Xercavins involucra a Creuheras, Elias y Costafreda en su nuevo proyecto inmobiliario

stop

El equipo fundador de Tauro Real State inyecta 10 millones de euros al capital fundacional del grupo

De izquierda a derecha, Josep Maria Xercavins, José Creuheras y Silvio Elias | ED

15 de abril de 2014 (20:14 CET)

Josep Maria Xercavins se ha rodeado de ilustres apellidos catalanes en su nuevo proyecto inmobiliario. El empresario de Barcelona ha conseguido poner al frente de Tauro Real Estate al vicepresidente de Planeta y de la Fundación José Manuel Lara Hernández, José Creuheras. El hombre fuerte del grupo de comunicación ocupa la presidencia del fondo de inversión inmobiliario, según datos del Registro Mercantil.

No es el único gran empresario que ha decidido invertir en ladrillo junto a Xercavins. Ostentarán un cargo en la cúpula de Tauro el ex propietario de Panrico y actual directivo de la bocadillera Sandwich & Friends, Albert Costafreda; y el antiguo dueño de Caprabo y ahora miembro del equipo económico del Fútbol Club Barcelona, Silvio Elias. Ambos empresarios han canalizado la inversión en el fondo inmobiliario a través de sus family office. Las sociedades Universal Panadería y Bollería y Sandrigham, respectivamente.

Cúpula

También ha apostado por Tauro el empresario Jose Maria Riera. Lo hace mediante el grupo de inversión Gezarena, una sociedad especializada en el sector inmobiliario.

Completan la lista de los primeros directivo de la sociedad de inversión dos letrados muy conocidos en Barcelona. El fundador de Vialegis, Pablo Usandizaga, y el abogado del bufete Romero, Jose Javier Sampietro Cosculluela.

Unos 10 millones de capital inicial


Xercavins avanzó hace casi dos meses que Tauro se centrará en la adquisición de edificios. Su intención inicial era atraer unos 25 millones de euros para empezar el negocio. Por el momento, el capital inicial escriturado en el Registro Mercantil es de 10 millones de euros.

El empresario de Barcelona emprendió el nuevo business inmobiliario tras su salida definitiva del grupo que aglutina a todos los ricos catalanes, Metropolis. La reestructuración interna de la compañía terminó a finales del pasado febrero e implicó que Xercavins cortara todas las vinculaciones que mantenía con la empresa y su filial, Metroinvest. El ejecutivo fue el hombre fuerte de la sociedad inversora durante años, pero sus tejemanejes en la compañía provocaron que fuera apartado por el resto de accionistas de la matriz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad