Calviño reitera la disposición del Gobierno al acuerdo para ampliar el aeropuerto de El Prat

La vicepresidenta primera defiende la inversión en El Prat y marca distancias con Yolanda Díaz, contraria a la operación, afirmando que "la posición del Gobierno la expresa el presidente y la ministra de Transportes"

En la imagen, un avión despega ante la torre de control del aeropuerto de El Prat. / EFE

En la imagen, un avión despega ante la torre de control del aeropuerto de El Prat. / EFE

“La pelota está en el tejado del Gobierno de la Generalitat”, ha afirmado este lunes la vicepresidenta primera de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, sobre las posibilidades de revertir la paralización de la ampliación del aeropuerto de El Prat de Barcelona, asegurando que desde el Ejecutivo central “siempre” están abiertos a “hablar y dialogar”.

Este sábado la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, consideraba que, a su parecer, todavía queda tiempo para retomar las negociaciones entre el Gobierno, Aena y el Govern de la Generalitat que permitan materializar el proyecto de ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas – El Prat. 

La vicepresidenta primera ha mostrado el “compromiso” del Gobierno con las inversiones en Cataluña, “como en el resto de España”, en materia de Cercanías o de ampliación de El Prat, Eso sí, Calviño ha lamentado que sea el Govern el que no tenga una posición “muy clara o muy madura” sobre la inversión aeroportuaria, según ha indicado en declaraciones a Telecinco, recogidas por Economía Digital.

El principal partido del Govern, ERC, retiró in extremis su apoyo al proyecto de ampliación para el que preveía destinarse hasta 1.700 millones de euros, que se sumó a otras formaciones que desde el principio se opusieron a la operación, con la que se iba a construir una nueva terminal satélite, ampliar una de las ya existentes y conectar vía ferroviaria el aeropuerto de El Prat con otros aeropuertos provinciales, lo que habría creado alrededor de 80.000 empleados. 

La ministra Raquel Sánchez anunció el pasado miércoles la suspensión del proyecto multimillonario, al conocer el cambio de posición de ERC y tras hacerse públicos los efectos devastadores que la ampliación del proyecto tendría para la reserva natural de ‘La Ricarda’, unos humedales situados contiguamente al aeropuerto protegidos por la red europea natura 2000

Marca distancias con Yolanda Díaz

Ante las discrepancias en el seno del Gobierno por la inversión, ante el rechazo del ala de Unidas Podemos por el perjuicio medioambiental de la operación, y las críticas vertidas de esa facción, Calviño ha sido tajante al afirmar que “la posición del Gobierno la expresa el presidente y la ministra de Transportes”, más allá de que pueda haber “comentarios distintos”. 

“Queremos dejar claro que creemos que es buena para la economía catalana y española”, ha enfatizado Calviño, quien ha hecho hincapié en que el Gobierno busca que haya distintos motores y polos de crecimiento y desarrollo por todo el territorio, como Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga o Coruña. 

Ha marcado Calviño, una vez más, distancias respecto a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien el pasado jueves celebró desde las inmediaciones del espacio natural de la Ricarda que el Gobierno haya decidido paralizar el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat que tildo de “invasivo y depredador”. 

Díaz aseguró haber trabajado “en silencio” en el seno del Gobierno en contra del proyecto, arrogándose cierto mérito en la paralización del proyecto y habida cuenta de la “discrepancia” que mantiene con la parte socialista del Gobierno sobre este asunto. 

“Diálogo constructivo” con Cataluña tras una Diada “pacífica”

De cualquier forma, la vicepresidenta Calviño ha defendido una “agenda positiva” para la economía y la sociedad y no volver al “choque de trenes” del pasado ante los intentos secesionistas en Cataluña, celebrando que el día de la Diada fuese una “celebración pacífica en un ambiente relativamente tranquilo muy distinto al de años anteriores”, pese a los altercados registrados en Via Laietana.

“En el Gobierno hemos contribuido a que cambie el ambiente en un momento en el que había crispación y tensión social extraordinaria”, ha añadido, al tiempo que ha restado importancia quien asista a la reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y Cataluña (en la que cree que no se hablará de El Prat) y ha valorado que haya un “diálogo constrictivo para encauzar mejor la relación de Cataluña y su integración dentro del conjunto del país”.