El fin del estado de alarma reduce el paro en 129.000 personas en mayo

La afiliación subió en mayo en 211.923 personas impulsada por la precampaña de verano pero siguieron bajo un ERTE 542.142 trabajadores

Las oficinas del SEPE

Las oficinas del SEPE

El mercado laboral no empezó con buen pie el año 2021 al acumularse la tradicional destrucción de empleo tras las Navidades y especialmente el impacto de la tercera ola de la Covid-19, si bien el empleo empezó a recuperar el pulso en abril con el mayor control de los contagios y la relajación de algunas medidas, y registró una recuperación importante en mayo con el fin del Estado de alarma el 9 de mayo y las restricciones de movilidad, con la consecuente reapertura de actividades, y el avance de la vacunación.

A ello se suma que el mes de mayo suele ser un mes tradicionalmente bueno para el empleo al registrarse buena parte de las contrataciones previas a la campaña de verano con el impulso del turismo. Así, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo en mayo bajó en 129.378 personas, un 3,31% menos, lo que supone el tercer mes consecutivo de descenso y la mayor caída mensual del desempleo de la serie histórica que comienza en 1996.

Así se desprende de los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Trabajo y por el Ministerio de Inclusión Seguridad Social y Migraciones, que reflejan, no obstante, una cifra de parados de 3.781.250 desempleados, con lo que se mantiene por debajo del nivel de los 4 millones. También desciende en términos interanuales, respecto a mayo de 2020, en 76.526 personas (-1,98%). En términos desestacionalizados, el paro registrado baja en 29.428 personas.

Más de medio millón de parados más desde antes de la pandemia

A su vez, la cifra de ocupados aumentó en 211.923 cotizantes respecto a la media de abril (+1,11%), un incremento en línea con otros meses de mayo previos a la pandemia, con lo que la cifra de afiliados a la Seguridad Social alcanzó los 19.267.221 cotizantes de media sin el ajuste estacional.

De esta forma, respecto a mayo de 2020 el paro se ha reducido en 76.526 personas (-1,98%), mientras que se han recuperado 711.092 afiliados, con un alza del 3,83%, aunque hay que tener en cuenta el gran impacto de la Covid-19 en el mes de mayo de 2020. No obstante, el paro se ha incrementado en 545.203 personas respecto a los 3.246.047 desempleados que había en febrero de 2020, antes del inicio de la pandemia.

En cualquier caso, la cifra de parados de mayo no incluye de nuevo a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), mecanismo bajo el que permanecían 542.142 trabajadores en el mes de mayo, 95.439 menos que en abril, con un descenso del 15%.

Al más de medio millón de trabajadores en ERTE se suman los 442.000 autónomos en cese de actividad que había en mayo, por lo que a los 3,7 millones de parados habría que sumarle alrededor de 984.000 trabajadores más.

Nivel de empleo previo a la pandemia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado que la vacunación es la “mejor política económica”, y ello ha influido en que se haya recuperado el nivel de empleo previo a la pandemia en mayo y se registra la mayor caída del paro de la serie histórica. “Avanzamos en una recuperación justa, que llegue a todos”, ha enfatizado.

“La economía española ya ha entrado en una nueva fase, la recuperación está en marcha y es lo que nos muestran todos los indicadores económicos”, ha enfatizado la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, durante la inauguración del Congreso Aslan 2021, en la que ha afirmado que se ha recuperado casi el 80% del empleo destruido durante. la primera ola de la pandemia.

Asimismo, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha celebrado en una entrevista de Rac1 la “tendencia positiva” de los datos de paro de mayo, y ha indicdo que se seguirán ampliando los ERTE mientras sea necesario.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha calificado los datos de paro de “esperanzadores” ante la “magnífica noticia” de recuperar la afiliación previa a la pandemia y que el 85% de afectados por ERTE se haya reincorporado, si bien ha subrayado que ahora toca mejorar la calidad del empleo con reformas.

La secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de UGT, Cristina Estévez, cree que los datos muestran que la recuperación “está más cerca”, pero ha pedido “no bajar la guardia” y hacer un “último esfuerzo” para sostener las rentas, el empleo y el tejido productivo.

