Madrid barre a Cataluña en competitividad fiscal

La Comunidad de Madrid repite como la región líder en competitividad fiscal junto a las provincias vascas, mientras que Cataluña continúa última en el ranking desde 2018

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, tras una reunión con su homólogo valenciano, Ximo Puig / EFE. Juan Carlos Cárdenas

La Comunidad de Madrid repite en 2021, por segundo año consecutivo, como la región con el sistema fiscal más competitivo por su reducción de impuestos.

La política fiscal implementada por la presidenta de la Comunidad Madrileña , Isabel Díaz Ayuso, ha conseguido situar de nuevo a la región a la cabeza del Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (AICF) de 2021, elaborado por la Fundación para el Avance de la Libertad, Tax Fondation de Washintong D.C., en colaboración con Friedrich Naumann, Fundación Civismo, el Instituto de Estudios Económicos, la Fundación Mariana y el Instituto Oström.

La Comunidad será galardonada por esta institución el próximo día 28 , en plena guerra fiscal entre las distintas comunidades autónomas avivada por la proximidad de los Presupuestos, las conversaciones sobre la financiación autonómica y la proximidad a los resultados del comité de expertos que verán la luz en febrero de 2022 para la reforma fiscal en profundidad.

Recientemente la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, cargó contra Ayuso tras anunciar la eliminación de los tres últimos tributos propios en la comunidad madrileña, que vuelve a liderar el ranking por su política de bajos impuestos, mientras que un año más se sitúa a la cola Cataluña, que permanece última en materia de competitividad fiscal desde el año 2018.

El índice analiza la fiscalidad comparando las comunidades a través de más de 60 variables relacionadas con cinco aspectos fiscales clave, como el Impuesto sobre la Renta, el Impuesto sobre Patrimonio, Sucesiones, los impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y los impuestos autonómicos propios; agregando los resultados para obtener un ranking final.

Castilla y León y Andalucía escalan posiciones

No obstante, la Comunidad de Madrid, con 7,19 puntos, lidera en índice junto a las provincias vascas -Vizcaya (7,13 puntos), Álava (7,08) y Guipúzcoa(6,92)-, a las que arrebató el año pasado la primera posición, y Canarias (6,35 puntos), que en todos los casos mantienen la misma posición que en el listado del año pasado.

Destaca este año el aumento de Castilla y León, que se sitúa sexta en el ranking, escalando siete posiciones y logrando 6,33 puntos, así como Andalucía, en séptima posición al ascender cuatro puestos, con una puntuación total de 6,12 puntos. En ambas regiones gobierna el Partido Popular y se están implementando políticas de bajadas de impuestos.

Completan el ranking la región de La Rioja (6,06 puntos), al perder dos; Murcia (6,02 puntos) en novena posición, con un puesto inferior y Castilla-La Mancha (5,99 puntos), que ha pasado de ocupar el séptimo puesto al décimo.

Cataluña, a la cola con Valencia, Aragón y Aragón

Al otro lado de la tabla, en las peores posiciones figuran la región de Asturias (5,17 puntos), en decimosexta posición, escalando dos; Aragón (5,14 puntos), que permanece en el puesto 17 y la Comunidad Valenciana (5,08 puntos), que desciende dos posiciones y queda penúltima en el ranking, situándose como una de las peores regiones en cuanto a la competitividad de sus impuestos.

Cataluña ocupa la última posición en el ranking un año más, puesto en el que permanece desde el año 2018, al ser la comunidad con el mayor número de impuestos propios, con un total de 15 gravámenes, como el canon del agua, a ls estancias en alojamientos turísticos, sobre las viviendas vacías, las bebidas azucaradas o sobre la emisión de óxidos de nitrógeno de la aviación comercial, entre otros.

Además, Cataluña es la comunidad donde más impuestos pagan los contribuyentes de renta baja, media y alta. Del informe se desprende que Cataluña es la comunidad donde más impuestos paga un contribuyente con salario medio, seguida de Navarra. donde menos impuestos pagan las rentas medias es la Rioja, Madrid, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.

Un contribuyente soltero y sin hijos con ingresos brutos anuales de 30.000 euros paga 325 euros más anualmente en IRPF en Cataluña que en Madrid. Además, desde el 1 de enero de 2021, el tipo marginal máximo del IRPF en Cataluña es del 51%.

Según el informe, las CCAA menos competitivas obtienen malas puntuaciones en Renta, Patrimonio y Sucesiones, y en el caso de Cataluña obedece a un volumen de impuestos que dobla a la media y deficiencias en la estructura de IRPF, Patrimonio y Sucesiones. En la Comunidad Valenciana se debe a la introducción de los dos nuevos tramos en la Renta incrementando el tipo máximo al 29,5%, el aumento del tipo marginal máximo al 3,5% en Patrimonio y la reducción del exento.