Yamaha despedirá a 388 trabajadores en Barcelona

stop

Presenta un ERE para la fábrica de la compañía japonesa en Palau-solità i Plegamans, después de que anunciara hace un mes su decisión de cerrar la planta y trasladar la producción a Francia

02 de marzo de 2011 (18:52 CET)

Yamaha ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 388 trabajadores de la fábrica de la compañía japonesa en Palau-solità i Plegamans (Barcelona), después de que anunciara hace un mes su decisión de cerrar la planta y trasladar la producción a Saint Quentin (Francia).

El ERE plantea 100 recolocaciones a la fábrica francesa -la única que quedará en Europa tras el cierre de la catalana-, e indemnizaciones para los despedidos de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades.

El plan social contempla también prejubilaciones para los trabajadores a partir de 58 años, con el 80% del salario neto hasta la edad de jubilación y de la base reguladora de jubilación para los empleados de 58 y 59 años, y con el 90% del salario y de la base reguladora de jubilación para los mayores de 59 años.

Yamaha justifica el cierre de la fábrica catalana y el traslado de la producción a Francia por el descenso de las ventas de la compañía en Europa, del 47% en tres años, así como la caída de la producción en el continente, del 55% en dos años.

Además, la compañía nipona ha argumentado que la planta de Saint Quentin produce tubos de escape y motores fuera borda, líneas de producción que no existen en Palau-solità i Plegamans, y que la planta francesa ofrece una mayor capacidad de producción, lo que coloca a la empresa en una posición más competitiva en caso de recuperar las ventas y la producción.

Los empleados afectados serán los relacionados con los procesos industriales --producción y corporativos vinculados a la producción--, y mantendrá su presencia y actividad comercial en España, y sus oficinas centrales en el país seguirán en Palau.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad