Gobierno y agentes sociales acuerdan prorrogar los ERTE y la ayuda a autónomos al 30 de septiembre

Mejoran los incentivos a la reinserción y se reducen las exenciones por trabajadores en ERTE desde septiembre

El ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá. - EFE

El ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá. – EFE

El Gobierno ha logrado desatascar la negociación para la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y ha alcanzado un acuerdo con la patronal y los sindicatos, el noveno en el marco del diálogo social en lo que va de legislatura, para aprobar en el Consejo de Ministros extraordinario de este jueves por la tarde el real decreto-ley con la extensión de los ERTE y de la prestación por cese de actividad de los autónomos cuatro meses más, hasta el 30 de septiembre.

Ejecutivo, patronal y sindicatos han mantenido una videoconferencia tripartita y han alcanzado un acuerdo para la extensión de los ERTE, el quinto en esta materia, tras resolver sus diferencias sobre las exoneraciones para los alrededor de 580.000 trabajadores que permanecen bajo un ERTE.

Fuentes gubernamentales han confirmado a Economía Digital que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha salvado los “escollos” que había con CEOE en materia de los ERTE, ante la negativa inicial de la patronal a la propuesta del ministro José Luis Escrivá de reducir las exoneraciones para los trabajadores que permanecen en un ERTE y elevarla en cambio para los trabajadores que se reincorporen a la actividad.

Quinta prórroga: “Se ha logrado un buen equilibrio”

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha destacado que se ha logrado alcanzar por consenso el esquema de ERTE hasta septiembre, alcanzando un “buen equilibrio” entre protección e incentivos a la reactivación de trabajadores, y ha agradecido el “esfuerzo” a los agentes sociales.

En la misma línea, la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha celebrado que el preacuerdo supone “un nuevo impulso, fruto de la perseverancia en el diálogo social, que garantiza protección a las personas trabajadoras y empresas que más lo necesitan”.

CEOE pide agilizar ayudas y sindicatos ven “exageradas” las exoneraciones

El Comité Ejecutivo extraordinario de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha dado el visto bueno por unanimidad a la última propuesta remitida por el Gobierno para prorrogar los ERTE al ser favorable porque adecua a las necesidades de las empresas, “especialmente para aquellas que peor situación y perspectivas para los próximos meses tienen”.

Desde Cepyme, integrada en CEOE, dan el visto bueno pero señalan que “no es suficiente para garantizar la viabilidad de muchas empresas que todavía no han retornado a cotas de actividad suficientes”, por lo que han reclamado agilizar las ayudas directas.

Del lado sindical, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha calificado de “gran noticia” para cientos de miles de familias en España el acuerdo y para muchas empresas que “en el último segundo” como habitualmente se haya logrado un acuerdo, que cree que debe dar paso a una recuperación que “viene de la mano de la vacuna” para recuperar la actividad y el trabajo.

A su vez, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha tildado de “magnífica noticia” la renovación de los ERTE con acuerdo tripartito porque “ha sido la palanca que ha salvado millones de puestos de trabajo en esta pandemia y nos acompañará durante toda ella, como siempre hemos reclamado”. Según Sordo, el acuerdo es “un acicate para culminar el acuerdo de pensiones”.

No obstante, UGT y CCOO han expresado que podía haberse alcanzado con el mismo nivel de protección para las personas afectadas por los ERTES y un menor consumo de fondos públicos, con una estructura más equilibrada de exoneraciones. Sordo ha dicho ver “exageradas” las exoneraciones a las empresas.

Mayores incentivos a la reactivación y menos a los trabajadores suspendidos

Los agentes sociales cerraron hace días con el Ministerio de Trabajo los. flecos del acuerdo que conciernen a este departamento, como el compromiso del mantenimiento del empleo, pese a las reticencias de CEOE, el contador a cero en el plazo de prestaciones, de forma que los beneficiarios no agotarán los derechos de desempleo acumulados, así como la prestación al 70% de la base reguladora y la inclusión de los trabajadores fijos discontinuos que sigan en paro en el esquema de ayudas.

Lo que ha permitido facilitar el acercamiento y el principio de acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales, especialmente CEOE, es la modulación de los porcentajes de las exoneraciones para los trabajadores que permanecen en ERTE respecto a la última oferta del Ministerio, que proponía reducirlos e incrementar en cambio las exenciones para los trabajadores que se reincorporen a la actividad.

Finalmente se han mantenido los incentivos para la reactivación de los trabajadores en aras de impulsar la reincorporación en el periodo estival, tal y como defendían el ministro José Luis Escrivá y la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño.

Los sectores recogidos en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas y su cadena de valor, tendrán exoneraciones diferentes en los casos de trabajadores en suspensión de empleo frente a los que se activen en un contexto de mayor recuperación que en meses anteriores. Con el objetivo de incentivar la activación de empleo, en esta ocasión se incluyen unas exoneraciones mayores para los casos de los trabajadores que se reincorporen a la actividad: del 95% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 85% para las que tienen 50 o más en los meses de junio, julio, agosto y septiembre.

Cuando mantengan a los trabajadores suspendidos, habrá una exoneración del 85% en junio, julio y agosto y del 70% en septiembre si la empresa tiene menos de 50 trabajadores. En el caso de contar con 50 trabajadores o más, las exoneraciones serán del 75% en junio, julio y agosto y del 60% en septiembre.

Hasta ahora las exoneraciones en los sectores ‘ultraprotegidos’ eran del 85% para empresas de 50 trabajadores y del 75% para las que tienen más de 50 empleados, tanto para reincorporados como para suspendidos, por lo que pasa a incentivarse más. la reinserción y menos a las empresas que mantienen a sus trabajadores en un ERTE.

ERTE por limitación o impedimento

Por su parte, los ERTE por limitación de su actividad se verán prorrogados con un nuevo esquema de exoneraciones: si la empresa tiene menos de 50 trabajadores, será del 85% en junio y julio, y del 75% en agosto y septiembre. Si la empresa tiene 50 trabajadores o más, la exención será del 75% en junio y julio y del 65% en agosto y septiembre.

De esta forma, se reducen respecto a las cotizaciones que había hasta ahora que se situaban entre el 100% y el 80% en las empresas de menos de 50 trabajadores y entre el 90% y el 70% para las de más de 50 empleados.

Por su parte, las empresas que vean impedido el desarrollo de su actividad en los próximos cuatro meses en alguno de sus centros de trabajo como consecuencia de las restricciones administrativas por la Covid podrán solicitar un “ERTE de impedimento”, con una exoneración en sus cotizaciones a la Seguridad Social durante el periodo de cierre y hasta el 30 de septiembre 2021, que será del 100% de la aportación empresarial durante el periodo de cierre si tienen menos de 50 trabajadores y del 90% si tienen 50 trabajadores o más, la misma que había hasta ahora.

Actualmente hay alrededor de 558.000 trabajadores en situación de ERTE. Del total, unos 137.000 se encuentran en ERTE por limitación y cerca de 16.300, por impedimento. Del resto, poco más 233.000, se encuadran entre los sectores ultraprotegidos o vinculados a ellos.

Los 45 sectores ‘ultraprotegidos’

En la nueva lista de sectores ‘ultraprotegidos’ se incluyen tres nuevos sectores (confección de otras prendas de vestir y accesorios, comercio al por mayor de café, té, cacao y especias y actividades de fotografía), mientras que salen cinco (artes gráficas y servicios relacionados con las mismas, fabricación de instrumentos de óptica y equipo fotográfico, comercio al por menor de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos en establecimientos especializados, transporte espacial y alquiler de medios de navegación).

Se han incluido en este listado aquellas empresas cuya CNAE entre finales de abril de 2020 y finales de mayo han recuperado la actividad en porcentaje inferior al 75% y tengan un porcentaje de afiliados cubiertos por los ERTE igual o superior al 15%.

En total, 45 actividades forman parte de las CNAE ‘ultraprotegidas’ hasta el 30 de septiembre, como son hoteles y alojamientos similares; alojamientos turísticos y otros de corta estancia; otros alojamientos; transporte aéreo de pasajeros; actividades anexas al transporte aéreo; transporte marítimo; transporte por taxi; transporte de pasajeros por vías navegables interiores; otros tipos de transporte terrestre de pasajeros, y la gestión de salas de espectáculo.

Asimismo, figura en la lista la extracción de minerales de hierro; fabricación de explosivos; edición de periódicos; producción de metales preciosos; actividades de operadores turísticos; actividades de agencias de viajes; reproducción de soportes grabados; comercio al por mayor de cueros y pieles; comercio al por mayor de bebidas; comercio al por mayor de café, te, cacao y especias; alquiler de medios de transporte aéreo, y otros servicios de reservas y actividades relacionadas con los mismos.

La lista también incluye el alquiler de otros efectos personales y artículos de uso doméstico; las artes escénicas y también sus actividades auxiliares; fabricación de artículos de bisutería y también de joyería; organización de convenciones de ferias de muestras; alquiler de cintas de video y discos; confección de otras prendas de vestir y accesorios, actividades de fotografía y actividades de reparación y mantenimiento aeronáutico y espacial.

El resto de actividades son artes gráficas; otras actividades de impresión; actividades de exhibición cinematográfica; alquiler de automóviles y vehículos de motor ligeros; actividades de fotocopiado; otras actividades recreativas y de entretenimiento; lavado y limpieza de prendas textiles y de piel; actividades de jardines botánicos y parques zoológicos; actividades juegos de azar y apuestas; parques de atracciones y temáticos; actividades de mantenimiento físico; restaurantes y puestos de comida, y establecimientos de bebidas.

Cruce de reproches

El acuerdo se ha logrado tras el cruce de reproches y críticas protagonizado por el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá a lo largo del día de hoy. E líder de la patronal ha cargado este contra el ministro por parecer estar “en un laboratorio” con su propuesta para la prórroga de los ERTE y “muy poco en la realidad” al estar “empeñado en una fórmula que es mucho más cara para el Estado”.

Por su parte, el ministro Escrivá ha aseguró que el Gobierno está siendo “extraordinariamente generoso” con las exoneraciones que ha propuesto en la negociación al proponer exenciones para los trabajadores que se queden en ERTE de hasta el 60%, frente al 35% de mayo y junio de 2020. 

Escrivá mantiene que el esquema propuesto por su departamento es “más favorable” que el que se implementó el pasado verano, que sí recibió el apoyo de CEOE, y ha recordado que quedan alrededor de 400.000 trabajadores en ERTE, por lo que ve los incentivos a la reinserción “fundamentales”.

Prórroga del cese de actividad

Por otra parte, las organizaciones de autónomos también han acordado con el Gobierno la extensión de la prestación por cese de actividad de los autónomos hasta el 30 de septiembre, en paralelo a la prórroga de los ERTE. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha indicado que tras seis días de negociaciones “complicadas” y perfilando esta prórroga con el Gobierno finalmente se protegerá al 90% de autónomos que el pasado viernes quedaba fuera con la propuesta del Gobierno.

La principal oposición de los autónomos a la propuesta del Ministerio vino por la intención de que se exija en el supuesto de compatibilidad del cese y la actividad no haber agotado el periodo contributivo para acceder a esta ayuda y elevar el umbral de disminución de ingresos del 50% al 75% actual para tener derecho a la misma, lo que según ATA dejará fuera de la ayuda al 90%, unos 400.000 del total de 450.000 beneficiarios actuales de la ayuda por cese de actividad.

La principal novedad en este nuevo esquema de ayudas para los autónomos es que se incluyen exoneraciones de las cuotas a las Seguridad Social para todos los trabajadores por cuenta propia que han estado protegidos en el periodo anterior (entre febrero y mayo, que son casi 460.000) durante los próximos cuatro meses. Estas exoneraciones, que buscan apoyar la reactivación de la actividad de los que han visto su negocio afectado recientemente, serán así: en junio del 90%, en julio del 75%, en agosto del 50% y en septiembre del 25%.

Además, se mantienen las prestaciones extraordinarias vigentes para quienes no pueden desarrollar su actividad con normalidad. Así, continúa la prestación extraordinaria por suspensión de actividad, dirigida a aquellos trabajadores autónomos con una suspensión temporal de toda su actividad como consecuencia de una resolución de las autoridades administrativas competentes para la contención de la pandemia de la COVID 19.  

