Escrivá negocia de urgencia con CEOE suavizar el ‘hachazo’ en las cotizaciones y pactar las pensiones

Escrivá contactó este jueves con CEOE para tratar de acercar posturas y seguirá negociando el fin de semana con los agentes sociales para cerrar 'in extremis' el acuerdo cuyo plazo vence el lunes

Antonio Garamendi y José Luis Escrivá. EFE

Antonio Garamendi y José Luis Escrivá. EFE

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, negocia ‘in extremis’ con la patronal y los sindicatos para tratar de cerrar el acuerdo sobre la primera parte de la reforma de las pensiones, cuyo plazo para cerrar los flecos pendientes concluye este lunes, 15 de noviembre.

Fuentes de las negociaciones confirman a Economía Digital que el ministro se ha puesto en contacto directo este jueves con CEOE para tratar de sumarle al acuerdo y consensuar una postura acerca del principal punto de esta fase de la negociación referido al ajuste en las pensiones que sustituirá al derogado factor de sostenibilidad, el denominado mecanismo de equidad intergeneracional.

El Gobierno está dispuesto a seguir negociando hasta el último minuto para recabar el acuerdo y poder suscribir el decimotercer acuerdo con los agentes sociales que permita cerrar los flecos pendientes de la primera parte de la reforma aprobada el pasado verano.

Para ello, fuentes del diálogo social señalan que se estaría barajando suavizar algo la propuesta de subida de cotizaciones planteada en el marco del mecanismo de equidad intergeneracional para tratar de atraer al acuerdo a CEOE, del que están más cerca los sindicatos.

Así las cosas, durante todo el fin de semana, en medio de una manifestación de pensionistas este sábado en Madrid, se seguirán sucediendo los contactos, y es que desde el Ministerio de Seguridad Social señalan que los contactos son permanentes «todos los días» y se muestran «optimistas» respecto a las posibilidades de sellar el acuerdo el lunes.

Y es que el lunes concluye el plazo fijado para acordar con el diálogo social el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que operará a partir de 2027 y será incluido vía enmiendas en la tramitacón parlamentaria de la primera parte de la reforma, motivo por el que urge el acuerdo. Se sustituirá el polémico factor de sostenibilidad del PP que no llegó a aplicarse y que contemplaba un ajuste en las pensiones conforme a la esperanza de vida, que podría llegar al 50%, según el Gobierno actual.

Rechazo empresarial y polémica por el cálculo de las pensiones

Y es que la propuesta de subida de cotizaciones para hacer frente al gasto de las pensiones de los ‘baby boomers’ se ha topado con el rechazo frontal de la patronal e incluso de Unidas Podemos, que se opone a subir las cotizaciones a los trabajadores.

Por su parte, las organizaciones sindicales (CCOO y UGT) no comparten la distribución de la cuota planteada por el Gobierno, si bien han reiterado su valoración positiva sobre el giro de la posición del Gobierno en cuanto a centrar la definición del MEI en torno a una mejora de ingresos y la mejora de esta propuesta en términos de equidad intergeneracional en comparación con el Factor de Sostenibilidad de la reforma de 2013 del PP que ahora se deroga.

No obstante, fuentes sindicales insisten en que la propuesta del Gobierno debe ser mejorada en términos de suficiencia, allegando más ingresos, distribución de la cotización adicional entre empresa y personas trabajadoras y no predeterminando las negociaciones futuras en el seno del diálogo social, de ser necesarias.

Estas negociaciones ‘in extremis’ se producen además en medio de la polémica por la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones que el Gobierno se ha comprometido con Bruselas a implementar a lo largo de 2022, según figura en el contrato operacional publicado esta semana.

Desde la oposición han reclamado la comparecencia urgente de Escrivá para explicar este aspecto, al tiempo que los sindicatos han advertido de que no aceptarán ninguna medida que suponga un recorte de las pensiones, tal y como consideran que sucederá en caso de ampliarse los años para el cómputo de las pensiones.

