Volkswagen dejará que sus coches trucados contaminen un año más

stop

Escándalo del 'dieselgate'

Xavier Alegret

Trabajadores de todas las plantas del grupo Volkswagen, reunidos hace unas semanas en la sede de VW, en Wolfsburg / EFE
Trabajadores de todas las plantas del grupo Volkswagen, reunidos hace unas semanas en la sede de VW, en Wolfsburg / EFE

en Barcelona, 07 de octubre de 2015 (09:21 CET)

Los propietarios de un coche Volkswagen, Seat, Audi o Skoda con motor manipulado tendrán que esperar al menos tres meses para que se les repare el coche. El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, ha explicado que hasta 2016 no empezarán las reparaciones, y el grupo se tomará todo el año para llevarlas a cabo. Así, parte de los millones de coches de altas emisiones estarán todavía más de un año contaminando.

El nuevo mandamás del primer fabricante automovilístico europeo ha dado su primera entrevista desde que asumió el cargo al diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, al cual ha explicado que las reparaciones de los motores diésel del grupo con el motor EA 189 empezarán previsiblemente en enero y "a finales de 2016 deben estar arreglados todos los coches".

Matthias Müller ha rebajado la cifra de automóviles afectados, de los 11 millones que reconoció VW en una primera instancia a 9,5 millones. "Hay menos, pero todavía son demasiados", ha aclarado. Antes de empezar las reparaciones, el grupo deberá someter a las autoridades federales de transporte de vehículos las soluciones técnicas, cosa que hará esta misma semana. Si se aceptan, podrán comenzarán las intervenciones en enero.

Intervenciones profundas en algunos motores

Las reparaciones no serán sencillas. Mientras un gran número de los motores se pueden reparar mediante una actualización de software, parte de los coches necesitarán intervenciones más profundas. Müller no ha concretado cuántos automóviles necesitaran esta reparación pero sí ha reiterado que será gratuita para los clientes.

De todos los coches afectados, 8 millones están en Europa y unos 680.000 en España, según los datos ofrecidos por el grupo. Desde el pasado sábado, los clientes de las marcas de VW ya pueden consultar telefónicamente y por internet si compraron un coche manipulado.

Ajustes "dolorosos" y desinversiones

Este martes en la sede del grupo en Wolfsburg, Müller se dirigió a la plantilla en una reunión con representantes de los trabajadores de todos los centros de trabajo del grupo, y sus palabras no pasaron desapercibidas. El nuevo presidente de Volkswagen explicó que habrá ajustes "dolorosos" y que se replantearán todas las inversiones y sólo se mantendrán las prioritarias.

En España, donde el grupo tiene dos fábricas –Seat en Martorell, Barcelona, y Volkswagen en Navarra–, está prevista la inversión de 4.200 millones de euros entre 2015 y 2019, de los cuales 3.300 tienen destino Seat.  El mismo martes, Mariano Rajoy mostró sus temores sobre la posibilidad de que se suspendan las inversiones y dijo que intentará que no se frenen.

En cambio, los trabajadores de Seat que están en las reuniones en Wolfsburg se mostraron confiados en que la fábrica de Martorell se salve de las desinversiones y que éstas se centren en las fábricas americanas del grupo. Sin embargo, la incertidumbre sobre lo que deberá pagar el grupo en sanciones y demandas y también sobre la previsible caída de ventas hace prever un futuro algo más negro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad