poblaciones. “Es lo más difícil de nuestro negocio, porque necesitamos ubicaciones céntricas, de 300 o 400 metros cuadrados, en núcleos urbanos donde pueda haber mercado crítico. Al final terminamos compitiendo por los locales con empresas como Zara o Mango”, explica Elías.

Táctica copiada

El apalancamiento mínimo de la empresa, que le ha permitido crecer sin grandes hipotecas, ha sido el mismo modelo aplicado por las gigantes del comercio español: Inditex, Mercadona y El Corte Inglés. Las tres empresas han elegido un modelo que les permite prescindir de la financiación: cobran de inmediato a sus clientes pero pagan hasta a 6 meses a sus proveedores, una estrategia financiera que les permite evadir casi por completo la ayuda de la banca.

Mercadona tiene unas reservas voluntarias de 2.186 millones de euros, producto de los beneficios de años anteriores. Prácticamente todo lo que gana lo reinvierte en el negocio, principalmente en nuevas aperturas, una política similar a la de El Corte Inglés. Con un pasivo de 5.788 millones de euros, la empresa, caso de estudio en las mejores escuelas de negocio del mundo, tiene una deuda con los bancos de apenas ocho milllones de euros.

Veritas espera seguir creciendo con este mismo modelo financiero independiente que le ha permitido aumentar su volumen de negocio en un 10% anual desde su creación en 2002, "un ritmo más rápido" que el de Mercadona, remarca el fundador de Veritas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad