El mejor momento para contratar un plan de ahorro es ahora, aunque seas joven

Cuando se trata de planes de pensiones el tiempo siempre juega a favor, por lo que los expertos recomiendan empezar cuanto antes con pequeñas aportaciones continuadas en productos innovadores y de alto rendimiento

Si bien la cultura del ahorro y la planificación financiera a largo plazo no han tenido tradicionalmente un gran arraigo en nuestro país, esta consideración es algo que está cambiando con la generación millennial, aquellos nacidos entre 1981 y 1999. 

En este sentido un estudio realizado por la consultora Willis Towers Watson en 2019, en colaboración el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social de las Universidades de Valencia y de Extremadura, concluía que la jubilación es la segunda preocupación financiera entre los millennials. 

Según el estudio, estos jóvenes son conscientes de que el sistema público de pensiones actual no les permitirá mantener su actual ritmo de vida y demandan productos financieros que les permita ahorrar mientras gastan. 

Esta mayor consciencia sobre las incertidumbres en torno al sistema público de pensiones, junto con los avances en materia de educación financiera y las nuevas herramientas de ahorro, ha llevado al 36,5% de ellos a iniciar ya planes de ahorro de cara a la jubilación. 

Muchos jóvenes todavía tienen poco conocimiento de las ventajas de planificarse financieramente desde una temprana edad 

Sin embargo todavía buena parte de ellos desaprovechan el amplio horizonte de tiempo que tienen hasta su jubilación, así como las opciones financieras de ahorro que tienen a su disposición para hacer crecer el capital en el largo plazo, con el objetivo de mantener su nivel de vida una vez termina su vida laboral. 

La ventaja de planificar el futuro financiero al comienzo de la vida laboral 

La contratación de un plan de pensiones se puede iniciar a partir de 30 euros al mes. Una cantidad pequeña pero que, si se inicia con 25 ó 30 años, se extiende en un periodo temporal amplio que, a largo plazo, permite ir acumulando un ahorro con el que, más adelante, realizar inversiones con expectativas de mayor rentabilidad. 

Esta ventaja, en especial si se inicia en cuanto se tiene capacidad de ahorro, supone al final de la inversión una diferencia considerable en comparación con planificar la jubilación con 50 años o más, cuando los objetivos suelen centrarse en preservar el capital invirtiendo en posiciones de menor riesgo, y por tanto de menor rentabilidad. 

Los expertos recomiendan iniciar la planificación financiera con el inicio de la vida la moral, con aportaciones de entre el 5% y el 10% del sueldo 

“Gracias al efecto del interés compuesto el ahorro periódico realizado durante periodos más largos genera un patrimonio acumulado superior con menos esfuerzo”, explican desde Banco Sabadell. 

Como ejemplo, una aportación de 100 euros mensuales durante 20 años supone un ahorro de 32.200 euros, que llegan a los 57.000 euros a 30 años y alcanza los 90.500 euros si se mantiene durante 40 años. 

Estas cantidades ahorradas pueden además seguir aportando capital durante la misma jubilación, dependiendo de la forma en que se cobre. “La opción más razonable sería el cobro de rentas regulares durante todo el período de vida, por lo que las rentas vitalicias constituyen un vehículo idóneo como complemento de la pensión pública”, explican desde la entidad. 

Instrumentos de ahorro innovadores de alto rendimiento 

Para facilitar esta planificación y obtener la máxima rentabilidad a lo largo del tiempo, Banco Sabadell ofrece hasta una docena instrumentos de ahorro en modalidad ciclo de vida que tienen en cuenta tanto el horizonte temporal hasta la jubilación (2030, 2035, 2040, y 2045) como el perfil de riesgo inversor del cliente; sea prudente, equilibrado o dinámico. 

Estos planes, denominados Planes Sabadell Futuro, destacan por mantener una buena posición en relación a otras opciones como resultado del buen rendimiento de su cartera de renta variable, ocupando posiciones altas, e incluso las primeras posiciones, en los rankings de planes de ciclo de vida. 

Las nuevas herramientas de ahorro, como las de redondeo o ahorro por consumo, permiten ahorrar aportando cantidades muy pequeñas 

Se trata herramientas para el ahorro que combinan productos tradicionales y soluciones más innovadoras —como las del redondeo de los importes de compra o ahorro por consumo— que permiten ahorrar casi sin darse cuenta, destinando cantidades muy pequeñas de forma continuada. 

En los Planes Sabadell Futuro el horizonte temporal de la inversión, el largo plazo, es la clave, por lo que se presentan como la alternativa más atractiva. No obstante el banco dispone de los planes de previsión asegurados (PPA) con un tipo de interés garantizado que permite preservar el capital y asegurar la estabilidad. 

Asimismo Banco Sabadell también cuenta con una oferta de más de medio centenar de planes de pensiones individuales. Todos ellos se ofrecen de forma asesorada para ofrecer soluciones personalizadas y ajustadas al tiempo y al perfil inversor. 

Además los asesores de la entidad acompañan durante su proceso de ahorro y desacumulación para adecuar las diversas opciones a los cambios que se producen a lo largo del tiempo tanto en las necesidades y circunstancias como en el perfil de riesgo del cliente, siempre con el objetivo de obtener el máximo rendimiento.