Banco de España cuestiona el bono joven de alquiler de Sánchez: “Puede elevar los precios”

El organismo pide ser "tremendamente cuidadosos" en el diseño de beneficios fiscales y critica los límites a los precios de alquiler en zonas tensionadas de la nueva Ley de Vivienda porque es "pan para hoy y hambre para mañana"

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce.

La nueva Ley por el Derecho a la Vivienda aprobada por el Gobierno el pasado 26 de octubre recibe una valoración descafeinada por el Banco de España, que aprecia su enfoque hacia el alquiler pero cuestiona el límite a los precios de los arrendamientos y la medida ‘estrella’ del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del bono joven de alquiler porque “pueden traducirse en un aumento de los precios”.

Así lo ha señalado el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, en un coloquio sobre la nueva Ley de Vivienda, organizado por la Fundación Alternativas, en el que ha cuestionado algunas medidas del anteproyecto de la nueva ley, actualmente en trámite de información pública hasta este jueves, antes de su aprobación en segunda lectura en diciembre.

Arce ha advertido de que la implementación de algunos elementos de la nueva ley determinará su éxito o no, y ha incidido sobre todo sobre la otorgamiento de beneficios fiscales a los arrendatarios en determinados núcleos poblacionales dada la experiencia acumulada en otros países y en España ante las “peculiaridades” del mercado del alquiler.

“Sabemos que cuando se da una ayuda en un mercado cuya oferta es limitada o poco elástica como el mercado del alquiler se acaba traduciendo en un mayor precio y mayores rentas”, ha avisado Arce. A principios de octubre Sánchez anunció la creación de un bono joven de vivienda de hasta 250 euros al mes durante dos años para jóvenes de entre 18 y 35 años con ingresos de menos de 23.725 euros, que tendrá un límite de precio.

Pide ser “extremadamente cuidadosos” en el diseño

Por este motivo, Arce, que no prejuzga la utilización o no de este tiipo de instrumentos, ha pedido. que se diseñen “muy bien” para que cumplan su objetivo y al tratarse además de “dinero público”.

Ve necesario ser “tremendamente cuidadosos” también ante las carencias en los datos para implementar políticas de vivienda y evaluar su eficiencia ‘ex ante’ y ‘ex post’ en materia de vivienda y alquiler. “Lamentablemente nos movemos muchas veces a ciegas con muy pocos datos”, ha avisado.

En este sentido, aunque el Ministerio de Fomento puso en marcha una iniciativa “positiva” para disponer de un índice de precios del alquiler, Arce ha lamentado que el nuevo índice del precio de alquiler para determinar los límites en las zonas tensionadas “no va a servir para ese propósito” de fijar las zonas tensionadas porque llega con “mucho decalaje“, y arroja datos del stock de vivienda de alquiler en una nueva zona no del flujo de contratos.

El límite a los precios: “Pan para hoy y hambre para mañana”

Si se implementan límites a los precios de alquiler se precisa de información “muy detallada” sobre la renta media de los arrendatarios y no sobre la de todos los vecinos (sección censal), por lo que ha defendido en la necesidad de poner énfasis en el desarrollo de “muchas más buenas bases de datos” y herramientas, ya que ahora se trabaja “muy a oscuras”.

En cualquier caso, el Banco de España mantiene una postura contraria a la fijación de topes a los precios del alquiler, como los recogidos en la nueva Ley, ya que la “experiencia histórica” corrobora que son “pan para hoy y hambre para mañana”, porque “soluciona puntualmente un problema de subida de precios en un área muy localizada pero te empeora lo que hay alrededor”.

“Este tipo de medidas no son las que yo consideraría como capaces parae stimular una oferta amplia y estable del mercado del alquiler”, ha sentenciado el director general de Economía de la institución.

Aunque Arce valora que la nueva Ley “acierta” al poner “énfasis” en el alquiler, rechaza estos límites y cree que la “única solución duradera” frente al problema del ajuste de la demanda y la oferta en el alquiler es aumentar de manera estable la oferta.

Según Arce, el problema del tensionamiento en el alquiler obedece a un aumento mucho más rápido de la demanda que de la oferta, debido a ls dificultades y la alta tasa de paro de los jóvenes y un cambio en las preferencia sociales al tener menos querencia aa hipotecarse.

Sin sobrecalentamiento en vivienda en España pero “señales” en otros países

El director general de Economía y Estadística del Banco de España ha tranquilizado al afirmar que no se detecta “ninguna evidencia clara de sobrecalentameinto o acumulación de desequilibrios” en el mercado de vivienda en España, mientras que en otros mercados europeos ya hay “señales de cierto sobrecalentamiento”.

También se ha referido a los problemas de financiación para promover vivienda de alquiler, algo que cree que precisa de una “tremenda atención” en materia de seguridad y predictibilidad jurídica, ya que las inversiones a largo plazo son “muy cuantiosas” y el dinero es “cauto y medioso” y precisa de predictibilidad regulatoria.

Al hilo, se ha referido a la “extrañeza” en la superioridad y la preferencia de la oferta procedente de personas física en el mercado de alquiler.

El Gobierno defiende que “no pretende usurpar el derecho a la propiedad”

En el mismo acto, el secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, ha defendido la nueva Ley Estatal de Vivienda para garantizar los derechos constitucionales del acceso a una vivienda digna y ha aseverado que “no pretende usurpar el derecho a la propiedad privada”.

Lucas ha subrayado que los límites a los precios en el alquiler en zonas tensionadas se delimitan de manera “objetiva” para ayudas a las familias y son “excepcionales y acotadas en el tiempo”, ya que son las CCAA con “procedimientos transparentes, información pública y reglado” fijar la posibilidad de zonas tensionadas.

En este sentido, ha aseverado que en el Gobierno han sido “escrupulosos” con la capacidad normativa y delegando en las CCA, ya que son las que tendrán la potestad para fijar un control sobre las rentas de alquiler.

Se ha referido también a otro de los principales puntos de la ley, el impulso al parque público de vivienda, ya que en España representa apenas el 2,5% del total, frente al a media europea del 9,3% o cerca del 30% en Países Bajos. Todo ello en paralelo al Plan de Vivienda Asequible que impulsará 100.000 viviendas, de ellas 10.000 por el Estado en coordinación con CCAA y ayuntamientos y el resto en actuaciones con el sector privado mediante gestores de vivienda, el Fondo Social bancario con las entidades financieras o acuerdos con la Sareb.

La nueva Ley de Vivienda irá entrelazada al anteproyecto de la Ley de Arquitectura y calidad del entorno construido, para propiciar habilitabilidad y calidad con espacios “más bellos, ciudades más sostenibles y vivibles” en el marco del componente 2 de rehabilitación y regeneración urbana del Plan de Recuperación, dotado con 6.820 millones.

Dentro de ello, se contemplan actuaciones de rehabilitación y regeneración de vivienda individual, colectiva, bloque o barrios, así como de edificios públicos municipales y autonómicos y la construcción de vivienda social de alquiler, con 1.000 millones de euros, para construir 20.000 viviendas con fondos europeos del total de 100.000 viviendas previstas.