Policías denuncian “cobardía” del Gobierno por el incidente de la Diada

Consideran que el incidente entre manifestantes y policías de ayer, donde se insultó y arrojó objetos a los agentes, es un "ataque a la democracia"

Centenares de personas participan en la manifestación convocada por la ANC en Barcelona con motivo de la Diada del 11 de septiembre, que avanza desde la plaza Urquinaona hasta la Estación de Francia, donde está instalado el escenario para los parlamentos finales. EFE/ Quique Garcia

La Unión Federal de la Policía (UFP) ha criticado este domingo la “pasividad” del Gobierno y del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a quien han tildado de “políticamente cobarde” debido al incidente que tuvo lugar frente Jefatura de la Policía Nacional en la Via Laietana de Barcelona durante el transcurso de la marcha convocada con motivo de la Diada de Cataluña el pasado sábado.

Durante dicha marcha, varios centenares de manifestantes se quedaron frente a la sede policial y arrojaron aviones y rollos de papel higiénico, que durante la tarde se convirtieron en bolsas o globos de pintura, huevos, botellas o latas, a la vez que miles de manifestantes corearon consignas anti-policiales como “la policía tortura y asesina”, “no os merecéis la bandera que lleváis” (esta última dirigida a los Mossos d’Esquadra, que portan la Senyera) o “fuera las fuerzas de ocupación”, entre otros.

El sindicato policial ha considerado a través de un comunicado que lo de ayer representa un “ataque” no solo a la policía, sino a “las instituciones del Estado”, al “estado de derecho” y “a la democracia”.

“(El Gobierno y el ministro de Interior) han entendido que se trata de un ataque aislado a un centro policial, sabiendo como saben que esto va más allá de un simple ataque. Las instituciones del Estado están en peligro en Cataluña y hoy más que nunca es necesaria la reacción contundente del Gobierno y del ministro del Interior“, reclaman.

Además, tachan de “políticamente cobarde” tanto al Ejecutivo como al Ministerio porque la policía, consideran “no puede defenderse de los violentos” y tiene que “aguantar estas agresiones” sin que se dé la orden de actuar contra los manifestantes.

“Este no es un ataque a la Policía, es un ataque a la democracia…, y el Gobierno y su ministro del Interior son los máximos responsables de esta situación y a ellos vamos a exigir responsabilidades, porque está en juego la democracia y el Estado de derecho en Cataluña y, por lo tanto, en España”, han sentenciado. 

Durante el altercado, también se retiraron las vallas que establecían un perímetro y se vació un extintor sobre el reducido equipo de agentes, que esperó a los refuerzos para realizar las dos detenciones con las que se saldó la tarde. Uno de los manifestantes está acusado de desórdenes públicos. El otro, de atentado a la autoridad.

Andoni Berná Calvo