Vodafone aborta la fusión formal con ONO para ahorrar impuestos

stop

La compañía integrada pagaría más tasas que las dos sociedades por separado

Sede de Vodafone en Madrid / Reuters

Madrid, 13 de junio de 2016 (13:45 CET)

Vodafone y ONO no se unen, al menos por ahora. La compañía ha explicado este lunes que, por motivos fiscales, suspende la fusión societaria con el operador de cable, adquirido por unos 7.200 millones de euros en 2014.

Pese a que Vodafone no ha aclarado por qué ha tomado esta decisión, un portavoz de ONO ha asegurado que las tasas fiscales que la compañía integrada tendría que soportar "serían mucho más altas que las tasas que deben pagar las dos sociedades por separado".

Esta circunstancia se produce debido a que, recientemente, el Tribunal Supremo consideró legal el cobro de una tasa impuesta por el Ayuntamiento de Madrid a los operadores de telefonía móvil por el uso del subsuelo y suelo. De esta manera, abrió la puerta a que otros ayuntamientos aprovechen la sentencia para crear nuevos impuestos con los que incrementar los ingresos para las arcas públicas.

Por este motivo, si se llega a ejecutar la fusión en los términos inicialmente previstos, ONO y Vodafone serían una única compañía y subiría su factura fiscal.

Vodafone tenía previsto culminar la integración de ONO el pasado 1 de junio. En cualquier caso, la suspensión de esta operación no tendrá consecuencias para los cerca de 18 millones de clientes que tiene en España, según fuentes de la compañía, que cotinuarán recibiendo los mismos servicios de televisión, internet y telefonía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad