La crisis del coronavirus dispara los concursos de acreedores exprés

Las microempresas recurren a los concursos 'exprés' al facilitar un cierre rápido y a bajo coste: suben un 132% hasta abril.

Imagen del Gran Café Barcelona, una de las empresas que ha cerrado por la crisis económica de coronavirus. /ED

Imagen del Gran Café Barcelona, una de las empresas que ha cerrado por la crisis económica de coronavirus. /ED

La crisis de la Covid ha disparado los concursos de acreedores en España a pesar de la extensión hasta final de año de la moratoria concursal aprobada por el Gobierno, y cada vez cogen más fuerza la modalidad de los concursos ‘exprés’ ante la rendición de algunos empresarios de seguir intentando reflotar sus negocios. 

El concurso exprés es una modalidad de concurso de acreedores creada en el año 2011 y pensada para empresas que no poseen bienes de ningún tipo para liquidar o que no tienen patrimonio. En estos casos, se realiza una declaración de concurso y su conclusión tiene lugar en ese mismo momento.  

Mediante este procedimiento el concurso deja de ser una oportunidad para ayudar a una empresa en dificultades y pasa a ser una opción de cierre rápido a la que han ido recurriendo cada vez más las empresas, y sobre todo pymes, desde el estallido de la pandemia. Las empresas ven en su rapidez y su bajo coste unas características útiles para poner fin a sus sociedades.  la sociedad se ahorra el coste de la administración concursal.

Entre otros, las sociedad que recurren a este tipo de concurso de acreedores se ahorra el coste de la administración concursal y tiempo ya que en el mismo auto de apertura del concurso se dicta la conclusión del mismo.

Representan más del 66% del total 

Hasta la crisis sanitaria, el porcentaje de concursos exprés se situaba siempre por debajo del 50% respecto al total de concursos declarados. Sin embargo, a partir de junio de 2020, se pudo apreciar un aumento que culminó en septiembre, fecha en que alcanzó el 61%, para después disminuir en el último trimestre.  

Desde enero, la proporción de concursos exprés no ha bajado del 60%, llegando a alcanzar el 66,2% en el mes de marzo, su máximo, mientras que se moderó algo, hasta el 64%, en el mes de abril. En detalle, se registraron 1.361 concursos ‘exprés’, el 64,4% del total de 2.114 concursos. 

Así se extrae del último informe elaborado por Informa D&B sobre la aplicación de los concursos ‘exprés’ en España, una modalidad que no ha dejado de ganar peso con motivo de la crisis de la Covid-19. 

Se disparan un 132% hasta abril: comercio y hostelería 

De hecho, en el primer cuatrimestre de 2021, se declararon 1.361 concursos exprés, casi un 132% más que durante el mismo periodo del año pasado debido a la crisis y a la paralización de la actividad de los registros mercantiles tras el estallido de la pandemia y las medidas adoptadas con la declaración del Estado de alarma. 

Las empresas que eligen este proceso representan el 37,85% de los empleados, es decir, 6.848 empleados del total de 18.093 empleados afectados por un concurso, y el 40,47 % de la facturación del total, unos 837 millones de euros del total de 2.068 millones de ventas de las empresas en concursos. 

Los sectores con más concursos ‘exprés’ son comercio, con 263, y hostelería, con 255, seguidos por los servicios empresariales (187) y la industria (143). Por ramas de actividad sobre el total, otros servicios tiene la tasa más alta, con un 73,4%, por delante de educación, con un 71,1 %. 

El 95% se declara en micropymes 

Esta modalidad de concurso también tiene como característica ser un recurso mayoritario entre las microempresas por ser una solución rápida y de bajo coste. De hecho, en lo que va de año el 95% de los concursos ‘exprés’ correspondieron a microempresas, con 1.292 procedimientos del total de 1.361 procedimientos de este tipo. 

Las pequeñas empresas solo presentaron 52, las medianas 4 y solo hubo una empresa que registrase un concurso ‘exrpés’ entre los meses de enero y abril de este año.  

Sobre el total de concursos (2.114), los concursos ‘exprés’ de las microempresas representan el 68%, los de la pequeña empresa un 34%, los de las medianas un 19% y los de las grandes el 5,9%.