El paro baja en todas las CCAA y todos los sectores

Por regiones, el paro bajó en todas las comunidades autónomas, sobre todo en Andalucía (-28.561), Cataluña (-15.368) y Comunidad Valenciana (-12.385), si bien en variación porcentual cayó sobre todo en Baleares (-8,2%), Navarra (-7,6%) y La. Rioja (-6,2%). Por provincias solo en Almería hay más personas en situación de desempleo, con 481 personas inscritas más.

El descenso del paro se trasladó más al desempleo masculino, con 1.579.779 parados, 67.724 menos (-4,11%), en tanto que el femenino se situó en 2.201.471, al caer en menos medida, 61.654 mujeres (-2,72%). 

El desempleo entre los menores de 25 años bajó en 32.990 personas (-9,27%) respecto al mes anterior, por lo que el porcentaje triplica el de la caída general. También se reduce el paro entre las personas de 25 y más año, al disminuir en 96.388 (-2,71%).

Asimismo, el paro disminuyó en todos los sectores en mayo, ya que en servicios descendió en 93.327 personas (-3,39%); en industria bajó en 9.403 (-3,05%); en agricultura cayó en 9.155 (-4,78%) y
en construcción en 8.149 (-2,71%). También hay menos personas inscritas en el colectivo sin empleo anterior, con 9.344 personas menos (-2,59%).

La Seguridad Social gana 211.923 cotizantes

A su vez, el impulso de la reactivación de actividades tras el fin del estado de alarma y la contratación para la campaña de verano llevó a que el quinto mes del año cerrase con una ganancia de 211.923 cotizantes a la Seguridad Social respecto a abril, un 1,11% más, su mejor dato desde 2018, con lo que la cifra de cotizantes se situó en 19.267.221.

No obstante, en términos desestacionalizados y corregidos de calendario, el sistema ganó 45.434 cotizantes en mayo, hasta un total de 19.065.058 ocupados, por lo que volvió a la senda del crecimiento tras tres meses seguidos de caídas.

En mayo sumaron afiliados medios todas comunidades autónomas, encabezadas por Islas Baleares (+5,81%), Murcia (+2,35%) y La Rioja (+2,2%). De esta forma, en el último año se han recuperado 711.092 afiliados medios, un 3,83% más, tras el impacto de la pandemia, en un contexto tener de fuerte efecto de la Covid en el mercado laboral en el mes de mayo de 2020. 

Dentro del Régimen General, la afiliación mensual media aumentó en mayo en 196.475 trabajadores (1,25%) y se situó en 15.896.250 ocupados. El Sistema Especial Agrario sumó 22.758 afiliados, y el del Hogar, creció en 1.393.

Por sectores, este mes se contabilizaron más ocupados en todos los sectores de actividad, destacando la hostelería, con 62.885 afiliados más (6,13%); agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca, 2.306 (+3,05%); construcción, 14.052 trabajadores más (+1,59%) y actividades administrativas y servicios auxiliares,16.682 trabajadores más (+1,29%).

El Régimen de Autónomos, por su parte, alcanzó los 3.307.938 afiliados medios en mayo, 15.006 más que el mes anterior (un 0,46% más). El Régimen del Mar contabilizó 61.976 ocupados, 445 más (0,72%) y el del Carbón se situó en 1.057 afiliados medios, 4 menos que en abril

Los trabajadores en ERTE bajan un 15%, hasta 542.142

En cuanto a los afectados por un ERTE, a 31 de mayo había todavía 542.142 personas protegidas por este mecanismo, para el que el Gobierno aprobó la semana pasada su prórroga hasta el 30 de septiembre tras lograr un acuerdo con los agentes sociales (patronal y sindicatos) después de desavenencias en las negociaciones por las exoneraciones de las cuotas a la Seguridad Social.

Según los datos provisionales recogidos en la Seguridad Social, respecto al último día de abril la cifra de trabajadores en ERTE ha disminuido en 95.439 personas si se tiene en cuenta la fecha de alta (la fecha de efectos del expediente), con un descenso del 15%. Según la fecha de notificación, es decir, de solicitud del ERTE, se ha producido un descenso de 96.141 personas.

