Escrivá prevé un ‘colchón’ de 50.000 millones en 2032 para pensiones con la subida de cotizaciones

El ministro cuestiona el rechazo de CEOE, defiende que no hay un problema de costes laborales y que la subida de cotizaciones tendrá un efecto "muy pequeño" en el empleo

Escrivá carga contra la CEOE por “no hacer ni una sola propuesta” para garantizar las pensiones. EFE

El incremento de las cotizaciones de 0,6 puntos porcentuales entre 2023 y 2032 a asumir en un 80% por las empresas (0,5 puntos porcentuales) elevará a 50.000 millones de euros el ‘colchón’ para las pensione, de forma que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido como ‘hucha de las pensiones’, por lo que multiplicará por 25 sus recursos respecto a los poco más de 2.000 millones de los que dispone actualmente.

Este es el cálculo realizado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, según ha indicado el ministro José Luis Escrivá en declaraciones a los medios para valorar el acuerdo sobre el denominado Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) alcanzado este lunes ‘in extremis’ con los sindicatos sin el beneplácito de CEOE.

El Comité Ejecutivo de CEOE ha rechazado la propuesta del MEI del Gobierno por ser “insuficiente, que no garantiza el equilibrio del sistema y que necesitará medidas adicionales en el futuro para asegurar su sostenibilidad”.

El ministro ha dicho no entender la postura de CEOE cuando en julio se llegó y firmo el acuerdo de pensiones para el proyecto de ley de revalorización de las pensiones y medidas para la sostenibilidad del sistema y los elementos de ahora “responden a lo acordado”. Además, ha afeado a la patronal no haber recibido ninguna propuesta en este tiempo sobre qué otros elementos querrían operar o sustituir.

De esta forma, la denominada ‘hucha de las pensiones’, que alcanzó un máximo de 67.000 millones en el año 2011 y posteriormente fue vaciándose al recargarse con ‘gastos impropios’ desde 2012 hasta contar con algo más de 2.000 millones en la actualidad, podría rellenarse con un ‘colchón’ de 50.000 millones al término de la contribución finalista al Fondo de Reserva en el año 2032.

Subida “muy pequeña”: 2 euros más de cotización para el trabajador y 10 a la empresa

En cualquier caso, el ministro ha defendido que se trata de una cotización “muy pequeña” y “finalista” que permitirá dotar el Fondo de Reserva. Así, para una base de cotización media de en torno a 2.000 euros supone una cotización en 10 años de apenas 12 euros al mes.

Para el trabajador la subida supondrá pagar casi 2 euros más de cotización cada mes, mientras que para los empresarios el incremento rozará los 10 euros mensuales, según ha precisado Escrivá.

El ministro ha insistido en que la media permitirá aportar un “colchón de seguridad” para dar “holgura” la sistema durante las próximas décadas ante la previsión de una mayor tensión en las décadas de 2030 y 2040 como consecuencia de la presión que ejercerá sobre el sistema el gasto derivado de la jubilación de la denominada generación de los ‘baby boomers’, los nacidos ente 1958 y 1977. Tras esas décadas, a partir de 2050 la situación volverá a ser “más manejable”, ha aseverado.

Niega impacto en el empleo y afea a CEOE su postura

En este contexto, Escrivá ha reprochado a CEOE su negativa al nuevo mecanismo, que el Gobierno introducirá vía enmiendas al proyecto de ley de revalorización de pensiones y otras medidas para la sostenibilidad del sistema actualmente en tramitación en el Congreso, al preguntarse “por qué lo han hecho” teniendo en cuenta que los nuevos elementos “responden al acuerdo de julio”.

También le ha recriminado a la patronal que no haya remitido propuesta alguna con sus opciones para dar holgura al sistema y la ‘hucha de pensiones’, ya ha recordado que el factor de sostenibilidad de la reforma de pensiones de 2013 del PP, derogado con la nueva ley, supondría a partir de 2023 un recorte “importante” de las pensiones de entre el 2% y el 3%. para un joven con una pensión de 1.500 euros, ha dicho, al final de su vida laboral habría visto recortada su pensión en 300 euros, más de un 20%.

De igual forma, ha aseverado que la subida de cuotas atendrá un efecto sobre la creación de empleo “muy pequeño”, al ser algo que se ha mirado “con mucho cuidado”. De hecho, ha sostenido que España “no tiene problemas de costes laborales”, tal y como se refleja con “cualquier métrica”, ya que a nivel de cotizaciones sobre el PIB España está por debajo de 14 puntos de PIB, frente a los 19 de Alemania o los 17 de Francia o los alrededor de 20 de la media europea.

“En costes laborales agregados y de cotizaciones España está por debajo”, ha sentenciado, añadiendo que el coste por hora trabajada se sitúa 21 euros, mientras que en la UE supera los 25 euros o los 30 de Francia y, además, España acumula una década sin subidas. “La subida de cotización no cambia en absoluto la fotografía agregada que sitúa los coses laborales, el agregado de costes salariales y el resultado de cotizaciones por debajo del entorno”, ha enfatizado.

El titular de la Seguridad Social ha aprovechado también para aclarar que el Ministerio siempre ha mantenido la postura de elevar las cotizaciones conforma al régimen actual, por el que un 80% recae sobre los empresarios, y ha negado que el gobernador del Banco de España cuestione las decisiones, ya que solo se pronuncia una vez se materializan las reformas.

Sergio Martín de Vidales Diago