La última propuesta endureció las cotizaciones empresariales

El último planteamiento del Gobierno, realizado el pasado lunes, elevó de 0,5 a 0,6 puntos porcentuales su propuesta de aumentar las cotizaciones que pagan empresas y trabajadores desde 2023 durante 10 años para hacer frente al mayor gasto de las pensiones que procederá de la generación de los ‘baby boomers’, los nacidos entre 1958 y 1977.

En concreto, ha planteado una cotización adicional de 0,6% durante 10 años, incorporando una distribución de cuota nueva rechazada tanto por los sindicatos como por los empresarios, al recoger que 0,4 puntos de dicho aumento los asuma la empresa y el otro 0,2 restante los trabajadores.

Desde el Ministerio aseguraron que la nueva propuesta se hizo siguiendo las aportaciones que les han hecho llegar los agentes sociales, mientras que desde los sindicatos niegan este punto y son tajantes al afirmar que se trata de “una (nueva) propuesta del Gobierno”.

“Se están realizando avances y las conversaciones continuarán los próximos días“, añaden en el Ministerio. Las partes partícipes en el encuentro aseguran a este medio que el acuerdo podría cerrarse ‘in extremis’ el próximo lunes, a pesar de las discrepancias existentes sobre el reparto de las cuotas adicionales a abonar para sufragar las pensiones futuras, aunque antes del lunes se sucederán los contactos.

Otros flecos pendientes: cotización de becarios o jubilación de viudedad

Con todo, los sindicatos también reclaman avanzar en todas las materias pendientes de desarrollo aún del acuerdo de pensiones de julio pasado. Y es que más allá del mecanismo de equidad intergeneracional, quedan más flecos pendientes aún de concreción en la mesa de negociación entre el Gobierno y los agentes sociales, como el reglamento para la cotización de los becarios sin remuneración, cuyo plazo de tres meses venció a primeros de octubre.

En cumplimiento de la recomendación octava del Pacto de Toledo, también está pendiente de abordarse la creación de la Agencia Estatal de la Seguridad Social, con el compromiso de presentar un proyecto de ley en un plazo de seis meses. Es decir, hasta antes del Día de Reyes.

En este mismo plazo, y en cumplimiento de la recomendación 13ª del Pacto de Toledo se abordará en el marco del diálogo social una revisión del marco regulador de las pensiones de viudedad de las parejas de hecho para equiparar sus condiciones de acceso a la de los matrimonios.

3 millones de firmas y manifestación para blindar las pensiones en la Constitución

Las negociaciones ‘in extremis’ para cerrar el acuerdo se producirán con los pensionistas en la calle, ya que la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP) ha convocado una manifestación para este sábado en Madrid a las 12.00 horas en la Puerta del Sol.

La MERP reclamará en las calles el blindaje de las pensiones públicas en la Constitución tras haber entregado casi tres millones de firmas solicitándolo al Defensor del Pueblo y en las defensorías de Andalucía, Aragón, Galicia y el País Vasco.

En apoyo, la organización ya presentó esta semana el manifiesto ‘13N – Blindar las pensiones en la Constitución’, firmado por más de 150 personalidades de la cultura, la política y la ciencia, y respaldado por casi 400 organizaciones.

Entre los firmantes se encuentran el pintor Antonio López; actores como Antonio Resines, Emilio Gutiérrez Caba, José Corbacho, José Sacristán, José Luis Gómez o Juan Echanove; los escritores Javier Cercas, Rosa Montero, Luis Goitisolo y Juan José Millás, entre otros, o los cantantes Joan Manuel Serrat, Miguel Ríos y Rozalén. Figuran también directores de cine como Fernando Trueba, Fernando Colomo, Isabel Coixet o Inmanol Uribe; el juez Baltasar Garzón y figuras políticas como Cristina Almeida, Joan Baldoví y Gaspar Llamazares.