Garamendi rechaza la subida «populista» del SMI: «Contraerá el empleo»

El presidente de CEOE rechaza la subida inmediata del SMI que aprobará el Gobierno y ha plantado a Pedro Sánchez en el acto de apertura del curso político con el Ibex.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, se ha mostrado este miércoles de nuevo taxativo en su rechazo a la subida inmediata del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que ultima el Ejecutivo al considerar la medida «populista» y advertir de que contraerá el empleo tras un año y medio «terrible» como consecuencia de la crisis de la Covid-19.

Garamendi ha mantenido así su posicionamiento de rechazo en el arranque de la primera reunión que el Ministerio de Trabajo y los representantes de las patronales (CEOE y Cepyme) y los sindicatos (CCOO y UGT) celebran este miércoles para negociar la subida del SMI este año, tras permanecer congelado en 950 euros mensuales desde finales del año pasado.

Aún más, ha reprochado que pese al arranque de la negociación para subir el SMI aún no le han contado nada sobre lo que se va a tratar en la reunión y ha vuelto a advertir de que el aumento del SMI «va a contraer el empleo», según ha señalado en declaraciones a Telecinco, recogidas por Economía Digital.

Sánchez anuncia subida inmediata y Garamendi le planta en el acto

Precisamente el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha adelantado a esa reunión y ha anunciado una subida inmediata del SMI «en lo que resta de año», con el objetivo de incrementarlo en la legislatura hasta lograr que suponga el 60% del salario medio en 2023, en una conferencia celebrada este miércoles en la Casa América de Madrid para dar inicio al nuevo curso político tras el periodo vacaciones, frente a los principales dirigentes de las empresas del Ibex-35, las organizaciones sindicales y la sociedad civil.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha plantado a Sánchez en este inicio del curso político al no encontrarse en Madrid, según han señalado a Economía Digital en fuentes de la patronal. Sí han acudido en cambio destacados nombres del Ibex, como el presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, el presidente y consejero delegado de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, la presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, o el presidente de ACS, Florentino Pérez.

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, se ha ausentado de nuevo, como sucedió en la presentación del informe ‘España 2050’, aunque han acudido otros representantes de la entidad. Al acto han acudido también los principales representantes de los sindicatos, como los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y de la sociedad civil.

«Venimos de un año y medio horrible»

El presidente de la patronal considera sobre el alza del SMI que «estas medidas generalistas en una España diversa no encajan», ya que las circunstancias económicas y de afectación de la crisis son dispares en función de los sectores y de las ciudades, puesto que, por ejemplo, el coste de vida en Madrid o Barcelona «no tiene nada que ver» con el de otras zonas.

En este sentido, ha asegurado ser «el primero» en decir que hay que subir el SMI pero en la patronal piensan que «no es el momento» al venir de «un año y medio horrible» de crisis de la Covid-19 con un gran impacto en la facturación de las empresas. En su opinión, se está hablando de política y es «bastante populista» el planteamiento al respecto.

Aunque ha rechazado tajantemente la subida del SMI, sí se ha mostrado dispuesto a hablar de temas como la senda de incremento del SMI más a largo plazo, los jóvenes o la situación del campo, y ha recordado que la organización empresarial ha suscrito varios acuerdos con el Gobierno y los sindicatos.

Arranca la negociación del SMI

En la reunión del diálogo social, de carácter técnico, los sindicatos reclamarán una subida de 25 euros, hasta los 975 euros, que compense el repunte de la inflación de los últimos meses próximo al 3%, así como negociar el incremento hasta 2023, mientras que las patronales CEOE y Cepyme mantendrán su rechazo al aumento al considerar que “ahora no toca” porque podría perjudicar al empleo y el crecimiento, en línea con la advertencia de los economistas y la postura de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, hasta hace apenas dos meses.

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, y la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, manifestaron ayer tras la primera reunión del Consejo de Ministros del nuevo curso político que el deseo del Ejecutivo es que haya un acuerdo en el marco del diálogo social y adoptar una decisión «conforme a lo que está siendo la recuperación económica del país».

El Consejo General de Economistas ya ha avisado de que «puede que no sea el momento oportuno» de elevar el SMI, ya que la recuperación económica “no está consolidada” y todavía la cifra de desempleados es alta, por lo que, en un contexto de un tejido empresarial formado fundamentalmente por microempresas, estas podrían no poder asumir el aumento de costes en la última parte del ejercicio 2021, que se uniría al de las cotizaciones sociales y el coste energético, con la luz disparada.

Desde el PP, la vicesecretaria sectorial del partido, Elvira Rodríguez, ha coincidido en que no es momento de subir el SMI y ha pedido al Gobierno que se centre en la creación de empleo, según ha indicado en declaraciones a RNE.