CEOE se sale del acuerdo en pensiones que ultiman Gobierno y sindicatos

El Gobierno y los sindicatos ultiman un acuerdo bipartito que ampliaría a 13 años de aplicación de la subida de cotizaciones prevista para pagar las pensiones futuras

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. / EFE

CEOE se desmarca del acuerdo sobre pensiones al rechazar el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que plantea el Gobierno con un alza de cotizaciones previsto para asegurar las pensiones futuras de la generación de los ‘baby boomers’, al considerarlo “insuficiente y que no garantiza el equilibrio”. Mientras, el Ejecutivo ultima el pacto bipartito con los sindicatos ampliando los años de aplicación de la subida de cotizaciones.

La reunión prevista para este lunes entre el Gobierno y los agentes sociales se ha saldado con el ‘no’ de la patronal al rechazar la propuesta del Ejecutivo, que contempla un alza de las cotizaciones del 0,6 puntos porcentuales desde 2023 a aplicar durante una década para sostener las pensiones de los 14 millones de personas de la generación del ‘baby-boom’, los nacidos entre 1958 y 1977.

En los últimos días el Ejecutivo había intensificado los contactos con CEOE y los sindicatos, pero de nada ha servido y en la patronal han rechazado por unanimidad el planteamiento del Gobierno.

Desde la patronal explican a Economía Digital que “no lo ven claro” y que el Ejecutivo debería virar en sus posiciones respecto al alza de las cotizaciones y el mayor “castigo” sobre los empresarios, aunque se antoja ya cuasi imposible y dan por perdidas las posibilidades de acuerdo.

De su lado, Gobierno y sindicatos ultiman el acuerdo bipartito. Este lunes concluye el plazo fijado el el acuerdo de la primera parte de la reforma de pensiones alcanzado el pasado verano para acordar con el diálogo social el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que operará a partir de 2027 y será incluido vía enmiendas en la tramitación parlamentaria de la primera parte de la reforma.

Se sustituirá el polémico factor de sostenibilidad del PP que no llegó a aplicarse y que contemplaba un ajuste en las pensiones conforme a la esperanza de vida, que podría llegar al 50%, según el Gobierno actual.

CEOE: el mecanismo es “insuficiente y no garantiza el equilibrio”

Y es que el Comité Ejecutivo de CEOE ha rechazado la propuesta del Gobierno en relación con el Mecanismo de Equidad Intergeneracional de las pensiones, que debe sustituir al factor de sostenibilidad de la reforma del PP de 2013, al considerar que es “insuficiente, que no garantiza el equilibrio del sistema y que necesitará medidas adicionales en el futuro para asegurar su sostenibilidad”.

De hecho, la directora del departamento de Relaciones Laborales de CEOE, Rosa Santos, que ha acude habitualmente a las reuniones no se ha presentado a la reunión decisiva de este lunes, según han confirmado a Economía Digital en fuentes del diálogo social. 

CEOE y Cepyme han subrayado en un comunicado conjunto que aumentar las cotizaciones sociales y hacer que la mayor carga recaiga sobre las empresas tiene “efectos negativos sobre el empleo y va en dirección contraria a lo que necesita el sistema público de pensiones”.

“El crecimiento del empleo es la principal garantía de sostenimiento del sistema de pensiones”, defienden las patronales,  quienes critican que la propuesta del Ejecutivo tiene poco de intergeneracional ya que carga todos los esfuerzos sobre los trabajadores actuales y futuros, especialmente sobre los jóvenes. Por ello, consideran que “no es el momento de aumentar los costes empresariales y poner en riesgo la recuperación al erosionar la productividad y la competitividad de las empresas“.

Nuevo escenario: subida gradual de cotizaciones en 13 años

Fuentes del diálogo social explican a Economía Digital que tras desmarcarse CEOE del acuerdo se abre un “nuevo escenario”, y las “líneas rojas” de los sindicatos varían, por lo que seguirán negociando con nuevas propuestas. Las conversaciones se sucederán a lo largo de este lunes.

El último planteamiento del Gobierno, realizado el pasado lunes, elevó de 0,5 a 0,6 puntos porcentuales su propuesta de aumentar las cotizaciones que pagan empresas y trabajadores desde 2023 durante 10 años para hacer frente al mayor gasto de las pensiones que procederá de la generación de los ‘baby boomers’, los nacidos entre 1958 y 1977.

