Cataluña vuelve a liderar en 2021 la fuga de empresas: pierde 396 mientras Madrid gana 194

Cataluña acumula una pérdida de 4.677 empresas desde la celebración del referéndum ilegal el 1 de octubre de 2017, mientras que la Comunidad de Madrid se ha consolidado como la principal sede fiscal del país

En la imagen, el presidente catalán, Pere Aragonès. EFE/Marta Pérez.

Cataluña volvió a liderar a gran distancia la fuga de empresas en el ejercicio 2021 al perder un total de 396 empresas en el conjunto del año. La región presidida por Pére Aragonés acusó el impacto de la crisis de la Covid-19 y los estragos económicos y sociales acumulados tras varios ejercicios previos convulsos por la incertidumbre política y social desatada con el desafío independentista.

En contraposición, la Comunidad de Madrid liderada por Isabel Díaz Ayuso volvió a situarse a la cabeza al acoger un total de 194 empresas en el conjunto del año, beneficiada por su política fiscal de bajos impuestos favorable a las inversiones y el emprendimiento empresarial, a pesar de haber sufrido también el impacto económico de las sucesivas olas del coronavirus.

Este es el resultado de las cifras del Colegio de Registradores, facilitadas a Economía Digital, que reflejan cómo la pandemia impactó de lleno en los datos de traslados de sede social, así como en los de constitución o concursos de acreedores ante el parón de los registros con motivo del Estado de alarma entre los meses de marzo y junio de 2020 pero una vuelta a la actividad en 2021 en la que Cataluña sigue manteniéndose líder en lo que a marcha de empresas se refiere.

Los datos de traslados de sede revelan la tendencia de una supremacía económica madrileña desde que en 2017 dio el ‘sorpasso’ económico a Cataluña, en medio de una crisis política y social en la región catalana desatada por el desafío independentista. Todo a punta a que el ejercicio 2021 habría cerrado liderando de nuevo por quinto año consecutivo.

La huida de empresas se agudiza en Cataluña: pierde 4.677 empresas desde el 1-O

Aunque Cataluña recibió un total de 609 empresas en el conjunto del año, por encima de las 516 del año 2020 y cerca de las 624 de 2019, otras 935 compañías decidieron trasladar su sede social fuera de la región, muy por encima de las 666 del año anterior y algo menos que las 948 que lo hicieron en 2019, antes de la pandemia.

Más en detalle, en el primer trimestre se fueron de Cataluña 254 compañías, pero llegaron 175, con un saldo negativo de 79, que se agravó a 91 en el segundo trimestre. En el tercer trimestre Cataluña vio cómo se marchaban 177 empresas y llegaban solo 102, con una pérdida de otras 75 empresas, a las que se han añadido en el cuarto trimestre 194 marchas frente a 113 llegadas, con la consecuente pérdida de 81 empresas. En total, Cataluña perdió 326 sociedades el año pasado.

Así las cosas, desde la celebración del referéndum ilegal de independencia el 1 de octubre de 2017, Cataluña ha sufrido la pérdida de un total de 4.596 empresas, según los cálculos realizados por Economía Digital con datos facilitados por el Colegio de Registradores, cuyas cifras de movimientos no corresponden a solicitudes de traslado sino a confirmaciones de traslado inscritas en el registro de destino.

Con todo, y aunque Cataluña encabeza el éxodo de empresas entre el total de 17 comunidades autónomas españolas desde el año 2017 e inclusive desde antes, al menos el ejercicio 2012, este notable volumen de traslados de sedes sociales en la región se ha moderado en buena medida.

Así, frente a la pérdida de 1.988 empresas en el año 2017, sobre todo en el último cuatrimestre tras el fallido referéndum de independencia, la fuga de empresa. en Cataluña se moderó algo en 2018, hasta 1.892 traslados, y disminuyó considerablemente en 2019, hasta 324, e inclusive más aún el año pasado, con un 2020 marcado por la pandemia en el que 151 empresas se trasladaron fuera de la región.

Los traslados suben un 27,6%: ocho CCAA pierden empresas

En un análisis total, España registró un total de 5.199 traslados de empresa, lo que supone un incremento del 27,6% respecto a los 4.075 contabilizados en el año 2020, marcado por la pandemia y por las restricciones, que produjeron una variación en el mismo porcentaje, pero a la inversa, es decir, una reducción del 27,6% en comparativa con los 5.625 que hubo en 2019, antes de la llegada de la Covid-19. Se constata por tanto la reanudación de la actividad registral tras el parón durante varios meses en 2020.

A nivel regional, ocho CCAA sufrieron la pérdida de empresas el año pasado, mientras que las restantes nuevo lograron sumar compañías en sus territorios. Así, entre las CCAA que registraron las mayores cifras de recepción de empresas al comparar el saldo de entradas y salidas, según reflejan los datos de confirmaciones inscritas en el registro de destino, vuelve a liderar la Comunidad de Madrid, que ganó 194 empresas, seguida por Baleares (83), Galicia (68) y Andalucía (29).

Las otras CCAA que lograron un saldo positivo en los registros son Aragón (11 empresas más), Canarias (10), Cantabria (8), Navarra (6) y Asturias (1). Entre las regiones que presentaron un mayor saldo negativo, al haberse marchado más empresas de las que llegaron, encabeza a distancia Cataluña, con 326 empresas menos, seguida de la Comunidad Valenciana (-78 empresas), Castilla y León (-57), Murcia (-49%), País Vasco (-28), La Rioja (-14), Extremadura (-8) y Castilla-La Mancha (-5).

Madrid se consolida como la mayor sede fiscal

En paralelo al éxodo masivo de compañías de Cataluña a otras regiones desde el referéndum ilegal de independencia Madrid ha ido ganando empresas atraídas por su atractiva política fiscal de bajos impuestos para inversores y sociedades y su mayor estabilidad política. Por el contrario, Cataluña es la comunidad donde más impuestos pagan los contribuyentes de renta baja, media y alta y en el caso de Barcelona hay algunas tasas inexistentes en otras zonas, como la aplicada sobre el turismo.

La política económica y fiscal madrileña atrajo a un total de 1.747 empresas, que decidieron inscribir su sede social en la región, mientras que otras 1.553 optaron por abandonar la comunidad por distintos motivos.

De hecho, la supremacía receptora de compañías de la comunidad gobernada actualmente por Isabel Díaz Ayuso viene ya de lejos, ya que en 2012 acogió 345, frente al saldo negativo de Cataluña de 232; que se fue sucediendo el resto de ejercicios, tanto en 2013 (370 más Madrid, 306 menos Cataluña), como en 2014 (556 Madrid, 434 menos Cataluña); 2015 (386 más, 264 menos) y 2016 (424 más y 271 menos).

El diferencial entre ambas comunidades explotó sobre todo en 2017 con motivo del 1-O, que provocó la llegada de 1.262 compañías a la región madrilea, tras perder Cataluña 1.988 compañías. En 2018 Madrid acogió aún más, 1.267, frente a los 1.892 ‘huidas’ de Cataluña.

En 2019 volvió a equilibrarse todo tras la ‘eclosión independentista’, llegando solo 72 compañías a Madrid, frente a la marcha de 324 en Cataluña, si bien en 2020, año de la pandemia, Madrid consiguió atraer a más compañías al registrar un saldo favorable de 147 empresas, frente al negativo catalán de 151. Este año la situación lejos de corregirse se ha agudizado, Comunidad de Madrid ha ganado 194 nuevas empresas, mientras que la región gobernada por Pére Aragonés pierde otras 326 sociedades, continuando por tanto la ‘sangría’ de traslados de sede social.