El número de trabajadores en ERTE asociado a la Covid-19 se sitúa de esta forma en el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia, ya que se han activado más del 85% de los trabajadores respecto al total de 3,6 millones que estuvieron bajo el mecanismo en mayo de 2020.

La relajación de las restricciones administrativas para luchar contra la pandemia y la consiguiente reapertura de actividades, junto al avance de la campaña de vacunación y las mayores de necesidades de personal ante la inminente campaña turística de verano han contribuido a este nuevo descenso.

De las 542.142 personas en ERTE asociado a la Covid-19 al final de mayo, 375.325 -el 70% del total– lo están en algunas de las modalidades que se pusieron en marcha a partir del 1 de octubre, prorrogadas a partir del 1 de febrero, y que conllevan exoneraciones a la Seguridad Social.  

En concreto, 227.431 personas están incluidas en ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor, otras 132.592 personas en ERTE de limitación y 15.302 en ERTE de impedimento. Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, hay otras 166.817 personas en ERTE de fuerza mayor. Además, del total de 542.142 personas en ERTE al cierre del mes, 168.662 están suspendidas a tiempo parcial.  

De nuevo, el mayor número de trabajadores acogidos a esta fórmula de protección, los ERTE, corresponde a servicios de comidas y bebidas con 153.616 personas y al de alojamiento, con 90.689 personas, que suponen casi el 45% de los trabajadores en esta situación. Los sectores de agencias de viajes y operadores turísticos siguen tieniendo bajo este instrumento de protección un 57,8% de los afiliados del sector, transporte aéreo un 39,4% y servicios de alojemitno un 38,35.

Todas las provincias y las dos ciudades autónomas cerraron el mes con un descenso del número de personas en ERTE, destacando, con caídas superiores al 20%, Lleida, Asturias, Murcia, Melilla y las tres provincias de la Comunidad Valenciana. De hecho, en varias provincias baja ya del 2% sus afiliados en ERTE, como Guadalajara (1,59%), Murcia (1,65%), Ciudad Real (1,71%), Badajoz (1,75%), Jaén (1,77%) y Huelva (1,85%), mientras que en zonas con mayor actividad turística el porcentaje es mayor, como Las Palmas (13,7%), Santa Cruz de Tenerife (10,87%) y Baleares (6,85%).

Los contratos indefinidos suponen solo el 10,1% del total

Por su parte, el número de contratos registrados durante el mes de mayo fue de 1.545.308, lo que supone un alza de 694.691 (81,67%) sobre el mismo mes del año pasado. Se registraron 156.148 contratos de carácter indefinido, el 10,1% del total, lo que supone un alza de 79.456 (+103,6%).

En cuanto a la duración de su jornada, los contratos indefinidos del mes de mayo se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 95.332 a tiempo completo y 60.816 a tiempo parcial, lo que supone que solo 8 de cada 100 contratos suscritos en mayo fueron indefinidos a tiempo completo.

En lo que va de año se han firmado 6.820.973 contratos, un 11,1% más que en el mismo periodo el año anterior al elevarse en 681.097 contratos. Del total, 784.041 contratos indefinidos, un 22,8% más, de los que a tiempo completo fueron 495.708, un 25% más, y a tiempo parcial 288.333, un 19% más.

El resto de los contratos, hasta completar el total de 1.545.308 del mes de mayo, son 6.976 de carácter formativo y 1.312.433 otro tipo de contratos temporales. En este último grupo, los de obra o servicio
determinado (de jornada a tiempo completo) suponen el 28,28% del total de todos los contratos, y los eventuales por circunstancia de la producción (de jornada a tiempo completo) el 27,02%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial son el 29,63% del total.

Baja el gasto en prestaciones

Por último, un total de 2.168.95 personas beneficiarias percibían una prestación al finalizar el mes de mayo, por importe de 2.500 millones de euros, un 49,4% menos que en el mismo mes del año pasado.

El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, fue en abril de 1.180,7 euros, lo que supone un aumento sobre el mismo mes del año anterior de 6,2 euros (9,9%). El gasto en prestaciones por ERTE en el mes de abril supuso 632 millones de euros, por debajo de los 720 millones de marzo o los 2.740 millones de hace un año.