En concreto, ha planteado una cotización adicional de 0,6% durante 10 años, incorporando una distribución de cuota nueva rechazada tanto por los sindicatos como por los empresarios, al recoger que 0,4 puntos de dicho aumento los asuma la empresa y el otro 0,2 restante los trabajadores.

Sin embargo, el Ministerio de Seguridad Social ha modificado su propuesta y baraja un alza gradual -0,2 puntos porcentuales en 2023, 03 en 2024, 0,5 en 2025, 0,6 desde 2026 a 2032 y bajar al 0,5 en 2033, 0,3% en 2034 y 0,2 en 2035-, pero ampliando de los 10 años iniciales a los 13 la aplicación de la subida.

Además, según confirman fuentes del diálogo social a Economía Digital, el Ejecutivo también plantea ahora que el peso de la subida recaiga en mayor medida sobre los empresarios, que asumirían 0,5 puntos porcentuales de la subida frente a 0,1 puntos de los trabajadores.

Desde el ámbito sindical avanzan que exigirán un incremento de los años de la subida de cotización, toda vez que su pretensión inicial es que dicho incremento no tuviese tope temporal y se valorase al término, en el año 2032. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha indicado que su demanda pasa por que “cada uno pague la parte que paga ahora”, de forma que los trabajadores hagan frente al 20%, lo que cotizan actualmente, y las empresas el 80%.

No se modificará el cáculo de las pensiones

“Es una buena solución nos va a permitir no tener que rebajar pensiones, no tener que ampliar la edad de jubilación ni los años para el cálculo de las pensiones”, ha indicado Álvarez en declaraciones en Aragón TV, recogidas por Economía Digital, en la que ha defendido que se trata de una subida “relativamente baja”, ya que desde 1982 las cotizaciones a la Seguridad Social de los empresarios ha disminuido 4 puntos, por lo que el alza propuesto en un “momento de dificultad” cree que “lo pueden asumir perfectamente (las empresas)”.

El líder sindical ha defendido que los estudios sobre la Seguridad Social “casi nunca aciertan”, ya que el supuesto fin en 2000 no se produjo y en 2008 el Fondo de Reserva, la ‘hucha de las pensiones’, tuvo más recursos que nunca, por lo que cree que hay que ir tomando medidas para asegurar un sistema “viable” y garantizar pensiones “decentes” en el futuro pero sin cambios estructurales ni fomentando el sistema de pensiones privado como “quiere la derecha”.

En este sentido, ha querido dejar claro y lanzar un “mensaje de tranquilidad” respecto a que “no se van a aumentar los años para hacer el cómputo de las pensiones”, ya que es una iniciativa que barajaba el Gobierno pero que en la que “la UE no es competente” ni lo ha reclamado y, sobre todo, “en el Parlamento no hay mayoría” para su adopción.

Margen hasta el día 22 pese a incumplir el plazo

Aunque la fecha límite dada por los agentes sociales finaliza este lunes, ello “no quiere decir que se pueda alargar”, precisan desde el diálogo social, que apuntan a la posibilidad de que se pueda llevar el pacto al día 22 de noviembre, el plazo máximo para la enmienda parlamentaria. Desde UGT ven margen para el acuerdo.

Asimismo, fuentes de CCOO han valorado el “cambio del Gobierno, abandonando el recorte de los gastos a favor de un aumento de los ingresos“, aunque mantienen algunas diferencias con la postura actual del Ejecutivo.

“Pequeños avances” en el resto de flecos

Con todo, CCOO manifiesta su disposición a seguir negociando para llegar a un acuerdo en “el plazo más breve posible”. Destaca también los “pequeños avances” en relación con el resto de materias pendientes del acuerdo de julio, que confía en que puedan materializarse en los próximos días”.

Cabe recordar que de la primera parte de reforma de las pensiones acordada el pasado mes de julio quedaban flecos pendientes, como el reglamento para la cotización de los becarios sin remuneración, cuyo plazo de tres meses venció a primeros de octubre.

En cumplimiento de la recomendación octava del Pacto de Toledo, también está pendiente de abordarse la creación de la Agencia Estatal de la Seguridad Social, con el compromiso de presentar un proyecto de ley en un plazo de seis meses. Es decir, hasta antes del Día de Reyes.

En este mismo plazo, y en cumplimiento de la recomendación 13ª del Pacto de Toledo se abordará en el marco del diálogo social una revisión del marco regulador de las pensiones de viudedad de las parejas de hecho para equiparar sus condiciones de acceso a la de los matrimonios.