La cuantía de la prestación se eleva al 70% de la base mínima de cotización. Además, el autónomo quedará exonerado de pagar las cuotas a la Seguridad Social, aunque ese periodo le contará como cotizado y, en su caso, será compatible con ingresos del trabajo por cuenta ajena hasta 1,25 veces el SMI.

En cuanto a la prestación compatible con la actividad para aquellos trabajadores que, reuniendo el requisito de carencia para acceder a la prestación ordinaria de cese de actividad, tendrán que cumplir dos exigencias adicionales, que su facturación del segundo y tercer trimestre 2021 caiga el 50%, frente al segundo y tercer trimestre de 2019; y no haber obtenido durante el segundo y tercer trimestre 2021 unos rendimientos netos computables fiscalmente superiores a 7.980 euros.

Aquellos que no cumplan los requisitos para acceder a esta prestación ni al cese ordinario, podrán solicitar una prestación extraordinaria en los mismos términos que se establecieron en el Real Decreto-ley. La cuantía de la prestación es del 50% de la base mínima de cotización e igualmente está exonerado de abonar las cuotas y computa como cotizado. Los requisitos son acreditar una caída de ingresos del 50% (los ingresos del segundo y tercer trimestre de 2021 deben ser inferiores a los del primer trimestre de 2020) y no tener unos rendimientos netos computables en esos seis meses de 2021 superiores a 6.650 euros.

Por último, también se mantiene, adaptando el periodo de referencia que se amplía a siete meses, la prestación para autónomos de temporada, que es del 70% de la base mínima y requiere no tener ingresos superiores a 6.650 euros en el segundo y tercer trimestre de 2021.

Acuerdo inminente en pensiones: penalización del 20% a jubilación anticipada

El asunto de la reforma de las pensiones también ha sido motivo de reproches entre Garamendi y Escrivá, ya que el primero considera que el ministro se equivoca al intentar “mezclar” la reforma de las pensiones con los ERTE.

Sin embargo, al igual que Garamendi, el ministro también ha desligado la reforma de pensiones de la negociación para extender los ERTE al ser dos procesos “independientes y distintos”.  De hecho, ha aseverado que el acuerdo programático sobre la reforma de pensiones está “extraordinariamente avanzado”  y cerrado con los agentes sociales, de forma que ahora lo que se está haciendo en la negociación es discutir el texto normativo. 

El titular de la Seguridad Social ha adelantado que la reforma de las pensiones recogerá una penalización a la jubilación anticipada del 20% en las pensiones de aquellos que opten por jubilarse dos años antes de lo que le correspondería, y ha explicado que el objetivo principal es regularizar la situación “anómala” de los que se sitúan en la base máxima. 

En este sentido, ha apuntado que los trabajadores con base máxima de cotización tienen actualmente un desincentivo a la jubilación anticipada del 4% por jubilarse dos años antes, mientras que los trabajadores con bases de cotización por debajo de la máxima tienen una penalización del 16%.  

Nuevo sistema de cotización de autónomos, al margen de la reforma

En cuanto al nuevo sistema de cotización por ingresos reales, intrínseco en la “inminente” reforma de las pensiones, las fuentes explican a Economía Digital que de la última propuesta que realizó el Ministerio de Inclusión se han eliminado unas tablas y unos tramos que no se habían negociado, uno de los puntos que explicaban el rechazo frontal de CEOE.

De hecho, se negociarán los tramos y las cuotas, así como la transición prevista de 9 años en un proyecto de ley diferente al de la reforma general de las pensiones, que podría ver la luz la próxima semana o la siguiente.

Según el borrador al que tuvo acceso Economía Digital, el Gobierno plantea un sistema de cotización por ingresos reales que conllevaría unas cuotas de los trabajadores por cuenta propia que oscilarían, una vez transcurrido el periodo de nueve años, entre un mínimo de 90 euros para los autónomos que ganen menos de 3.000 euros al año y un máximo de 1.220 euros al mes para los que perciban unos rendimientos superiores a los 48.800 euros anuales.

La reforma, que entraría en vigor desde el año 2023, establecerá una cotización intermedia por tramos que se irá incrementando progresivamente para quienes más ganan a lo largo del periodo, partiendo de unos tramos de entre 200 y 400 euros el primer año. Se revisará cada tres años y se posibilitará modificar la elección seis veces a lo largo del año para ajustarla a sus rendimientos.