España cierra 2020 con una caída de precios de solo el 0,5% por la subida de la luz

El descenso del IPC se modera en diciembre por el encarecimiento de la electricidad y los carburantes

Factura de la luz. EFE

El frío y las fiestas agudizan la división entre las grandes eléctricas. EFE

La crisis del coronavirus sumió a España en la deflación y terminó 2020 con una caída del IPC del 0,5%. Pero este descenso habría sido mayor de no ser por el encarecimiento de la factura de la luz, y otras energías, al final del año con la llegada del frío.

El índice de precios al consumo cerró diciembre con un descenso de medio punto con respecto al mismo mes del año pasado, según el dato publicado este viernes por el INE. Así, moderó en tres décimas la caída de noviembre, que era del 0,8%. Los precios llevan ya nueve meses en negativo, justo desde la llegada de la pandemia a España.

La electricidad se encareció un 2,3% en diciembre, mientras que los carburantes y lubricantes lo hicieron un 3,5% y los combustibles líquidos, un 8,8%. La subida de la energía repercutió en subidas también del transporte (1,5%). En alimentación, el pescado y el marisco se encarecieron un 2,1% como consecuencia de las fiestas navideñas. 

Con este descenso, el IPC rompe la tendencia de cuatro años consecutivos de repuntes al cierre de 2019 (0,8 %), 2018 (1,2 %), 2017 (1,1 %) y 2016 (1,6 %). Según detalla el INE, en diciembre de 2020, los precios se vieron presionados al alza por el grupo de vivienda -que cierra en el 0,1 % negativo, más de dos puntos por encima de noviembre- debido principalmente al encarecimiento de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo para calefacción.

Los precios del sector del transporte caen un 4,4%

La energía, en este caso el encarecimiento de los carburantes, también es la responsable de la evolución del grupo de transporte, cuyos precios caen un 4,4%, un descenso siete décimas más suave que el de noviembre. Por el contrario, según ha informado Efe, los precios del ocio y la cultura presionaron el IPC a la baja al ceder un 1,6%, una caída siete décimas más intensa que la de noviembre por la menor subida de los paquetes turísticos.

Asimismo, los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron un 1,1 %, dos décimas menos, ante el abaratamiento de legumbres y hortalizas y la menor subida de la carne con respecto a 2019.

La inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) se situó en el 0,1 %, con lo que permaneció en positivo y seis décimas por encima del índice general. Y, por lo que respecta al IPC armonizado -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro- se situó en un 0,6 % negativo, una caída dos décimas más suave que la de noviembre.

El IPC cae en todas las CCAA y sube un 0,1% en Melilla

En diciembre, todas las comunidades autónomas vieron reducidos sus precios, sobre todo Castilla-La Mancha (0,9%) y Madrid y La Rioja (0,8%), aunque la ciudad autónoma de Melilla sí registró un pequeño avance del 0,1%.

Por lo que respecta a la evolución mensual, los precios aumentaron un 0,2% en diciembre con respecto a noviembre y encadenaron cuatro meses consecutivos en positivo. Este avance se produjo principalmente por el encarecimiento de los precios de la energía, que elevaron el IPC del transporte un 1,5% y el de la vivienda, un 1%.

En cambio, el vestido y el calzado se abarataron un 2,1% ante las primeras rebajas de invierno y los alimentos y bebidas no alcohólicas, un 0,4 %, especialmente por el descenso del precio de las frutas, legumbres y hortalizas.